alquiler-piso

El mercado del alquiler está en el centro del debate desde hace más de un año. ¿La razón? La escasa disponibilidad de viviendas para alquilar y los precios, que no han parado de subir desde 2017. De hecho, según el Índice Inmobiliario Fotocasa, el precio del alquiler experimentó una subida histórica del 8,9%, lo que terminó provocando que cada vez sean menos los que se decantan por el alquiler en España. 

El precio de los alquileres ha ido incrementándose poco a poco, sobre todo en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Y esto ha hecho que también aumenten las estafas. Si estás buscando alquilar un piso por Internet es muy importante que tengas claro qué es legal y qué no, además de aprender a reconocer si alguien está intentando tomarte el pelo a la hora de dar un paso tan importante como es el de alquilar un piso, una casa o incluso una habitación. 

Según la OCU, más del 72% de los consumidores han encontrado casa a través de Internet, ya sea de compra o de alquiler. Esto ha abonado el camino para la aparición de fraudes, de modo que es muy importante andarse con cuidado y estar al tanto de todas las estratagemas que los estafadores pueden llegar a usar para intentar engañarte.

Lo que te proponemos a continuación es una serie de consejos para estar prevenido ante esta circunstancia. No vaya a ser que en lugar de alquilar el piso de tus sueños, termines llevándote el disgusto de tu vida. ¡Vamos allá!

alquiler-piso-01

1. Ojo con los anuncios sin fotos y sin apenas datos

Lo primero que tienes que hacer es consultar (siempre) las ofertas de pisos a través de portales de confianza. Fotocasa es uno de ellos, pero hay otras opciones, como por ejemplo ponerte en contacto directamente con una inmobiliaria, aunque sea la de tu barrio, para de este modo asegurarte que conectas con una empresa seria. 

En cualquier caso, es importantísimo que te fijes en la calidad de los anuncios. Desconfía de todos aquellos que han sido publicados sin fotos y que apenas tienen datos. Las agencias inmobiliarias serias que se anuncian en portales inmobiliarios suelen tener mucho cuidado a la hora de publicar sus anuncios, asegúrandose de que añaden suficientes fotos y que especifican con concreción las características del inmueble y parte de las condiciones. Si el anuncio es dudoso, lo más probable es que nos encontremos ante un intento de estafa. ¡Huye y si puedes, denúncialo!

2. No te fíes de los precios exageradamente bajos

Alquilar un piso de 200 m2 en pleno barrio del Eixample en Barcelona por 500 euros mensuales es sencillamente un imposible. Algo que, por ahora y menos en los tiempos que corren, no sucederá ni en tus mejores sueños. Desconfía directamente de gangas y ofertas extrañas, porque lo más probable es que los estafadores hayan lanzado un gancho para ver si alguna alma de cántaro pica. Que no seas tú.

3. Aplica el sentido común: ¿esos mensajes son creíbles?

Una de las estafas más comunes en esto de la vivienda es la de intentar alquilar un piso que sencillamente no existe. Algunos estafadores usan burdas estrategias, como por ejemplo mensajes de correo electrónico, en los que cuentan historias para no dormir, con el objetivo de hacerte creer alguna película extraña sobre el piso o darte razones por las que es tan barato. Desconfía de los mensajes mal escritos, con infinidad de faltas de ortografía o malas traducciones de otros idiomas. Seguramente se trate de una estafa. Ah y que no se te olvide: no proporciones nunca direcciones, cuentas bancarias o números de tarjetas de crédito.

4. Visita la vivienda antes de dar el paso de alquilar

Como te decíamos, los estafadores suelen intentar alquilar viviendas que sencillamente no existen. De ahí que sea tan importante comprobar su ubicación y hacerle, por lo menos, una visita. De este modo comprobarás la veracidad del anuncio, conocerás a la persona que alquila o a la que representa a la empresa que alquila y tendrás ocasión de echar un vistazo directo a las características del inmueble, así como a sus posibles desperfectos y ventajas. Ni se te ocurra alquilar un piso sin haberlo visto antes.

5. ¿Quién te está alquilando exactamente el piso?

Comprueba la identidad y pregunta si tienes dudas. ¿Le estás alquilando la casa a un particular o bien estás contactando con una empresa que actúa como intermediaria? Infórmate sobre su reputación y haz las indagaciones necesarias para saber quién está detrás de la operación. Si puedes acudir a una oficina física para contrastarlo, mejor que mejor.

Cómo evitar las estafas de alquiler de pisos por Internet 1

6. Pregunta por todos los pagos y condiciones

Es muy probable que el arrendador te solicite una fianza. Pero ojo: es importantísimo que te asegures de cuáles son los pagos que debes realizar, así como la posibles comisiones que puede exigir el intermediario. Y aquí mucho cuidado con los abusos. Contacta con la Oficina de Vivienda (o similar) de tu comunidad autónoma, ciudad o barrio para conocer exactamente cuáles son los pagos y qué condiciones pueden exigirte por la vía legal.

7. Asegúrate de que hay un contrato de por medio (y léetelo)

Para formalizar un alquiler, lo más seguro es hacer un contrato. Este recogerá todas las cláusulas y te ofrecerá garantías en caso de que se produzca algún contratiempo. Antes de firmarlo, eso sí, es importante que lo leas bien y te asegures con un experto de que no hay ninguna cláusula abusiva. Revisa bien los pagos, precios y condiciones.

8. ¿Con quién podrás contactar si surge algún problema?

Inevitablemente, en los hogares surgen contratiempos, como por ejemplo, que la lavadora se estropea, que la calefacción no se pone en marcha o que el agua caliente no llega a la ducha. Es vital que tengas claro con quién debes contactar y quién puede solucionar estos problemas, puesto que si se trata de averías del hogar, lo más probable es que tenga que solventarlas el propietario del inmueble o su seguro.

9. Deja rastro de todos los movimientos y pagos

Si te han solicitado el pago de la fianza o de cualquier otro importe vinculado al contrato legal, tendrás que abonarlo. Eso sí, asegúrate de dejar siempre rastro de todos tus movimientos. Guarda los recibos y comprobantes de las transferencias o asegúrate de que puedes rescatarlos en cualquier momento.

10. Pregunta a otras personas y busca opiniones

Si alguien se dedica a la estafa a través de los alquileres, lo más probable es que intente engañar a distintas personas y no a una sola. Te recomendamos algo tan sencillo como realizar una búsqueda en Google para localizar comentarios y opiniones de otras personas que también hayan usado los servicios de esa empresa o intermediario con el que alquilarás la casa. 

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp