Qué son las aplicaciones Creepware y por qué deberías protegerte de ellas

Estamos expuestos a muchas y muy variadas amenazas online: malware, ransomware, técnicas de pishing, DDOS… Y estas son solo algunas de las principales.

Pero dentro de ese grupo, existe un tipo de programa malicioso que debería despertar una mayor preocupación entre los usuarios, y no es para menos. Se denomina creepware, y hace referencia a un tipo concreto de software que, cuando se instala en nuestro ordenador o dispositivo móvil, retransmite lo que estén capturando nuestra cámara o webcam en tiempo real.

Espeluznante es quedarse corto. Además, este tipo de prácticas suelen ir asociadas a distintos tipos de fraudes o amenazas. Sin ir más lejos, esta misma semana, hemos sabido que Google eliminó de su Play Store oficial un total de 813 aplicaciones creepware con capacidad para llevar a cabo ataques interpersonales contra aquellos usuarios que las descargasen.

¿Quieres saber más sobre los programas creepware, qué consecuencias tienen sobre los usuarios y cómo podemos protegernos de ellas? Te lo contamos todo en este artículo.

creepware

¿Qué es el creepware?

Como ya adelantábamos al comienzo de este post, los programas creepware buscan vulnerar nuestra privacidad accediendo a través de cualquier cámara o webcam incorporada en algún dispositivo con acceso a internet.

A diferencia de otros tipos de malware, los creepware no dañarán nuestros equipos o sistemas, sino más bien nuestra imagen. Los ciberdelincuentes suelen utilizar estas prácticas para extorsionar a las víctimas mediante el pago de un rescate, a cambio de no hacer públicos sus fotos y vídeos íntimos.

Normalmente no nos preocupamos de ver si nuestro portátil está abierto o encendido. Pero ojo, porque si este hubiera sido infectado con un creepware, podríamos estar expuestos a la captura de imágenes/vídeos sobre nosotros en situaciones comprometidas desde nuestra propia casa y, por supuesto, sin nuestro conocimiento.

Otro de los posibles riesgos del creepware es el robo de información a través del dispositivo infectado. Ejemplos de esta información de la que hablamos pueden ser los números de tarjetas de crédito, cuentas bancarias o correos electrónicos.

¿Qué podemos hacer para protegernos?

Si queremos protegernos contra este tipo de prácticas hay que tirar de sentido común cuando navegamos por internet: no hacer clics en enlaces ni archivos adjuntos sospechosos, aunque nos lo pida el mismísimo Papa vía mail, ya que podría ser falso. De hecho, os aseguramos que lo es.

Dicho esto, hay una serie de pautas y medidas de seguridad que podemos empezar a interiorizar, si es que no lo estábamos haciendo ya. Pero, sobre todo, recordad usar el sentido común:

  • Instala un antivirus y mantenlo actualizado constantemente.
  • No accedas a enlaces dudosos ni abras documentos adjuntos de cuya procedencia no estés totalmente seguro.
  • Actualiza tu navegador de internet habitualmente, así como tu sistema operativo.
  • Procura no compartir archivos por redes p2p, como BitTorrent, sin tomar precauciones previamente.
  • No descargues programas ni pinches en enlaces de webs sospechosas.
  • Cambia tus contraseñas de vez en cuando. Existen varios sitios donde crearlas de manera gratuita.
  • Por último, y si todo lo demás se nos hace demasiado bola, ten la costumbre de pegar una cinta adhesiva sobre la cámara de tu dispositivo. Así, mantendremos a los ciberdelincuentes a ciegas.

Tenemos que procurar estar siempre alerta y no confiar en el hecho de que nuestro ordenador o smartphone nunca va a ser el blanco de ataques de ciberdelincuentes. Nos puede pasar a cualquiera.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,