SeriesYonkis

En imagen David Martínez y Jordi Tamargo, dos de los acusados

Al fin conocemos la sentencia del caso Seriesyonkis que comenzó el pasado 8 de abril en Murcia.

La justicia se ha puesto de parte de Alberto García Sola, propietario de Pousen S.L., la empresa a la que estuvo vinculada a SeriesYonkis desde 2009 hasta su venta, de Alexis Hoepfner, dueño de Burn Media que adquirió la plataforma en 2011.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Junto a ellos también estaban en el banquillo de los acusados Jordi Tamargo y David Martínez, socios de Hoepfner.

Después de más de dos meses de proceso judicial, el proceso más largo de la historia de nuestro país en términos de descargas ilegales y propiedad intelectual se ha cerrado con una absolución completa para los acusados.

La Fiscalía pedía para ellos el pago de una indemnización de 550 millones de euros y dos años de prisión para cada acusado. Los responsables de Seriesyonkis han tenido entre su defensa al prestigioso bufete de abogados Almeida, especializado en derecho tecnológico.

El propio bufete celebraba en su cuenta de Twitter la noticia al poco de conocerse la sentencia en firme.

La multa a los creadores de SeriesYonkis podría alcanzar los 550 millones

Entre las acusaciones más importantes contra Series Yonkis se encontraban productoras y distribuidoras cinematográficas como Sony Pictures, Walt Disney, T Lauren Films, Manga Films, Universal Pictures o Paramount Home Entertainment.

La Fiscalía quería demostrar que los acusados no eran solamente intermediarios entre el usuario y el contenido, sino que eran ellos mismos los que subían el contenido protegido por derechos de autor para su posterior descarga.

Finalmente la sentencia liberó de toda responsabilidad a los propietarios de de la web al señalar que eran los usuarios quienes subían los enlaces de descarga y ellos se limitaban a redirigir a megaservidores externos como Megavideo y Megaupload,

La sentencia dice que fueron “terceras personas no identificadas las que han alojado obras audiovisuales protegidas por derechos de propiedad intelectual, optando estos últimos porque la obra no apareciera como visible para cualquier público que la buscara directamente en el megaservidor”.

Por el momento la sentencia no es firme y existen aún posibilidades de que pudiera interponerse un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Murcia por parte de la acusación.

Sin embargo es posible que la magistrada Isabel María Carrillo haya cerrado por fin el caso más importante que jamás se haya visto en España en este tipo de causas.

Otras noticias sobre...