Mi experiencia de uso con las gafas inteligentes Bose Frames Tempo

¿Recuerdas la película Minority Report donde son capaces de ver el futuro? Pues es lo primero que se me viene a la cabeza cuando pienso en gafas inteligentes. Sin embargo, el concepto aún no está tan desarrollado, y lo más parecido o avanzado en tecnología que podemos llevar hoy en día son las Bose Frames Tempo. Unas gafas inteligentes que incorporan altavoces, micrófonos y algunos sensores para tener acceso a música, llamadas en manos libres y algunas funciones de nuestro móvil sin tener que sacarlo del bolsillo. Algo especialmente útil para el ámbito del deporte. Y es que estas Bose Frames Tempo son resistentes y tienen un diseño especialmente pensado para aquellos que gustan de correr por el campo, hacerse muchos kilómetros montado en la bici o simplemente escuchar música mientras pasean y hacen deporte sin aislarse del entorno y con protección para sus ojos. Yo no soy tan activo físicamente, pero las he utilizado para darme unos cuantos paseos y contarte mis experiencias de primera mano.

 

Qué pueden hacer estas gafas inteligentes

¿Gafas inteligentes? Aun no hay un concepto acotado y generalizado para este tipo de dispositivos. Y es que no hay demasiadas propuestas en el mercado aún. El concepto de Bose Frames va enfocado a la posibilidad de escuchar música como si fueran unos auriculares inteligentes. La diferencia es que no se meten en las orejas, sino que se escucha en abierto, aunque de forma más o menos privada. Según he podido escuchar, a menos que estés a menos de metro y medio y con el volumen al máximo es difícil que sepan que estás escuchando música.

qué pueden hacer las gafas inteligentes

Además sirve como manos libres para coger llamadas directamente sobre la marcha. Cuenta con micrófonos y altavoces que permiten hablar como unos auriculares inalámbricos al uso. Y también tienen otras funciones tan útiles como contactar directamente con el asistente de tu móvil Android o de tu iPhone. Algo que abre las puertas a características como enviar mensajes, realizar llamadas, consultar el calendario, reproducir una lista de música concreta u otras funciones de tu móvil sin tener que cogerlo en la mano. Directamente puedes pedírselo por voz a las gafas, que actúan como intermediario con tu móvil.

botones

Y así, aunque no ves el futuro ni recibes indicaciones o visiones gráficas en los cristales, sí puedes llevar a cabo muchas actividades de forma cómoda sin cargar auriculares y gafas por parte separada. Todo ello, además, con cristales polarizados pensados para proteger tu visión del sol. Por lo que son ideales para el deporte y exteriores.

Ficha técnica

Bose Frames Tempo
Tipo Gafas de sol con altavoces integrados
Materiales · Montura: Nailon TR-90 con clasificación IPX4 de resistencia al agua
· Cristales: Plástico de primera calidad resistente a arañazos y roturas
Funda de transporte Funda protectora de plástico con forro de tela suave
Sonido Sistema Open Ear Audio
Batería Hasta 8 horas de autonomía
Conectividad Bluetooth 5.1, USB-C para carga
Micrófonos 2 micrófonos con matrices de haces completas
Colores Negro
Resistencia Certificación IPX4
Otras funciones Controles táctiles para volumen y Asistente por voz y botón para reproducción y manos libres
Disponibilidad Ya disponible
Precio 280 euros
Pares de cristales por 35 euros

 

Diseño resistente y cómodo para deportistas

El target de las Bose Frames Tempo es claramente el de los deportistas. Y es que su diseño es muy similar a las gafas que se usan en deportes como el ciclismo, con patillas que se ajustan en la cabeza y no en la oreja. Algo que ayuda a que sean más estables, no pivoten y sean cómodas para poner o quitar durante la marcha.

Pero también cuentan con un cuerpo de Nailon TR-90, un material bastante flexible pero resistente. He probado a abrirlas por encima de su sus posibilidades, a forzar el arco de la nariz y el resultado es el mismo: una suave flexión y la vuelta a su posición original. No he probado a tirarlas ni a maltratarlas (es un producto prestado), pero este material es tan ligero que advierto que no hay ningún problema con caídas accidentales. De hecho no llegan a pesar 50 gramos.

comodidad

Además del material hay que hablar del diseño general y la protección de los componentes principales: los altavoces. El cuerpo de estas gafas cuenta con certificación IPX4, lo que las hace resistentes al sudor, lluvia y otras inclemencias meteorológicas. Y los altavoces cuentan con una malla de protección que forma parte de la misma certificación. Así que no hay problema para llevarlas al exterior, haga el tiempo que haga. O incluso si sudas chorretones.

diseño

Pero hay otro aspecto del diseño realmente importante en estas gafas, y es que está pensado para que sean cómodas y estables. Las patillas de resorte resultan prácticas para poder abrirlas o cerrarlas con una sola mano y sin esfuerzo. Pero, además, en el extremo de estas hay un material de silicona blanda que se adapta especialmente bien a la cabeza. Tengas pelo o no. Aquí el arco de las gafas ofrece algo de presión, pero el acabado suave de las patillas contrarresta para que no sean incómodas. Y algo similar ocurre con las almohadillas de la nariz. Por cierto, en la aplicación Bose Music hay un apartado en el que se muestra cómo cambiarlas. El paquete llega con tres pares de diferentes tamaños según nuestra nariz. En mi caso he dejado las almohadillas de serie ya que, tras hacer la prueba de la aplicación, las gafas han quedado siempre en su sitio.

piezas

Estoy acostumbrado a llevar gafas de ver, pero el sistema de estas Bose Frames Tempo resulta especialmente cómodo. E incluso sorprendente. A pesar de no engancharse a las orejas las gafas han quedado siempre estables en mi cabeza. Y lo mismo en la nariz. Saltos, trotes, movimientos bruscos… de hecho se mueven bastante menos que mis gafas de ver. Y el peso del conjunto hace que sean especialmente ligeras. Si no fuera por los cristales, durante las pruebas que he llevado a cabo, ni me enteraría que las llevo puestas.

diseño

Estilo

Por cierto, los cristales también son resistentes. Su material es polímero y están polarizados. Pero lo interesante es que son resistentes ante roturas y arañazos. Así que, a pesar de toda la tecnología que incluyen estas gafas, su uso en el día a día es cómodo. Y no tienes que pensar que se van a romper por llevarlas encima. Aguantan bien el ritmo deportivo.

Colocación

Diferentes cristales para diferentes momentos

Uno de los puntos clave que he percibido con su uso y después de manipularlas durante varios días es que las Bose Frames Tempo son muy ajustables. Y que están pensadas para que cualquier usuario lo haga y lo amolde a su rostro y necesidades. Desde las mencionadas almohadillas de la nariz hasta los cristales. Estos también se pueden adaptar según las necesidades del usuario. Eso sí, en este caso Bose no incluye otros modelos de cristales, sino que es necesario comprarlos en su página web.

cristales

En el paquete de las Bose Frames Tempo llegan por defecto los cristales polarizados plateados, pero en la tienda web cuentan con otros dos modelos polarizados: unos rojos con TLV del 20% y otros azules con TLV del 28%. Las primeras están pensadas para anular los destellos del sol en prácticas como el ciclismo de carretera. En el caso de los cristales azules se enfocan en prácticas como la carrera a través de campo con árboles, donde se suele filtrar la luz y puede hacernos perder pie. Con estos cristales es como ver en HDR, con un contraste potenciado para tener más detalles a la vista sin cegarnos por el sol.

montura

Aunque he pasado algo de miedo al intentar cambiar los cristales, el sistema es cómodo para cualquiera. Solo hace falta un poco de maña, más que de fuerza. Basta con abrir las gafas haciendo algo de presión por la mitad, en la zona de la nariz, y extraer el lateral del cristal junto a esta pieza. El resto sale solo. Para poner el nuevo cristal hay que hacer lo contrario: encajar la esquina superior izquierda o derecha (según el cristal) en la montura, poner el resto en línea y hacer fuerza con la parte interior del cristal en la zona de la nariz. Todo encaja y queda estable con un click. Después de hacerlo un par de veces el sistema me parece fácil y seguro. Pero hay que cogerle el truco.

montaje

Control táctil y con botón

Siguiendo la idea de Minority Report, el control de estas gafas… No, no se hace con gestos en el aire. De momento Bose ha incluido una patilla con sensor táctil para poder ajustar el volumen y es de lo mejor que he probado en esto de regular la música en auriculares inteligentes. Y es que muchos fabricantes siguen sin incluir esta función en los gadgets, obligándote a acceder al móvil para controlar desde aquí el volumen de la reproducción. No es el caso de estas Bose Frames Tempo. Un simple y rápido deslizamiento en la patilla derecha de atrás hacia adelante sube el volumen. Y en dirección contraria lo baja. Es sencillo y eficaz, sobre todo cuando lo he probado en movimiento.

control táctil

Para el resto de controles se apoya en el único botón físico que existe en este equipo. También está en la patilla derecha, justo en la parte inferior. Una pulsación larga enciende las gafas, que te avisarán en inglés del nivel de batería y si están conectadas con el móvil. Además, dos pulsaciones rápidas pueden poner en marcha o parar la canción que tenías en aplicaciones como Spotify o el reproductor de música del móvil. Y también puedes volver a la canción anterior o saltar a la siguiente con varias pulsaciones rápidas. Lo mismo ocurre con las llamadas entrantes, que se notifican informándote del número de teléfono que llama. Si quieres cogerla pulsas el botón y comienzas a hablar. Si quieres colgar haces una doble pulsación y listo.

Por cierto, puedes apagar las gafas gracias al sensor de movimiento que incorporan. Si las dejas abiertas o cerradas pero bocabajo el gadget se apaga automáticamente.

controles

Pero ojo, que el control táctil también se guarda el as de llamar al asistente de turno. Una pulsación prolongada en la patilla me ha permitido probar funciones como enviar un WhatsApp a un contacto con una orden de voz. Y, lo que me ha parecido aún más cómodo: pedir que se reproduzca una lista de música de mi biblioteca de Spotify sin tener que usar el móvil. Si yo he podido hacer esto dando un paseo, imagino que los deportistas que no puedan acceder a su teléfono móvil en ese momento lo encontrarán aún más útil y práctico.

Autonomía más que suficiente

Durante mis días de uso no he llegado a acabar completamente la batería de estas Bose Frames Tempo. Aunque tampoco soy persona de salir a hacer deporte durante más de una hora todos los días a exteriores. Bose aclara que la autonomía de estas gafas inteligentes es de 8 horas, y la verdad es que casa con mis cálculos. Evidentemente depende del uso que se haga de toda su tecnología: desde el nivel de volumen hasta el uso de los micrófonos. Así que es posible que, si lo usas mucho como manos libres, la autonomía caiga unos cuantos minutos.

autonomía

En cualquier caso, la batería de estas Bose Frames Tempo se carga en solo una hora. No necesitas más que un cable USB tipo C, como el de los móviles actuales para devolver la vida a estas gafas. Basta con ser un poco previsor o estar atenta o atento a la información de la batería que se notifica a través de los altavoces.

Conclusiones de uso

Bose cuenta con un producto de lo más curioso. Y el enfoque hacia el deporte para aquellas personas que no quieren aislarse completamente con auriculares intraurales es lo más acertado. Estas Bose Frames Tempo son ligeras y sorprendentemente cómodas. En mis experiencias, aun saltando y moviendo la cabeza, las gafas han permanecido siempre en su sitio. Y uno no se cansa de llevarlas porque apenas pesan, prestando un servicio muy útil si no quieres o puedes tener el móvil en la mano.

conclusiones

La calidad del sonido es bastante buena. Bose firma los auriculares, y eso es garantía de calidad siempre. Lo curioso es que han conseguido crear unos altavoces diminutos que ofrecen buen sonido y que se dirigen al oído del usuario. Esto significa que, con un volumen medio, o estás a menos de un metro de distancia o nadie sabrá que vas escuchando música a través de tus gafas, aunque tú sí que escuchas todo lo demás. Algo más peculiar me ha resultado la experiencia de manos libres. Hablar en voz alta en medio de un parque con gente y sin auriculares visibles en mis oídos ha desviado un par de miradas. La experiencia en cuanto a calidad es buena, pero mejor coge las llamadas cuando no haya más personas alrededor. Pensarán que estás hablando con algún ente divino.

Bose Frames Tempo

Los peros que he sacado a estas Bose Frames Tempo son muy concretos. El principal es que el sistema de notificaciones de las gafas, que es hablado, no esté en perfecto castellano. Algo que dificultará la comprensión a quienes no dominen el inglés. Es posible cambiar el idioma a español de Latinoamérica en los ajustes de la aplicación Bose Music, pero quizá sería más interesante que esta característica apareciese nada más vincular las gafas. El otro pero es la gestión del volumen, que se limita en las gafas y no coincide con el del terminal. Así, he descubierto tras un par de días que podía subir el volumen del dispositivo conectado desde mi móvil para aprovechar un rango más alto de volumen en las gafas. Un problema de software que no interfiere con la calidad o desempeño de estas gafas, pero que estaría bien solucionar para tener toda la gestión directamente en la montura.

280 euros

Las gafas inteligentes Bose Frames Tempo están disponibles por un precio de 280 euros. Puedes hacerte con otros cristales en la web de Bose por 35 euros cada par.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...