Un hombre ataca una sede de YouTube por borrarle un vídeo

Un hombre ha sido arrestado por aparecer en una sede de YouTube y amenazar con violencia a los empleados. El motivo de esta amenaza era que, según esta persona, la plataforma había eliminado el único vídeo que había subido a su canal. Aunque no llegó a ocurrir nada que haya que lamentar, el hombre de 33 años llevaba en su coche varios bates de béisbol con los que, presuntamente, quería perpetrar el ataque.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El hombre se llama Kyle Long y tiene 33 años. Al parecer, subió un vídeo a YouTube en el que explicaba cómo hacerse rico. Según el padre del detenido, el vídeo era “divagante y extraño”. También comentó en declaraciones a BuzzFeed que su hijo tiene un largo historial de enfermedades mentales y enfrentamientos con la policía, creen que a raíz de un accidente que tuvo por conducir ebrio cuando era adolescente.

Pero lo curioso es que no había sido YouTube el que eliminó el vídeo y la cuenta de Kyle. Fue su esposa la que lo hizo. Pero cuando Kyle le preguntó, ella le dijo que seguramente habría sido Google, porque tenía miedo de su reacción. Ni corto ni perezoso, Kyle cogió el coche y recorrió más de 5.000 kilómetros para plantarse en las oficinas de YouTube en Mountain View, California.

No es la primera vez que ocurre

Por desgracia, no es la primera vez que ocurren este tipo de incidentes. En abril del año pasado una mujer de 39 años se presentó en la sede de YouTube ubicada en San Bruno con un arma de fuego. Tras herir de bala a cuatro empleados de la compañía, la agresora se suicidó. Al parecer, el motivo del ataque fue que YouTube, según ella, había demonetizado injustamente y censurado sus vídeos pro veganos y de derechos de los animales.

hombre ataca sede YouTube

Tras este incidente, Google aumentó considerablemente la seguridad en sus oficinas. Por suerte, en esta ocasión no ha habido que lamentar ni víctimas ni heridos. Primero porque Kyle no llevaba armas de fuego. Y segundo porque la policía ya estaba en alerta, ya que él mismo había amenazado con violencia si su vídeo no funcionaba como quería.

La relación del servicio de Google con los youtubers está cada vez más tensa. Son muchos los que expresan su frustración en la propia plataforma por lo métodos de desmonetización o el sistema de derechos de autor. Además, las quejas sobre vídeos que de repente dejan de aparecer en las recomendaciones son constantes. Pero de eso a una agresión física hay un gran trecho que nunca se debería cruzar.

Vía | The Verge

Otras noticias sobre...