Mi experiencia con el Huawei P40 Lite tras una semana de uso

Este año Huawei está probando una estrategia completamente nueva para presentar el que suele ser su móvil más vendido en España. La versión Lite o recortada de su móvil estrella, el Huawei P40 Lite. Llega antes que el esperado P40, y no después. Y aterriza sin los servicios de Google tras el veto implantado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Una situación diferente para un móvil que quiere meterse en los bolsillos de muchos. Tanto por sus aspiraciones de gama media avanzada como por su precio de derribo: 300 euros con los Freebuds 3 de regalo.

No deja de ser una oferta tentadora para un móvil que cuenta con 6,4 pulgadas FullHD, un procesador Kirin 810 de 7 nanómetros con 6GB de memoria RAM y una batería de 4.200 mAh que le dota de una autonomía que ya quisieran muchos topes de gama. Un móvil con precio asequible pero muy vitaminado que se enfrenta a la barrera de no contar con Google Play Store de serie, ni facilidades para tener WhatsApp y otras aplicaciones habituales. ¿Vale la pena? Lo he probado durante una semana como móvil de cabecera y esto es lo que os puedo decir sobre él.

Huawei P40 Lite, ficha técnica

Huawei P40 Lite
Pantalla 6,4 pulgadas con tecnología IPS, resolución Full HD+ (2.310 x 1.080 píxeles) y ratio 19,5:9
Cámara principal Sensor principal de 48 megapíxeles y apertura focal f/1.8
Sensor secundario con lente gran angular de 8 megapíxeles
Sensor terciario con lente macro de 2 megapíxeles
Sensor de profundidad de 2 megapíxeles
Cámara pasa selfies Sensor principal de 16 megapíxeles y apertura focal f/2.0
Memoria interna 128 GB
Ampliación A través de tarjetas NM Card de Huawei
Procesador y memoria RAM Huawei Kirin 810
GPU Mali G52
6 GB de memoria RAM
Baterí­a 4.200 mAh con carga rápida de 40 W
Sistema operativo Android 10 bajo EMUI 10
Conexiones 4G LTE, WiFi 802.11 b/g/n/ac, GPS, Bluetooth 5.0, NFC, radio FM y USB tipo C 2.0
SIM Dual nano SIM
Diseño Construcción en plástico
Colores: rosa, azul y verde
Dimensiones 76,3 x 159,2 x 8,7 mm . Peso de 183 gramos
Funciones destacadas Sensor de huellas dactilares, carga rápida de 40 W, desbloqueo facial mediante software, puerto de 3,5 milímetros para los auriculares, Android 10…
Fecha de lanzamiento 16 de marzo
Precio 300 euros

 

Lo primero: instalar los servicios de Google

Aunque me he sentido realmente tentado de probar la “full experience” de la época Trump de Huawei, pronto me he dado cuenta del sinsentido que supone. Sí, puedes instalar WhatsApp de forma sencilla descargando el archivo APK desde cualquier repositorio de Internet. Y sí, si no lo has hecho nunca, aunque es una tarea sencilla, te llevará más de un quebradero de cabeza. Sin olvidarme de no poder guardar mis copias de seguridad de estos chats en Google Drive porque sigo sin servicios de Google. Por no hablar de todas las veces que hago uso de Google Maps para resolver cualquier duda de trayectos o ubicaciones. O mis eventuales peticiones al asistente de Google. No estoy dispuesto a renunciar a todo esto y empezar desde cero.

WhatsApp

Y dudo que cualquier usuario medio piense lo mismo. La diferencia es que yo sí sé cómo introducir todo esto en este móvil. Pero ¿será cualquier usuario capaz de hacerlo también? Este es el gran freno de este móvil, y es una pena por el resto de la experiencia que ofrece.

Así que, antes de ponerme a trastear en profundidad instalé WhatsApp a través de una apk de Internet. Pero solo unas horas después me decidí a instalar también los servicios de Google. Es una tarea bastante sencilla si ya has instalado una aplicación desde fuera de Google Play Store. Pero hay que hacerlo y saber cómo hacerlo.

Dicho lo cual, esta review y experiencia se basa en un móvil con Android 10 y los servicios de Google instalados en él. Prácticamente como cualquier terminal con sistema operativo Android, aunque también teniendo en cuenta que la versión que ha llegado a mis manos no es la definitiva. Y ahora sí, paso a comentar mis sensaciones y experiencias.

Servicios de Google

Y qué pasa con AppGallery

Huawei está apostando sus cartas por sus propios servicios y herramientas ante el veto de Trump. Incluso puedes ver el logotipo de esta tienda, la AppGallery, rotulado en la caja de este Huawei P40 Lite. Es su propia tienda de aplicaciones. Su Google Play Store particular, del cual avisan incluso en la nueva tienda online de Huawei, llega cargada de aplicaciones y juegos. Muchos de ellos conocidos también en Google Play Store. Pero ya os puedo asegurar que aplicaciones como WhatsApp brillan por su ausencia. Entonces ¿qué sentido tiene?

apps de Huawei

He pasado varios minutos navegando por esta tienda de aplicaciones. Mi primer impulso ha sido tratar de encontrar aquí algunas de las herramientas que suelo usar habitualmente en otros móviles Android. Y me temo que, por el momento, es tarea imposible.

Sí he encontrado aplicaciones como Telegram, Tinder, Mitele, ElTenedor, Mi Movistar, Marca, Fintonic, DAZN, ElTiempo.es, Wapo, Calendario Menstrual, Amazon, Joom, Snapchat… Herramientas que también son necesarias, pero que no se usan tan a menudo como WhatsApp, Instagram, Twitter, Google Maps… Así que, aun haciendo un gran esfuerzo, hay elementos que todavía se echan en falta.

AppGallery

Algo diferente es mi percepción en cuanto a juegos. Aquí, en la AppGallery de Huawei, me he encontrado con el instalador de Fortnite, de manera más sencilla que en Google Play Store. También hay títulos como el Asphalt 9, muchos juegos de póker, otros tantos de rol como The Walking Dead Road to Survival, la estrategia de Rise of Kingdoms y un largo etcétera. Hay muchos títulos conocidos, pero aún siguen faltando los Candy Crush, Clash Royale y otros tantos que por moda o por jugabilidad puedes encontrar en cualquier otro móvil Android.

Es decir, una experiencia que aunque completa en número sigue siendo poco completa en tendencias. Todo ello aderezado con alguna aplicación que aún se cuela con nombre en chino, copias de WhatsApp que podrían engañar a los usuarios menos expertos. Trabajo que aún queda por hacer para convencer a quienes nos hemos acostumbrado a la comodidad y variedad de Google Play Store.

tienda de aplicaciones

Dos días con una misma carga

Nadie lo diría de un móvil de 4.200 mAh. Es un dato bueno pero no especialmente destacable para un terminal de esta gama. Sin embargo, a la hora de disfrutar su autonomía el dato se extiende. Mientras que cualquier móvil podría aprovechar una batería así para superar un día sin problema, incluso en un uso extensivo, con el P40 Lite he llegado a alargarlo hasta casi dos jornadas.

De hecho, he tardado varios días en darme cuenta de que estaba conectando el móvil a la corriente cada noche aun cuando contaba con entre un 40 o un 60 por ciento de su batería disponible. Un cambio de hábito que me ha sorprendido ya que suelo hacer un uso intensivo de los móviles: enviar constantemente mensajes de WhatsApp, publicar y consultar mucho tiempo Instagram, jugar a títulos que requieren el uso del GPS como Pokémon GO, etc.

carga

Es decir, que un usuario medio podría aprovechar, al menos, esta batería durante día y medio sin ningún tipo de problema. Al menos si no abusa en algún momento de juegos o conectividad inalámbrica.

Otro punto interesante es que no hay problema en esto de tener que cargar el móvil a “deshoras”. Huawei ha introducido la carga rápida de 40W en este dispositivo con un cable de 5A. Lo que se traduce en una carga de unos cuantos minutos para tener algunas horas de autonomía extra para acabar esa segunda jornada sin problema. Y ahí ya sí, volver a cargar el móvil completamente durante la noche de forma habitual. Toda una ventaja para un móvil de este precio.

Autonomía

Potencia más allá de un gama de entrada

Las primeras horas de uso ya me dejaron buen sabor de boca en cuanto al rendimiento del Huawei P40 Lite. Moverse por sus menús, iniciar aplicaciones y cambiar entre su multitarea resulta fluido, cómodo y sin parones notorios. Lo que se espera de un móvil recién sacado de la caja. Y eso teniendo en cuenta que la versión de su software no es la final. Pero he podido aprovechar cuestiones como filtros de Instagram Stories, anclar palabras en puntos concretos de estos contenidos, retocar fotos, saltar entre aplicaciones y juegos… Todo ello de manera ágil. No tanto como si contase con una pantalla con 90 herzios o un procesador tope de gama, pero sin que se noten retrasos. Así que la experiencia es fluida, cómoda y no he notado ausencia de funciones que uso habitualmente en mi móvil de gama alta. Pero lo más grato ha llegado a la hora de probar juegos que traten de exprimir aún más sus procesadores. Y oye, ni tan mal.

Call Of Duty Mobile Huawei P40 Lite

He jugado a títulos como Call of Duty Mobile con total fluidez. El juego se adapta a la perfección al procesador Kirin 810, y al procesador gráfico Mali G52. Y los 6GB de RAM seguro que tienen mucho que ver con la solvencia general a la hora de procesarlo todo. Es verdad que se trata de un juego escalable a diferentes terminales, pero no deja de ser un juego al que cualquiera puede jugar en este móvil sin limitaciones y en calidad gráfica alta. Y lo mismo ocurre con Pokémon GO. En este caso quizá la fluidez no sea lo más detallado, pero sigue siendo un juego que ha de gestionar numerosos recursos y que se disfruta de manera cómoda. No tan fluido como en un gama alta, pero sin problemas en un móvil de menos de 300 euros.

Rendimiento alto

¿Cuatro cámaras ven mejor que dos?

Es uno de los puntos que menos he disfrutado en este Huawei P40 Lite. Quizá por ser demasiado exigente para un móvil de gama media. Sobre todo cuando sorprende para bien en el resto de apartados. Pero mucho cuidado con sus cuatro cámaras, porque hay varios puntos a desgranar. Lo primero es entender que gracias a esta configuración tenemos todas las posibilidades fotográficas cubiertas en este terminal. Desde capturar un amplio paisaje, pasando por hacer retratos bokeh hasta conseguir detalles a solo 4cm del objetivo en una foto macro bastante lograda. La calidad no es en general la mejor ni conseguiremos los resultados más realistas. Pero cumple y resuelve de forma notable.

Cuatro cámaras

Sin duda la mejor cámara de esta composición es la principal, la que cuenta con un sensor de 48 megapíxeles con un objetivo de apertura f/1.8. Es bastante luminosa y, con buena luz, el tratamiento por software de las imágenes consigue darles esa sensación de definición y detalle. Algo que se pierde al hacer zoom y mirar de cerca la calidad fotográfica. Pero cualquier foto con este ambiente puede quedar bien. Incluso vistosa debido a la saturación de colores que llega activa por defecto. Salva así la situación, aunque no hace lo propio a oscuras, donde pasamos de tener fotografías a pinturas al óleo. Es decir, menos definidas y con colores un tanto inventados. Lo bueno es que parece que Huawei ha aplicado su experiencia y desarrollo en el software fotográfico para tratar cuestiones difíciles como el contraluz. Lo que sigue marcando la diferencia con los resultados de otros móviles de este precio.

Cámara para selfies

Cámara para selfies

Algo más decepcionante es el resultado del objetivo gran angular, que cuenta con un sensor de 8 megapíxeles. Y es algo que se nota casi a simple vista. Aunque el cambio dentro de la aplicación de cámara esté bien gestionado, con un único salto de encuadre pero no de color, la fotografía resultante puede dejar que desear. Es, de nuevo, un óleo en el que las pinceladas no marcan la definición de los objetos. Incluso en entornos muy luminosos. La foto resuelve gracias al tratamiento, que exagera los detalles reconocibles. Pero no es una foto de calidad, sino una foto para capturar un entorno más amplio sin problemas ni esfuerzo. Además recomendamos usar este objetivo solo con buena luminosidad.

En cuanto a los retratos y bokeh hay que hablar del tercer objetivo. Un sensor de 2 megapíxeles centrado en buscar la profundidad y ayudar a la cámara principal a hacer un recorte. Uno bastante decente en este caso, con acabados realistas. Obviamente, y como con el resto de objetivos, los resultados son más que notables con buena luminosidad, dejando los bokeh nocturnos de lado para evitar fotos con falta de detalle. O con un color que nada tiene que ver con la realidad. Por cierto, es agradable contar con una pequeña selección de efectos para el modo retrato, pudiendo desdibujar luces del entorno en forma de corazón, círculos, discos o un remolino.

Por último está el modo macro. Otro sensor de 2 megapíxeles que en este caso se centra en conseguir fotos detalladas de miniaturas o elementos cerca de la cámara. Eso sí, hay que acercarnos a unos 4cm del elemento para conseguir el enfoque y detalle máximo. Y sorprende, sobre todo si no estás acostumbrado a usarlo. No es especialmente útil, pero tenerlo te da la posibilidad de usarlo. Y no todos los móviles de esta gama o este precio cuentan con él. Los resultados sorprenden si cuentas con un foco de luz potente sobre el objeto retratado. Pelusas, pelos, rasguños y otros detalles pueden verse completamente definidos a plena luz del sol. Sin embargo, esta definición se pierde con la falta de luz.

Es decir, es una composición de lo más completa para un móvil que por 300 euros ofrece resolver muchas situaciones propias de la gama alta o media alta. El problema está con los resultados, donde no se puede ser tan exigente. En mi experiencia he dependido siempre de la luz cuando he querido elementos con bordes detallados y colores realistas. De noche las cámaras pierden mucha definición y muestran colores exagerados. Aunque siempre contamos con el modo nocturno más que correcto para lograr algo más de definición si conseguimos permanecer estáticos.

fotos

Y no me olvido de su cámara para selfies de 13 megapíxeles y apertura f/2.0. Un componente que me ha sorprendido gratamente. Con algo de luz es capaz de captar detalles como puntos negros en la nariz y bastante definición en barba, pelo de pestañas y demás. Como el resto de cámaras, sus resultados flaquean cuando la luz empieza a escasear. Sin embargo cumple con buen detalle en general.

Por supuesto siempre estaremos apoyados por la Inteligencia Artificial. Una herramienta que podemos activar con solo pulsar sobre el icono de la parte superior de la aplicación de cámara para mejorar los resultados. Ya sea para mejorar el color de la escena, su definición o el efecto desenfoque.

Acabado en plástico que luce realmente bien

Este Huawei P40 Lite no deja de ser un gama media. Una versión Lite. Recortada. Pero la gente de Huawei sigue respetando sus líneas de diseño y aspecto en acabados. Sí, está construido en plástico, pero su acabado brillante y sus colores son capaces de captar la atención. Al menos la mía. Y es que nada más sacarlo de la caja he tenido que tamborilear con mis propias uñas para comprobar que el material era plástico y no metal y cristal. Pero es que su brillo despista.

Las líneas son curvas y esto ayuda a su ergonomía. Pero si vamos al detalle hay un punto que no me ha terminado de convencer, y es que su parte frontal cuenta con un marco negro que sobresale del resto. Y no sobresale con curvas, como el dorso, sino con una arista algo marcada. Acaba pasando desapercibida, pero rompe con el esquema curvo general de este P40 Lite.

acabado en plástico

El modelo que he probado cuenta con un tono verde oscuro de lo más atractivo. Es vistoso y muy brillante, y sí, se llena de huellas. Pero es un tono que cualquiera podría llevar encima para prescindir del color negro sin ser especialmente llamativo. Del dorso de este móvil no solo llama la atención el color, también el logotipo de Huawei y la cápsula con las cuatro cámaras. Ésta sobresale del cuerpo ligeramente, por lo que llevar una carcasa protectora, a pesar del material plástico, parece ser la mejor idea.

En la mano este móvil se siente bien. Sin alcanzar las calidades de los materiales de gama alta, pero lejos de la ligereza y falta de contundencia de otros gamas de entrada. Su peso ayuda a construir esa idea de calidad, siendo ligero pero no tanto como el plástico suele ofrecer. El único punto negativo, junto a la arista que bordea la pantalla es que, personalmente, me resulta algo grande en proporción. Aunque cuenta con la funcionalidad de uso a una mano para poder aprovecharlo sin usar las dos manos.

No he echado nada en falta

¿NFC? Sí ¿USB tipo C? Presente ¿WiFi y 4G? Claro ¿Bluetooth? 5.0. No le falta absolutamente de nada. Incluso incluye el puerto para auriculares mini jack 3,5mm. He podido conectar auriculares inalámbricos, podría pagar con servicios de pago desde el móvil o puedo vincular periféricos con solo acercarlos a la carcasa de este Huawei P40 Lite. Está preparado para todas las situaciones.

La pantalla también cumple con creces para el rango de precio de este móvil. Su panel es enorme. 6,4 pulgadas con resolución 2.310 x 1.080 píxeles y una proporción de 19,5:9. Es grande, es brillante y se controla de forma fluida. Y han optado por perforar el agujero de la cámara para selfies para aprovechar la superficie frontal el máximo posible. Por supuesto es IPS, no OLED, pero cumple en cuanto a brillo y colorido.

Huawei-p40-lite-32

Tampoco se han olvidado de la seguridad. Es curioso, de hecho, que Huawei haya vuelto a traer a la palestra el botón de encendido y apagado con lector de huellas. Justo en el lateral del móvil. Uno de mis sistemas favoritos de desbloqueo de hace unos cuantos años. Resulta cómodo y rápido. En mi caso he registrado índice y pulgar de la mano derecha, y es más que suficiente para desbloquearlo nada más cogerlo. Pero si quieres también está el desbloqueo facial. Que funciona tan rápido y tanta distancia que asusta. De hecho he tenido alguna situación peculiar en la que otra persona, mirando el diseño del móvil, ha conseguido desbloquear el terminal al detectar mi cara a más de un metro de distancia en un instante.

Conclusiones

Puedo decir, tras una semana de uso con el Huawei P40 Lite, que estoy ante una versión recortada (de un móvil aun no presentado) realmente buena. Sobre todo teniendo en cuenta que el precio de 300 euros se reparten entre el móvil y los auriculares Freebuds 3. Una oferta que ya está disponible en su tienda online.

Su diseño es bueno, aunque no llega a los materiales de calidad vistos en otros gamas medias. Es atractivo sobre todo a la vista, no tanto en el tacto debido a sus acabados plásticos y al cambio de diseño entre la parte de la pantalla y el resto del cuerpo. Sin embargo ha cautivado mi mirada con un color verde atractivo, vistoso pero elegante y muy brillante. Y un aspecto de móvil más avanzado con sus cuatro cámaras como nota distintiva en el diseño del dorso.

De estas cámaras hay que decir que son correctas, con funciones para todas las situaciones que se te puedan presentar. Desde una foto normal, a un más que aceptable retrato bokeh, una amplia foto con el gran angular o un detalle macro. Eso sí, lo recomendable es usar las cámaras con buena luz, o cuanto más mejor. En caso contrario, aunque se apoyen en la Inteligencia Artificial, no conseguirán resultados con gran detalle. Aunque cumplen en un amplio abanico de situaciones.

Lector de huellas

Más interesante es su rendimiento. De hecho es una de las grandes sorpresas de este terminal. Contar con el Kirin 810 y 6GB de memoria RAM le dan soltura más que de sobra para poder moverlo absolutamente todo. Desde moverte por redes sociales como Instagram, retocar fotos o aprovechar un amplio abanico de aplicaciones abiertas para saltar entre ellas, hasta mover juegos de forma fluida como Call of Duty. Todo ello con bastante fluidez. Al menos sin perder funciones y calidad gráfica respecto a móviles de mayor precio.

Recuerdo en estas conclusiones que he probado el móvil con un aviso que me informaba siempre de no estar probando la versión final del software. Supuestamente es EMUI 10 sobre Android 10. Aun así todo ha funcionado como debería. No he advertido fallos, ni malos funcionamientos. Ni siquiera parones. El único problema puede venir por la ausencia de los servicios de Google. Una problemática heredada del veto de Trump a Huawei. Pero, como he mostrado en esta review, puede solucionarse fácilmente.

versión no definitiva

Lo bueno es que existen recursos en Internet para contar con todas estas funciones. Y su instalación es sencilla. De hecho es tan fçacil como descargar un archivo apk (aplicación) de Internet e instalarla de manera manual. Con ello descargamos en el móvil los servicios de Google y herramientas como Google Play Store. A partir de ahí mi experiencia ha sido como la de cualquier móvil Android. Con alguna excepción como la incompatibilidad de la aplicación Netflix en la tienda de aplicaciones de Google. Cosa rara sobre un funcionamiento general fluido, cómodo y habitual.

Y no me olvido de la batería, una de las características que más me ha sorprendido en este móvil. Quizá sea por la eficiencia de Android 10, o porque el procesador es de 7 nanómetros y el resto de componentes resultan eficientes en su uso. Pero la realidad es que puedes hacer un uso habitual del móvil durante más de día y medio sin carga. Y más de un día si eres un usuario intensivo. Aun así, cuando me he visto corto de carga para acabar el día he contado con 40W de carga rápida. Unos cuantos minutos de carga dan horas de autonomía.

Conclusiones

En definitiva, un móvil que estaba predestinado a ser una de las grandes opciones de precio asequible de este 2020. Pero habrá que ver si los usuarios están dispuestos a aprender a instalar los servicios de Google. Y si depositarán su confianza tras el daño que toda esta situación con Trump ha hecho a la marca. Desde luego en Huawei lo están intentando fuerte con una oferta de lanzamiento para este Huawei P40 Lite realmente interesante. Solo 300 euros incluyendo, de regalo, los Freebuds 3, que cuestan 180 euros per se. Ahora solo depende de ti.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... , ,