Este traje hará que te sientes mejor en el trabajo y te canses menos

La robótica no solo son los vídeos que vemos de Boston Dynamics, donde seres con entrañas de metal se ven vapuleados, también son productos como el VEX. Este producto con nombre futurista, es un exoesqueleto robótico. Sí, aunque suene a ciencia ficción, es algo real y ha sido desarrollado por Hyundai. Está pensado para reducir la fatiga de los trabajadores industriales y, además, aumentar la productividad. Pero claro, esto no termina ahí, también existe un exoesqueleto para el tronco inferior. Se llama CEX, con su ayuda mantendremos podemos sentarnos a diferentes inclinaciones sin necesidad de una silla.

Sentirse como Iron Man es posible, aunque sea trabajando

Ambos productos mencionados están pensados para el mundo empresarial, destinados a las fábricas de producción con sus cadenas de montaje y multitud de obreros realizando tareas exigentes para el cuerpo. Debido a esto, a la hora de desarrollar y diseñar ambos productos se han tenido en cuenta la fisiología muscular, así como también la motricidad específica de cada par de músculos. Pero claro, sirve para ayudar, pero no deja de ser algo que se lleva puesto. En este apartado también han hecho un ejercicio de diseño, consiguiendo reducir el peso hasta los 2,5 kilogramos en el caso del VEX y 1,6 kilogramos para el CEX. Dejando de lado lo más técnico, pasemos a hablar de las funcionalidades de cada uno.

Chaleco Vestible EXoeskeleton o VEX, diseñado como un chaleco, se viste como una mochila. El usuario destinado a llevar este exoesqueleto solo ha de introducir los brazos a través de las correas de los hombros del chaleco, una vez hecho esto ha de ajustarse las hebillas de la cintura y del pecho, esto ya dependerá del físico de la persona, pero ofrece un grado amplio de ajuste. En la espalda se encuentra un punto de apoyo importante para este chaleco, también ajustable hasta 18 centímetros, pese a llamarse chaleco cubre poco lo que es el tronco superior. Deja las suficientes zonas libres como para que no choque con la ropa de trabajo o se haga demasiado incomodo de llevar.

¿Qué hace o qué lo hace tan especial? La respuesta corta es: sirve de soporte muscular y ayuda a ejercer más fuerza sin que esto repercuta en el usuario. Al elaborar, tenemos un exoesqueleto que sirve tanto de soporte muscular, por lo que reduce el esfuerzo físico de mantener una determinada postura. Pero, además, ofrece grados de asistencia de fuerza. Estos grados de asistencia van por niveles, seis en concreto, y llegan hasta los 5.5 kgf o kilopondio. Acompaña al movimiento ofreciendo soporte, pero al mismo tiempo añadiendo una fuerza que no tiene que realizar el usuario o minimizando el impacto muscular de realizar estas tareas. Al ser diseñado para el parte superior del cuerpo, no deja de ser un chaleco, en una cadena de montaje los obreros con este exoesqueleto realizarían tareas que estuviesen por encima de su cabeza, para poner un ejemplo: el atornillado la parte inferior de los vehículos, instalación de tubos de frenos.

Chairless EXoskeleton o CEX, una silla sin silla. Sentarse en diferentes posiciones e inclinaciones es posible gracias a este exoesqueleto pensado para ser unos “pantalones” robóticos. Con un sistema de ajuste en diferentes puntos, muslos, rodillas y cintura, el CEX no tendrá problema a la hora de adaptarse a los diferentes cuerpos de los usuarios. Además, es capaz de soportar hasta 150 kilogramos de peso, por lo que los de mayor complexión pueden estar tranquilos a la hora de usar este exoesqueleto. Como principal objetivo tiene la reducción de la actividad muscular en la espalda y la parte inferior del cuerpo, esto en sesiones prolongadas de trabajo donde las posiciones son incomodas es muy significativo. En datos, Hyundai lanza un 40% de reducción en la fatiga y mejora de la eficiencia.

Está claro que son productos pensados para mejor la saludo y el bienestar de los trabajadores industriales. La combinación de la robótica avanzada y el campo de la salud dan como resultado dos exoesqueletos con unos precios elevados, pero no son para el usuario de a píe. El VEX cuesta unos 4.540 euros, del CEX no existe el dato oficial, pero está claro que la cifra rondará un precio parecido. Son mejoras y avances en el sector de producción que veremos cada vez más.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp