Nuestra experiencia con los altavoces Polk Audio Reserve

El lanzamiento de una nueva familia de altavoces de Polk Audio es toda una noticia dada la reputación del fabricante americano. Sus productos son reconocidos en todo el mundo por su excelente relación calidad-precio. Y las nuevas Reserve son todo un ejemplo de ello, ya que aprovechan la tecnología de las tope de gama Legend pero a precios más asequibles. Y aquí «aprovechan la tecnología» no es una frase o un eufemismo: es que directamente las cajas Reserve montan los mismos altavoces que las Legend. Van de los compactos monitores R100 (600 euros la pareja) hasta las columnas más grandes, las R700 (2200 euros la pareja) y las hemos podido probar, escuchar, todas.

Las Polk Audio Reserve

La nueva familia Reserve está formada por cinco cajas, además de otras cuatro dedicadas al cine. Tenemos dos cajas de estantería de dos vías y dos altavoces, las R100 (550 euros la pareja) y R200 (750 euros la pareja). Luego tres cajas de suelo o columnas: desde las más esbeltas R500 (dos vías y tres altavoces por 1100 euros/pareja), hasta las grandes tope de gama R700 (tres vías y cuatro altavoces, 2200 euros/pareja), pasando por las intermedias R600 (dos vías y tres altavoces, 1500 euros/pareja). Todas ellas fueron las protagonistas de nuestra prueba, pareja por pareja.

Polk Audio Reserve prueba (2)
Las cinco parejas de cajas Polk Audio Reserve

Como anticipamos más arriba, es llamativo que las nuevas cajas aprovechan la tecnología y componentes de la gama Legend superior. El altavoz de agudos (tweeter) que montan todas las Polk Reserve es el mismo Pinnacle Ring Radiator de 1 pulgada (25 mm) de diámetro con guía de ondas de las Legend. Montar el mismo altavoz para las notas agudas, además de asegurar una buena coherencia tímbrica en sistema multicanal (el sonido no «cambia» cuando se mueve entre diferentes cajas según los efectos grabados), garantiza una mayor claridad y transparencia en esta gama.

Por otra parte, también montan todas el mismo altavoz de medios o medios-graves de las Legend. Se trata del «Turbine Cone», un cono de 165 (o 133) milímetros de diámetro en material plástico compuesto que lleva moldeada una forma de turbina: lo hace más rígido (menor distorsión) y ayuda a la dispersión del sonido (más amplia zona ideal de escucha). Para sacar el mejor provecho de los graves, todas las cajas incorporan el puerto bass réflex mejorado de la casa, el nuevo Power Port 2.0 que controla el ruido del aire al moverse. Las grandes R700, además, montan dos altavoces dedicados para graves de 8 pulgadas (203 mm) con conos de aluminio capaces de permitir que estas grandes columnas lleguen a reproducir notas de 30 Hz, un grave realmente profundo.

Monitores Reserve R100

Con todas las cajas estéreo a nuestra disposición, en un equipo formado por componentes Denon (comparten importador) de gama media-alta, decidimos que lo mejor era ir escalando desde el monitor más compacto hasta la columna más grande para apreciar qué iban añadiendo al sonido.

Nuestra experiencia con los altavoces Polk Audio Reserve 1
Polk Audio Reserve R100

Las compactas cajas de estantería R100, colocadas «como Dios manda» sobre unos soportes y con una configuración de escucha en campo medio (ni muy cercana ni lejana), fueron un excelente aperitivo de lo que nos esperaba por delante. El altavoz de medios-graves es le más pequeño de la gama (13 centímetros de diámetro) pero con él la caja ya daba graves para llenar los más de 25 metros cuadrados de sala que teníamos.

Nos gustó mucho la escena sonora que proyectaban: amplia y profunda, pero sobre todo precisa, formando en medio una imagen virtual de un instrumento o cantante totalmente realista. Es la magia del estéreo, capaz de «pintar» una escena sonora en tres dimensionas con solo dos cajas, y estas lo hacen muy bien. Tímbricamente nos parecieron muy neutrales, nada recortadas en agudos y si acaso echamos de menos un poco más de profundidad e impacto en graves. Y con un perfil sonoro muy agradable, nada fatigantes, excelentes con voces e instrumentos acústicos. Verdaderamente sorprendente para unas cajas de menos de 600 euros.

Monitores Reserve R200

Estos son los monitores o «cajas de estantería» (que recordemos como mejor suenan es en unos soportes dedicados, como fue el caso) más grandes de la familia. Así, pasamos del compacto altavoz de graves de 13 centímetros de las R100 a uno de 16,5 centímetros, y una caja más voluminosa capaz de generar más y mejores graves.

Nuestra experiencia con los altavoces Polk Audio Reserve 2
Polk Audio Reserve R200

Y, efectivamente, eso queda claro nada más empezar a escucharlas después de las R100. Las notas que «llenan» por abajo (graves) muchos temas de rock pero también de clásica son mucho más aparentes en estas Polk R200 respecto de las R100, y también cuando una batería debe impactar, lo hace más enérgicamente con ellas.

A cambio, nos sorprendió no perder ninguna de las virtudes de las R100: una escena proyectada sobresaliente (suele ser el punto fuerte de las cajas pequeñas) y un timbre muy agradable, pero preciso y detallado. Esa facilidad para proyectar el sonido desvela el trabajo de ajuste en el diseño del filtro y de los propios altavoces, y el pedigrí de los «drivers» (altavoces) procedentes de las Legend (cajas de precio mucho más alto) queda patente.

Escuchando por ejemplo temas de Dire Straits, teníamos la misma claridad y detalle que con las R100 pero aparecían más sonido en frecuencias bajas y el grave rítmico o la batería ya no era tan tímida. Estas R200 acabaron siendo de nuestras favoritas del lote y por sus 750 euros creemos que son muy competitivas frente a todo tipo de rivales.

Columnas Reserve R500

Estas son las cajas de columna más compactas (y asequibles) y representan otro pasito: usan los altavoces de 13 centímetros como las R100, pero dos y en una caja más voluminosa obviamente (de suelo). El grave dio otro paso adelante respecto de las R200 que acabábamos de escuchar… pero no nos convenció tanto como el de los monitores. La caja parece ajustada algo diferente que sus hermanas, con un punto más de claridad por arriba, pero un grave algo más «potente» por abajo… que en según qué sala podría ser excesivo.

polk-audio-reserve-prueba-11
Polk Audio Reserve R500

Ese punto más de claridad no traspasa el límite de ser molesto cuando una grabación tiene una voz grabada algo agresiva, por ejemplo, pero entre eso y ese grave algo más profundo la escena sonora ganó fondo: en piezas con instrumentos al fondo del estudio, «veíamos» que estaban más lejos nuestro. Unas cajas interesantes que habría que probar en la sala donde vayan a ser destinadas y quizás necesiten pasar un rato más que sus hermanas en el ajuste y posicionamiento.

Cajas de suelo Reserve R600

Las cajas de columna intermedias de la familia nos hicieron recuperar el sonido que tanto nos sedujo de los monitores R200, confirmando que las R500 tienen un ajuste algo diferente. O que estas encajaron mejor con la sala donde las escuchamos. El caso es que, con sus dos altavoces de 16,5 centímetros acompañando al siempre «fijo» tweeter Ring Radiator de agudos, recuperamos el grave extendido y rítmico de las R200… pero con más cantidad.

polk-audio-reserve-prueba-12
Polk Audio Reserve R600

El perfil sonoro calcó el de las R200 que ya hemos comentado nos gustaron mucho, pero aquí todavía podíamos percibir notas más bajas: los pedales de un órgano y las notas más bajas de un contrabajo, o las notas de un sintetizador, de repente aparecen en escena, y lo hacen de forma limpia, precisa, ágil. El Power Port funciona, y una sala que nos temíamos no aguantaría según qué volumen de escucha no presenta problemas con música cañera… una buena noticia de cara a su versatilidad después en cualquier hogar. Como nos parece que ya es obvio, con las R200 estas R600 se ganaron nuestra recomendación entusiasta. Hay que afinar mucho para, por 1500 euros la pareja, encontrar cajas tan buenas y versátiles (si es que se encuentran).

Columnas Reserve R700

¿Qué podrían ofrecer las R700 después de haber estado disfrutando de las R600? Desde luego un aspecto más imponente, ya son cajas grandes. Además mientras todas sus hermanas son de dos vías (con dos o tres altavoces), las R700 son cajas de tres vías con cuatro altavoces: además del tweeter común, montan un altavoz de 16,5 centímetros pero solo para medios (está cortado entre 350 Hz y 2,7 kHz) y luego otros dos altavoces de 20 centímetros para graves (por debajo de 350 Hz).

Nuestra experiencia con los altavoces Polk Audio Reserve 3
Polk Audio Reserve R700

Lo fácil sería decir que las R700 tienen mejor grave, pero lo cierto es que su ventaja va más allá de eso. al liberar de las frecuencias por debajo de esos 350 Hz al altavoz de medios (que las otras Reserve usan «hasta abajo») ese altavoz ofrece unos medios deliciosos. De hecho, esa claridad seductora de las R500 se recupera un poco con estas R700, la diferencia es que luego por abajo el grave es tan potente pero también ágil y rápido como en las R200 o R600. Un grave retumbón es la antítesis de musical porque emborrona el resto del sonido, los dos grandes «woofer» de las Polk R700 mantienen el control ayudados por el Power Port de la casa.

Nos quedamos sorprendidos por el sonido de estas Polk, la verdad: el tema «Power of Good-Bye» de Madonna por ejemplo, tiene notas de sintetizador por debajo de 35 Hz (es muy raro llegar tan abajo fuera de bandas sonoras) que, o no se escuchan, o provocan problemas de resonancias, y las R700 sonaron como si tal cosa… Otro ejemplo, el tema «Liberty» de Anette Askvik, contiene mucha información «escondida». Las R700 permitían apreciarlo en todo su esplendor, como en equipos que hemos tenido ocasión de probar de nivel muy superior… pero los ceros extra a los modestos 2200 euros de esta pareja de cajas, llaman la atención.

Nuestra experiencia con los altavoces Polk Audio Reserve 4
Polk Audio Reserve R700

Conclusiones

Creemos que hemos dejado claro que disfrutamos las Polk Audio Reserve, sin contemplaciones. Como caja compacta, incluso rivalizando algunas de columna, las R200 son un gran acierto, y con sus hermanas mayores R600 nuestras favoritas de la gama. Pero si el presupuesto y sobre todo el espacio lo permiten, las R700 están por poco más en una liga diferente: en la liga de las cajas grandes y «buenas» cuyos precios a veces no tienen techo. Enhorabuena a Polk Audio por ofrecer a este asequible nivel tanta calidad.

polk-audio-reserve-prueba-8

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.