Samsung QLED 8K Q950TS

Samsung QLED 8K Q950TS, nuestra experiencia con el televisor más avanzado de Samsung 1Samsung sigue consiguiendo el efecto wow cuando te plantas delante de sus mejores televisores. Lo he podido comprobar al mirar de frente el Samsung QLED 8K Q950TS, el televisor 8K con tecnología QLED más avanzado del fabricante coreano. Y es que uno no ve contenido hiperdefinido y colorido a este nivel todos los días. Aunque lo interesante de la experiencia no es únicamente la calidad de la imagen, sino todo los procesos y tecnologías que se dan a través de este televisor Premium. Eso sí, prepara la cartera si quieres llenar tu salón de imagen 8K y sonido, el modelo más barato de esta QLED, de 65 pulgadas, arranca su precio en 5.500 euros. Y si quieres llenar toda la pared con el modelo de 85 pulgadas el precio asciende hasta los 12.000 euros. ¿Está justificado este precio? ¿Merece la pena saltar al 8K? Te contesto a estas preguntas a lo largo de este análisis.

tuexperto RECOMENDADO 300

Diseño OneConnect y casi sin marcos

Uno de los primeros detalles en los que me he fijado al montar este televisor tiene que ver con el diseño. De alguna forma Samsung sigue quitándole cuerpo al marco para que lo que veas sea exclusivamente imagen. Aun así el aspecto de este Q950TS resulta de lo más elegante y sencillo por su minimalismo. Entre imagen y marco apenas hay espacio negro. Y este marco, además, también resulta especialmente fino. Tanto que si te alejas en plano del televisor apenas lo verás. Sin embargo es metalizado y casa bien con estilos decorativos minimalistas en los que haya elementos como madera, cemento, metal o incluso plantas.

diseño sin marcos

Por supuesto Samsung sigue apostando por el sistema OneConnect para sus televisores. Ya sabrás que consiste en introducir todas las conexiones en una caja externa al televisor. Esto supone crear aparatos mucho más finos que puedes colgar en la pared sin apenas espacio perdido. Aunque lo que me parece más cómodo es unificar los cables y ocultarlos tras el mueble del salón. No hay problemas para hacer llegar los cables de videoconsola, barra de sonido u otros elementos y, además, todo queda oculto y bien recogido. Solo se ve un cable del televisor a esta caja OneConnect. Y es perfecto para el orden, la limpieza y el aspecto general del salón.

Por cierto, Samsung también ha querido hacer pasar desapercibida la peana de este televisor. Se parece más a la de un monitor que a la de un televisor. Es un único pie plegado en lugar de las habituales patas. Es sencillo y poco vistoso. Lo dicho, Samsung tiene claro que aquí lo importante es la imagen. La parte buena de esta peana es la sencillez de su montaje, además.

8K para todo

Pero voy con lo interesante. ¿Es 8K todo lo que reluce? Para desgracia de quienes apreciamos los detalles nimios de las imágenes, la producción de contenidos en 8K no es demasiado extensa. Más allá de vídeos artísticos en YouTube y algún contenido casi experimental de algún servicio de streaming, poco más vamos a disfrutar con este nivel de calidad. Tan solo las nuevas videoconsolas que están llegando al mercado y que se liberan de las ataduras del FullHD y el 4K para disfrutar de resoluciones más altas.

escalado

Quiero dejar para más adelante el análisis de la calidad de imagen para centrarme en este apartado en la calidad general. Y es que durante estos días de prueba he consumido contenidos de YouTube, Netflix y Disney+, donde mis cuentas tienen diferentes rangos y permiten la reproducción de distintas calidades de contenido. Algo que se escala a los 8K en este televisor de Samsung. Y la verdad es que el resultado es bastante bueno.

La Inteligencia Artificial de Samsung se encarga de analizar imagen por imagen para entenderla. Su composición, colores, formas, definición… Un trabajo de machine learning en el que el cerebro de este televisor se “inventa” los píxeles que faltan para conseguir que una imagen FullHD de 1.920 x 1.080 píxeles crezca hasta los 7.680 x 4.320 píxeles. Y sí, son muchos píxeles.

8K

Sin embargo, el resultado es realmente bueno cuando la señal viene de Internet. Por suerte los servicios de streaming así como YouTube cuentan con buena calidad para que el procesador de esta Samsung mejore aún más la resolución. No es lo mismo que ver un vídeo 8K real y nativo que en YouTube, pero los resultados no se desdibujan ni pierden claridad o definición. Así que, hasta que todos se suban al carro de la producción en 8K, el resultado será más que decente por estas vías.

funciones extra

Las sensaciones son peores con la señal de televisión. Como es de esperar, y con el retraso que llevan en cuanto a nivel técnico en programas en abierto e infraestructuras, la calidad resultante no es tan buena en este caso en este televisor 8K. Y es que no debes esperar ver textura muy definida en ropa y pelo de personas en programas de tertulias, por ejemplo. He apreciado definición y detalles, pero en contraste con el resto de contenidos, aquí el 8K no mejora la imagen tanto, sino que puede sacar a relucir los problemas de una calidad visual que ya pertenece al pasado. Claro que toda la tecnología de este panel está pensada para disfrutar de contenidos de calidad. Y es ahí donde brilla la cosa.

La parte positiva es que veas lo que veas en este televisor lo vas a hacer en 8K y con un buen nivel de detalle. Ya sea señal de televisión (mejor de canales HD), Internet o mediante aparatos conectados por HDMI (reproductores o consolas).

reescalado

Calidad de imagen gracias a colores vivos y un contraste mejorado

Pero ¿es buena la imagen de este Samsung QLED 8K Q950TS? Pues la verdad es que sí. Y como para no con toda la tecnología que incluye. Samsung ha sabido estirar y mejorar aquello de los quantum dots hasta niveles que desdibujan la calidad de imagen con la tecnología OLED. O la superan en temas de brillo y color. Una evolución que da gusto ver, nunca mejor dicho. Y es que no solo es capaz de mostrar más de mil millones de colores gracias a alcanzar el 100% del espectro DCI-P3, también ha hecho los deberes con la iluminación de este panel LCD vitaminado. Es aquí donde se marca la diferencia.

calidad de imagen

En este televisor Samsung ha incluido su sistema de iluminación más avanzado. Lo llaman Direct Full Array Elite HDR4000, y consigue un nivel de contraste de lo más vistoso y llamativo. Consiste en un sistema que ilumina solo partes de la imagen que necesitan ese brillo, manteniendo el resto lo más oscuro posible si se quiere representar un color más apagado o negro. Esta malla de iluminación es súper directa y concreta. Sin alcanzar la tecnología OLED, permite mejorar la LED hasta ponerla casi a la par. Se nota cuando he visto alguna película o serie de miedo como The Hunting of Bly Manor. Las escenas de susto en la oscuridad son realmente oscuras, sin los problemas habituales del blooming, o las partes grisáceas e iluminadas que pierden definición y detalle. Poder ver prácticamente todo lo que se mueve al otro lado de la habitación no me ha hecho precisamente pasar menos miedo o tensión. Pero sí disfrutar del contenido en un grado más completo.

direct full array

Este sistema de iluminación incluye el HDR4000, una categoría de contraste con la que Samsung saca pecho en este panel. Aunque tiene truco. Toda la inteligencia del procesador se vuelca para analizar las imágenes y saber dónde dirigir la iluminación. Además, al mismo tiempo, se procesa el color y el brillo que mejor se ajusta a la imagen para crear contenido con sensación de calidad y detalle, a pesar de que la imagen tenga mucho contraste en el mismo plano. Vaya, que el televisor va reconstruyendo la imagen cuadro a cuadro para mostrarla lo mejor posible. Y es aquí donde se logra ese efecto “wow”. Por eso las imágenes son atractivas cuando he visto todo tipo de contenidos. Desde las explosiones y el frenetismo de escenas de acción de algunas escenas de The Mandalolian, hasta el detalle de la nave viajando en la oscuridad del espacio sin aclarados que deterioren alguna parte de la escena.

iluminación

Otro truco que aprovecha Samsung es el del reconocimiento de la escena. Básicamente este televisor conoce cómo de iluminado está tu salón y lo aprovecha para mejorar la escena que está mostrando en tiempo real. Esta tecnología también ayuda mucho con el contraste. Si hay poca iluminación el brillo de la pantalla baja y ayuda a que esos negros sean más puros y más detallados. Básicamente como la pantalla de tu móvil cuando hay mucha o poca luz.

reconocimiento de la escena

Un sonido que acompaña

La experiencia audiovisual no es completa sin un buen sonido. Samsung lo sabe y, a pesar de la delgadez del cuerpo de este Q950TS, ha incluido nada menos que 6 altavoces para lograr equiparar la calidad del sonido al de la imagen. Y es bastante de agradecer. El resultado no es solo un sonido potente para un televisor grande que puede llegar a llenar la escena. Lo interesante es que han conseguido las sensaciones del cine en casa gracias al sonido envolvente.

Sonido

Básicamente es como contar con sonido 4.2.2 pero, además, mejorado con tecnología OTS+. Consiste en hacer el seguimiento de un objeto en la escena con el sonido. Más de un susto me he llevado al escuchar justo detrás de mi oreja un susurro. O he disfrutado con algún blaster sonando de un lado a otro de la habitación. Una sensación que he podido recorrer con mi oído como si el sonido viajase de verdad de un lado a otro en el salón. Es bastante sorprendente y ayuda a meterse en las escenas.

Por cierto, para configurar todo esto el televisor reconoce el espacio del salón. Así puede ecualizarse y ajustarse para conseguir estas sensaciones de sonido envolvente y móvil.

Baby Yoda

Aparte de esto Samsung vuelve a incorporar detalles interesantes como el reconocimiento de ruidos y conversaciones. Así que puedes escuchar un diálogo aunque justo pase el robot aspirador a limpiar por el salón. El volumen se sube automáticamente y se modula para que la música de fondo o efectos no tapen lo importante: las voces. Es realmente curioso y práctico en momentos así.

Un televisor que gana por las funciones extra

El efecto wow del panel de este Samsung QLED 8K Q950TS es su característica principal. No hay duda de que la calidad conseguida se disfruta plano a plano. Pero es en el día a día, junto a otras características lo que también me ha convencido de este televisor. Y me explico. Es realmente cómodo tener un mando inteligente tan sencillo y tan capaz. Gracias a él he podido controlar el disco duro y el equipo de sonido que he conectado durante varios días al televisor. El televisor detecta el componente conectado y te permite extrapolar el control del mando a los menús básicos de estos otros aparatos. Y es muy cómodo para no tener más mandos repartidos por el sofá.

funciones extra

 

Aunque sea más un detalle que una funcionalidad básica también me ha parecido realmente curioso poder reproducir dos contenidos a la vez en pantalla. Lo he utilizado mientras jugaba a la videoconsola, buscando en YouTube desde el móvil para compartirlo después en el televisor un tutorial para conseguir un secreto del juego. No lo he dado más uso pero saber que está ahí es todo un punto a favor para situaciones parecidas.

Por cierto, hablando de jugar, este televisor llega preparado con VRR, así que los gamers de nueva generación de consolas cuentan con FreeSync para mejorar la experiencia de la partida. Además hay un modo de juego llamado  Real Game Enhancer+ que suaviza bastante el movimiento y da la sensación de que el título se mueve más fluido.

ambient mode

Además hay una función mejorada del conocido Ambient Mode, con el que crear sensaciones y fondos no solo bonitos y curiosos, sino también prácticos o personalizados incluso. Y también incluye soporte para asistentes por voz como Bixby, Alexa o el asistente de Google.

Samsung sigue apostando por Tizen como sistema operativo para mover todas estas características. Mantiene el diseño de barra inferior con aplicaciones y herramientas, además de la guía universal que va aprendiendo de los contenidos que ves para recomendarte otros. Es práctico aunque no innova respecto a otros modelos. Lo bueno es que Samsung se preocupa de traer aplicaciones y servicios habituales para el usuario a sus televisores, así que no he echado en falta apps como la de Disney+, o incluso la app de Apple TV.

Asistente

Conclusiones

Tras varios días, unos cuantos capítulos y partidas después, me queda claro que Samsung sigue aprovechando la tecnología QLED y llevándola a nuevas cotas. Ver vídeos nativos 8K en este televisor es toda una experiencia. Un gran brillo y ángulo de visión, colores vivos y vibrantes y un muy buen contraste hacen que la percepción de calidad sea realmente Premium.

apps

Pero lo interesante de esta Q950TS es que no se queda solo en eso. Además de mejorar el contraste e introducir todo tipo de tecnologías de mejora de imagen incluso para videojuegos también hay un buen sonido envolvente. Y no se olvidan de herramientas tan prácticas como el control extensivo de aparatos o funciones como el subido automático de volumen en diálogos si hay ruidos en el entorno.

conclusiones

Eso sí, todos estos avances y tecnologías tienen un precio. Y el televisor más Premium de Samsung se paga a 5.500 euros en su modelo más pequeño de 65 pulgadas. Un panel que, por cierto, también crece hasta las sorprendentes 85 pulgadas si eres de los que disfruta del cine en casa. Posiblemente a través del mejor panel LCD de este año.

Samsung-QLED-8K-Q950TS-24

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,