Mi experiencia con el Amazon FireTV Stick 4K

¿Qué televisor con resolución 4K puede permitirse no ser inteligente? Esto es lo que me pregunté nada más coger en mis manos el nuevo Amazon FireTV Stick 4K. Un aparato tipo Chromecast que vuelve a cualquier monitor con un puerto HDMI inteligente. Es decir, que se conecta a Internet, puede descargar y reproducir aplicaciones y juegos y compartir tus contenidos desde el móvil a la pantalla. Lo usarás sobre todo para ver Netflix, YouTube o tus contenidos de streaming en ese monitor sin red WiFi. Todo ello por un precio de 60 euros. Pues bien, tras unos días usándolo me he dado cuenta de que tiene más usos de lo que se puede pensar en un inicio. Y es que el mercado de los monitores (que no televisores) es un firme candidato a sacar el mejor provecho.

Principales novedades

Se trata de una nueva versión del FireTV Stick Basic que ya vimos hace un par de años. Esta vez de “basic” no tiene nada, ya que puede gestionar contenido en resolución 4K. Claro que tendrás que tener una pantalla capaz de mostrar esta resolución, si no te quedarás en el FullHD más habitual.

principales novedades

Es una gran opción para aprovechar tu cuenta avanzada de Netflix, por la que pagas dinero extra para ver contenidos 4K, en tu televisor o monitor de trabajo capaz de mostrar imágenes 4K. Pero si no tienes ni el servicio ni el monitor, no te preocupes. Hay otras virtudes interesantes en este FireTV Stick 4K.

El diseño del aparato sigue siendo el mismo. Un lápiz bastante más grande que un pendrive, aunque con el mismo formato, y un puerto HDMI. Es negro, sencillo y cuenta con un adaptador en caso de que el puerto de tu monitor o televisor sea angosto para este lápiz. Aparte de eso, hay que conectarlo a la corriente. Todos los cables están incluidos en el paquete.

Todo ello junto a un nuevo mando más sencillo que en la versión anterior, muy ligero y con buenas sensaciones en la mano. Y es que sus acabados, mezclando plástico y goma con diferentes texturas entre botones y carcasa es agradable y ligero. Y lo mejor: te permite usar el asistente Alexa para que haga cosas por ti con sencillas órdenes por voz. Vaya, que te puedes olvidar de buscar y recorrer menús repletos de apps y contenidos. Si tienes claro lo que quieres ver solo lo tienes que pedir pulsando el botón del micrófono.

Tómate unos minutos para la instalación

Los primeros minutos de contacto con el Amazon FireTV Stick 4K se los lleva la instalación, que puede hacerse algo lenta. ¿Lo bueno? Que está totalmente guiado. Solo hay que conectarlo al puerto HDMI, conectarlo también a la corriente y elegir ese canal HDMI en el monitor/televisor. Las pantallas se suceden para que busquemos la red WiFi a la que conectarse, introduzcamos la contraseña, iniciemos sesión y activemos, si es menester, el control parental.

El FireTV Stick 4K también aprovecha el proceso para descargar de Internet sus últimas actualizaciones, configurar el mando a distancia para usarlo como control del monitor/televisor y, por supuesto, elegir las aplicaciones y servicios que queramos tener a mano desde un inicio. Procesos que entre descargas, configuraciones y actualizaciones te robarán unos cuantos minutos de tu tiempo. Pero oye, merece la pena por lo que viene a continuación.

Servicios, juegos y aplicaciones

No le falta de nada a este Amazon FireTV Stick 4K. Bueno, casi de nada. Encontramos los servicios de streaming que seguramente quieras disfrutar en esta pantalla: Netflix, YouTube, Amazon Prime Video, Apple TV, DAZN, Movistar+, RTVE a la carta, ATRES Player… Sean de pago o no, los contenidos están a tu disposición gracias al soporte para las diferentes aplicaciones. Pero no solo hay temas de vídeo, también hay contenidos de audio como Spotify, el navegador de Internet de Firefox, los canales de gameplay de Twitch y también una extensa aunque no muy actualizada colección de juegos. Sí, puedes usar el mando del FireTV para jugar a títulos como Crossy Road (gratis) o una buena colección de clásicos de SEGA (de pago).

Amazon Prime Video

Mi experiencia a la hora de navegar por todos estos servicios es satisfactoria, en gran parte por las sensaciones que transmite el mando. Apenas hay lag o retrasos. Quizá se note más en los juegos, donde el tiempo que pasa entre que pulsas un botón del mando y reacciona tu personaje puede ser clave para su supervivencia. Pero nada que me haya hecho abandonar una partida a medias. Eso sí, los juegos han sido el contenido minoritario en mi experiencia. Y es que lo interesante está en las series y películas para ver en cualquier monitor no inteligente.

Resulta abrumador navegar por la pantalla de inicio, donde se juntan todas las colecciones de servicios y aplicaciones. Pero si tienes claro lo que quieres ver puedes acceder a ello rápidamente. Excepto si quieres ver Juego de Tronos. O Sexo en Nueva York. O cualquier contenido de HBO. La aplicación es la única pero gran ausencia de este aparato. Algo que puede dejar coja la experiencia. Sobre todo a los seriéfilos, a pesar de que el resto de contenidos tienen gran nivel de calidad y mucha variedad.

Crossy Road

Alexa hace de todo

Otra cosa que he disfrutado especialmente es de Alexa. Como he dicho, navegar por la pantalla de inicio puede ser abrumador. Algo así como pasarte más tiempo buscando la película que ver en Netflix que disfrutando de ella. Por eso pedir las cosas por voz resulta tan útil. Lo he probado para pedirle que reproduzca el canal de tuexperto.com en YouTube y sin ningún problema. Pero es que también puede ponerme al día con cualquier serie o película que le pida. O para abrirme un juego. O incluso para preguntarle quién es Beyoncé o el tiempo que hace en Madrid.

Alexa hace de todo

Básicamente Alexa transforma tu monitor o tu televisor (sea inteligente o no), en un aparato como Android TV, donde el asistente puede hacer cosas por ti más allá de encontrarte uno u otro contenido. Es muy cómodo si no quieres perder el tiempo entre menús o buscando la tecla del mando correcta. Alexa lo hace por ti.

Conclusiones tras varios días

¿Te interesa el Amazon FireTV stick 4K? Pues depende. Si tienes un monitor o un televisor muertos de risa por no poder conectarse a Internet, este aparato de 60 euros lo hace inteligente, útil y capaz si usas aplicaciones de streaming o contenidos a la carta de Internet. Es asequible, cómodo de instalar y con el mando lo puedes hacer absolutamente todo cómodamente.

Conclusiones

La clave está en si tienes contenidos y pantalla 4K, y si la integración de Alexa y las órdenes de voz son tu forma de interactuar con este aparato. Si todo esto cuadra podrás transformar el monitor que usas en la oficina en un televisor inteligente con casi todas las aplicaciones de streaming del momento. Al menos ese ha sido mi caso, ya que en el salón si tengo un televisor más avanzado. Eso sí, que no se te olvide que HBO sigue siendo la gran ausente. Si tienes alguna serie que estás siguiendo en este servicio no te salvará ni la posibilidad de compartir lo que ves en el móvil directamente en el monitor (algo también posible con este dispositivo).

Eso sí, si cuentas con tu propio servidor de contenidos conectados con el reproductor PLEX puedes hacer verdaderas virguerías y disfrutarlo todo con este aparato en cualquier monitor con un puerto HDMI.

Servicios

Pero si echas en falta HBO y la sencillez, quizá tengas que pensarte dos veces lo de comprarte un Google Chromecast.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...