Acer Aspire 7 2019

Un portátil para todos los públicos. Así es el Acer Aspire 7 de este año, que llega para satisfacer a estudiantes, trabajadores y cualquiera que necesite un portátil de 15,6 pulgadas de pantalla. Es polivalente tanto por la potencia de sus procesadores más avanzados Intel Core i7, como por su gráfica Nvidia GeForce GTX 1650. Algo que nos permite desde trabajar con documentos de texto, hasta jugar a juegos con bastante soltura o editar fotos y vídeos sin que sufra. Al menos con el modelo que yo he probado, incluso siendo de una gama media más asequible y con características algo más bajas. Todo ello por un precio que puede ir desde los 700 hasta los 1200 euros. Aquí os cuento cuáles han sido mis impresiones durante toda esta semana de uso.

Un portátil clásico pero actualizado

Tras probar ordenadores convertibles, utraligeros y gaming, me ha sorprendido enfrentarme al Acer Aspire 7 de 2019. Y es que cuenta con el diseño de un ordenador portátil clásico. Sus líneas son rectas y marca las aristas con un acabado plateado que las hace destacar, en lugar de disimularlas a bisel o redondearlas. Algo que hace que recuerde a mi portátil de universidad. Eso sí, tiene detalles actuales como el minimalismo de su tapa, donde todo el protagonismo está en el logo centrado. O una bisagra que siempre luce el detalle “Aspire” tanto abierto como cerrado. El caso es que su diseño es una especie de estilo vintage en esto de los portátiles. Clásico, limpio, elegante y sencillo. Olvídate de las luces rojas de los portátiles gaming o de los acabados plateados y redondeados de los portátiles más hipsters. Acer apunta a lo clásico y no es algo malo. De hecho es el portátil que podrías llevar a una reunión, a la universidad o tener en casa. Un diseño neutro para todos los públicos.

Eso sí, no significa que se haya quedado desfasado. Cuenta con un formato de teclado completo con botones tipo chiclet donde resulta bastante cómodo escribir. Quizá algo más de recorrido en las teclas ayudaría a no salterse ninguna mientras redactas, pero tras un par de días de uso me ha resultado muy cómodo para largas jornadas de trabajo. Por cierto, está retroiluminado en blanco y cuenta con todas las teclas, teclado numérico incluido. El track pad no se queda atrás, y presenta un diseño realmente grande. Más incluso de lo que yo entiendo por necesario. Pero no está de más para aprovechar los gestos con varios dedos de Windows. Un detalle que me resulta curioso y vintage es que el borde de este ratón también cuente con el acabado plateado del resto del portátil. Muy “classy”.

Y digo que está actualizado porque no le faltan detalles como el lector de huellas para iniciarlo y protegerlo, toda clase de puertos USB tipo A y tipo C (aunque sin ranura para tarjetas SD), puerto HDMI y llega con una tarjeta gráfica más que decente para explotarlo en todo tipo de trabajos habituales. Pero vayamos paso a paso.

lateral

Buen rendimiento para el día a día

Mi conclusión tras una semana de uso es que este Acer Aspire 7 de 2019 te soluciona la vida tanto si trabajas entre documentos de texto, PDF y páginas web, como es mi caso, como si también necesitas realizar ediciones de vídeo y foto sencillas. O si quieres un portátil con el que trabajar por las mañanas y jugar sin exigencias gráficas por la tarde. Y todo ello sin que sude la gota gorda. A menos con los juegos que yo he probado.

Pantalla 15,6 pulgadas, FullHD (1920 x 1080 píxeles), tipo IPS
Procesador Intel Core i5-3800H a 2,3 GHz.
Hay modelos hasta Intel Core i7 de novena generación.
Memorias 8 GB de memoria RAM tipo DDR4 (Hay modelos hasta 16GB de RAM)
Almacenamiento de 256 GB HDD (Hay modelos con 1TB HDD y hasta 512GB de SSD
Tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 1050 con 3 GB de RAM GDDR5 (Hasta GeForce GTX 1650)
Sonido Dos altavoces, sonido estéreo
Sistema operativo Windows 10 Home
Conexiones HDMI
Puerto USB 2.0
2x puerto USB 3.0
Puerto USB tipo C
Puerto de red RJ-45
Toma combinada de auriculares y micrófono
WebCam
Micrófono
Conectividad IEEE 802.11ac
Batería Alrededor de un máximo de 9 horas de autonomía
Seguridad Lector de huellas
Diseño Acabado en negro con aristas plateadas
Material plástico
Dimensiones 23,4 mm X 363,4 X 254,5 mm / 2,35 Kg (aproximado)
Funciones destacadas Pantalla con ComfyView para reducir fatiga visual, lector de huellas, aplicaciones preinstaladas de Acer
Fecha de lanzamiento Ya disponible
Precio 900 euros (modelos desde 700 hasta 1500 euros)

 

El modelo que he tenido entre mis manos esta semana cuenta con un procesador Intel Core i5 de octava generación. Un i5-8300H a 2,30 GHZ de velocidad de reloj. Y lo acompañan 8 GB de memoria RAM. Y la verdad es que funciona fluido para todas las tareas que llevo a cabo diariamente. Escribir esta review en un documento de Word con varias pestañas de Chrome abiertas, gestionar varios archivos PDF y editar con Photoshop las fotos que estás viendo entre estas líneas es una tarea que no requiere ni el uso intensivo del ventilador del portátil. Pero ojo, que la cosa va más allá.

También he probado a descargar algún juego de Steam como el Tomb Raider de 2013. Y lo he llegado a probar con Steam Link en la pantalla del televisor sin ningún tipo de cable. Procesos que no todos los portátiles de a pie pueden permitirse, o que al menos este Aspire 7 que he probado ha resuelto muy bien. Y es que con una calidad gráfica alta en un juego relativamente antiguo todo sigue funcionando de manera fluida. Y lo mismo ocurre con Fortnite y otros juegos que no requieren de una potencia gráfica excesiva. Algo que hay que agradecer a la tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 1050 que llevan estos modelos medios, acompañados de 3 GB de memoria RAM de tipo GDDR5 solo para procesar datos gráficos. Más que suficiente para explotar estos portátiles para el ocio de andar por casa o tareas como edición de vídeo no profesional. Recuerda que hay modelos con la GTX 1650 si necesitas aun más rendimiento gráfico, con lo que los juegos actuales funcionan fluidos y con lo que podrás meterte con proyectos de edición más exigentes.

Vaya, que por potencia no va a ser, siempre que seas un usuario medio. Al menos no ha habido ningún momento durante esta semana en la que el Acer Aspire 7 me haya hecho poner los ojos en blanco esperando a que vuelva a reaccionar. Y es todo un punto a favor dadas las diferentes opciones disponibles para cada usuario. Y es que hay modelos adaptados a todas las necesidades y bolsillos. Con diferentes procesadores y más o menos memoria RAM, pero con una tarjeta gráfica que resuelve la mayoría de los requisitos habituales del usuario medio.

Pantalla de oficina, sonido de entretenimiento

Este portátil no se anda con chiquitas. Y es que está pensado para quienes quieren una pantalla grande. Sea trabajo o sea placer, los 15,6 pulgadas de pantalla ofrecen un panel amplio para lo que necesites. Su resolución máxima es Full HD, es decir, de 1920 x 1080 píxeles. Un estándar que lo sitúa en el uso diario para trabajos que no requieren del máximo detalle. Es decir, para todo lo que no sea el diseño y edición profesional al máximo nivel. Sin embargo cumple muy bien para ocio. Ver películas o jugar en frente de esta pantalla me ha permitido disfrutar de un tamaño de panel al que ya no estoy acostumbrado en portátiles. Añadidos que se dan por usar la tecnología IPS para este panel LCD. No cuenta con el mejor ángulo de visión, pero en frente de él todo se ve claro y colorido. Con una saturación y brillos suficientes para hacer uso de él incluso en viajes en tren, cuando hay luminosidad y reflejos. Cuestiones que no afectan demasiado a este Aspire 7.

aspire 7

Y es que tiene parte de culpa en todo ello las tecnologías que Acer añade a este panel. Elementos que nos dan una pista de hacia qué público va dirigido: el del trabajo. O al menos para personas que echan muchas horas delante de un panel. Una de esas tecnologías es Acer ComfiView, que reduce los reflejos en pantalla y reduce la proyección de luz azul. El resultado es una notable reducción de la fatiga visual tras pasar horas delante de este Acer Aspire 7. Y es que, como decía, no hay marcados reflejos que empeoren el visionado de esta pantalla.

Un punto que me ha sorprendido por encima de la media es el del sonido. Y es que para ser un portátil de trabajo, no hay sensación de sonido enlatado. De hecho podemos subir el volumen y disfrutar de una buena potencia para no tener que usar altavoces inalámbricos, o no tener que usar auriculares cuando vemos una película, por ejemplo. Para ello cuenta con dos altavoces y sonido estéreo. No será el mejor sonido del mundo, quizá fallando en la integración de unos buenos graves, pero su calidad y potencia suplen con creces para lo que suele ser habitual en un portátil. Más aun si no está especialmente pensado para el ocio.

webcam

Batería para toda la jornada

Es uno de los puntos clave de este portátil. Y es que me ha sorprendido la capacidad de su batería dadas las características técnicas del resto de su ficha. Sobre todo su pantalla de 15,6 pulgadas. Pero parece que Acer ha creado un portátil de trabajo eficiente capaz de aguantar la jornada sin problemas.

De hecho, si somos un poco cuidadosos y escogemos el modo de mejor duración de batería, puedes llegar hasta las 9 horas de trabajo. Siempre dependiendo del tipo de trabajo que tengas entre manos, claro. En mi caso he disfrutado de más de 4 horas de autonomía sin necesidad de llevar conmigo el cargador y disfrutando a toda potencia de este Acer Aspire 7 de 2019. Pero no he aprovechado al máximo su batería. Y es que mi trabajo, durante estos días, no ha requerido viajes o más tiempo lejos de un enchufe. En cualquier caso, la batería nunca ha sido un quebradero de cabeza para mí durante estos días, y eso solo significa cosas buenas.

batería

Conclusiones tras una semana de uso

Me queda claro que la idea de Acer con este Aspire 7 de 2019 es satisfacer a cuanto más tipos de usuarios mejor. Y es que me puedo imaginar a estudiantes que no apuesten por las marcas y los diseños más punteros por llevar un portátil que cumple y rinde, y sirve también para disfrutar de ocio medio. O a trabajadores que quieren una gran pantalla para manejarse entre diferentes documentos sin que el rendimiento haga mella en su productividad. Un ordenador para tener en casa y trabajar, o jugar, o editar sin que para ello necesites invertir 2.000 euros.

conclusiones

De hecho, poder contar con diferentes configuraciones lo hace aún más atractivo, contando con versiones más potentes (procesadores hasta i7 de novena generación) y gráficas GTX 1650, que no sobrepasan los 1500 euros. Y, si necesitas algo más barato, puedes pasarte a la 8 generación de procesadores Intel pero con el resto de características de este Aspire 7 desde unos 700 euros.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...