Motorola Moto G7 Plus, probamos este teléfono de 300 euros

Ojo a la nueva gama media, que viene pisando fuerte. Y es que los usuarios exigimos cada vez mejores componentes y acabados, pero sin elevar el precio final. En Lenovo lo saben, por eso su división de móviles de Motorola han lanzado una renovada gama de Motorola Moto G. La séptima edición, para ser exactos. Nosotros hemos podido probar el hermano mayor, el Moto G7 Plus. Su terminal más grande y más avanzado. Todo ello por un precio que va desde los 300 euros en su versión más básica.

De este móvil destaca su pantalla panorámica de 19:9 de proporción con resolución Full HD. Pero también su diseño con marcos reducidos y notch en forma de gota. De momento no apuestan por la moda del agujero en la pantalla para alojar la cámara, pero el resultado con la muesca sigue dejando a la pantalla como absoluta protagonista. Además cuenta con características como desbloqueo facial, estabilización óptica de imagen, claridad en fotos nocturnas y carga rápida. Pero ¿cumple su procesador Snapdragon 636 con una experiencia de gama media? Estas son nuestras experiencias.

Ficha técnica del Moto G7 Plus

Pantalla 6,24 pulgadas con resolución Full HD+ (1.080 × 2.270 pixeles) y tecnología IPS
Cámara principal – Sensor principal de 16 megapixeles, apertura f/1.7 y estabilización óptica (OIS)
– Sensor secundario de 5 megapixeles con apertura focal f/2.2
Cámara para selfies Sensor de 5 megapixeles con apertura focal f/2.2
Memoria interna 64 y 128 GB de almacenamiento
Ampliación Hasta 256 GB a través de tarjetas micro SD
Procesador y memoria RAM Snapdragon 636, Adreno 509 y 4 o 6 GB de RAM
Baterí­a 3.000 mAh con carga rápida de hasta 27 W
Sistema operativo Android 9 Pie bajo la capa de personalización de Motorola
Conexiones 4G LTE, WiFi 802.11 a/b/g/n/ac, radio FM, tecnología NFC, Bluetooth 5.0, GPS + GLONASS y USB tipo C 2.0
SIM Nano SIM
Diseño Diseño curvo y cristal por el frontal y la parte trasera– Colores: Azul oscuro y Rojo granate
Dimensiones 157 x 75,3 x 8,3 milímetros y 172 gramos
Funciones destacadas Desbloqueo facial, carga ultra rápida, cámara super lenta y modos de cámara con Inteligencia Artificial
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio A partir de 300 euros

Pantalla y cristal en gama media

No es de extrañar que los gama media se hayan sumado a las modas de los gamas alta del año pasado. Y nos referimos tanto al diseño con pantallas panorámicas, como a las traseras coloridas y con cristal. Algo bueno para disfrutar de una experiencia más inmersiva gracias a una pantalla que aprovecha casi todo el frontal, pero también malo si queremos lucir nuestro flamante móvil sin huellas por toda la trasera. Y el Motorola Moto G7 Plus cumple en estos aspectos. Vistoso y gustoso por delante, pero sucio por detrás.

Motorola Moto G7 Plus

Su diseño está acabado en cristal Gorilla Glass 3 tanto por delante como por detrás. Es resistente y además cuenta con protección frente a salpicaduras y lluvia ligera, aunque no es sumergible. Hemos probado su versión añil oscuro, que lo hace elegante y bastante discreto por ser un tono apagado, pero también existe una versión en rojo más vistosa. Eso sí, el acabado en cristal sigue siendo un atrapa huellas eficaz. Como punto positivo hay que decir que el terminal viene con funda de silicona transparente. Ideal para proteger las cámaras, que sobresalen ligeramente del cuerpo. Por detrás también queda el lector de huellas, a una altura cómoda y accesible a pesar del tamaño del móvil.

Pero es la frontal la que destaca. Y es que aquí vemos la pantalla LCD de 6,2 pulgadas con resolución Full HD+. Aunque lo que llama la atención es su proporción, que es panorámica a nivel 19:9. Es por ello que sus marcos son bastante delgados, aunque sin llegar al aprovechamiento de lo visto en móviles topes de gama. En este caso el Motorola Moto G7 cuenta con notch para albergar la cámara. Es en forma de lágrima y lo que llama la atención es que resulta algo más grande que la barra de notificaciones. Es grande, pero como cualquier sistema notch, pasa rápidamente desapercibido cuando se consumen contenidos en horizontal. Básicamente es a lo que estamos acostumbrados en un gama alta, pero adaptado a un gama media donde no se apura tanto en diseño y materiales. Eso sí, cuenta con todas las virtudes de las pantallas Moto.

Pantalla grande pero también inteligente

Es en la experiencia de uso de la pantalla donde más nos ha convencido este elemento. Su resolución no es destacable, aunque su tecnología LTPS LCD consigue muy buen brillo y colores vivos, aunque un ángulo de visión reducido. Pero con experiencia de uso nos referimos a sus funciones extra. Las funciones Moto, como lo llaman en Motorola. Se trata de dar cierto valor a sus pantallas con características propias de las pantallas AMOLED, como mantener iconos y notificaciones casi siempre a la vista, o usar algunos gestos para llegar a funciones rápidamente.

pantalla

Por ejemplo, aunque la pantalla esté completamente apagada, podemos despertarla sin tocar el móvil, con solo pasar la mano por delante de la cámara frontal. Aquí el Motorola Moto G7 Plus simula contar con iconos always on display, aunque en realidad la pantalla acaba apagándose. Podemos conocer la hora, la batería actual y las diferentes notificaciones. Pulsando sobre cualquiera de ellas, como los mensajes de WhatsApp, podemos leer el contenido de los últimos mensajes recibidos sin desbloquear el móvil. En un par de días nos hemos acostumbrado a usar estas funciones, y resultan realmente cómodas. Además de eficientes para la batería.

Además hay características como tomar una captura con solo mantener tres dedos pulsados en pantalla. Y, dejando atrás ya el componente de la pantalla, existen gestos como agitar el móvil para acceder rápidamente a la linterna cuando el móvil está bloqueado, o a la cámara cuando está desbloqueado. Cualidades que pueden pasar desapercibidas pero que solucionan muchos problemas en el día a día y que nos han gustado especialmente.

acciones Moto

Doble seguridad, lenta y rápida

No esperábamos menos del Motorola Moto G7 Plus con el tema del reconocimiento de rostro. Al fin y al cabo es una característica implementada por software que ya se ha visto en otros gamas medias o incluso bajas. No es lo más seguro del mundo, pero como el notch en forma de gota, es tendencia entre los fabricantes. Y nunca está de más para dar una protección extra al móvil.

En nuestra experiencia funciona bien, aunque algo más lento que lo visto en terminales de gama alta. Es decir, que necesitamos como un par de segundos para que el móvil nos reconozca para desbloquearse y poder retirar la pantalla de bloqueo. Por supuesto es necesario contar con un ambiente con luz, y está lejos de ser un sistema tan fiable como el de iPhone, por ejemplo, que mide concretamente el rostro del usuario. En este caso una persona que se nos parezca podría desbloquear el móvil. Lo bueno es que se puede activar esta función con solo levantar el móvil y plantarlo delante de nuestra cara, por lo que la acción gana rapidez, aunque sigue siendo más lento que el sensor de huellas.

seguridad

Este sensor se encuentra en el dorso del terminal. En la posición idónea. Al menos para nuestra mano. No cuesta encontrarlo y no corremos el riesgo de plantar la yema en las cámaras. Está en su posición idónea. Eso sí, tampoco le hemos sacado mayor partido con características como movernos por una web o entre elementos con solo deslizar la yema, solo el de ser la vía rápida para desbloquear el terminal, que no es poco. Funciona tan rápido como un gama alta, y eso es lo mejor que puede ofrecer.

Dos cámaras con estabilización de imagen

Dos ojos ven mejor que uno. Al menos con dos puedes conseguir la sensación de profundidad. Y esta es la idea de la composición de cámara dual del Motorola Moto G7 Plus. Dos objetivos que funcionan como uno principal de 16 megapíxeles, y uno de apoyo de 5 megapíxeles. Lo necesario para crear el efecto bokeh o modo retrato. Además el objetivo principal cuenta con una apertura de f/1.7, que sobre el papel ofrece gran luminosidad en espacios oscuros. Lo interesante es que cuenta con estabilizador óptico de imagen o OIS en sus siglas en inglés. Una característica que permite tomar fotos y vídeos con menos temblores y con acabados más definidos. Al menos sobre el papel.

dos cámaras con estabilización de imagen

En nuestras pruebas nos hemos encontrado con una experiencia no demasiado satisfactoria. Al menos en cuanto a la presencia de la tecnología de estabilización. Y es que no es difícil conseguir resultados borrosos con estas dos cámaras, al menos en foto. La grabación de vídeo (que permite hasta 4K a 30 fps) sí parece sentir algo más el suavizado del movimiento. Por tanto, es recomendable tener buen pulso a la hora de hacer fotos con este Motorola Moto G7 Plus.

La calidad fotográfica no sorprende a pesar de la ficha técnica. De hecho esperábamos algo más de calidad cuando la escena es oscura. Sí, su apertura f/1.7 consigue luminosidad, pero se traduce en colores sobresaturados y demasiado llamativos para la escena oscura real. Se consigue bastante detalle como definición en pelo y tejidos de ropa, pero la sensación de calidad se difumina en cuanto aplicamos algo de zoom y nos acercamos a alguna parte concreta de la imagen. Los colores son vivos y las formas parecen definidas, pero no pretendas conseguir lo mismo cuando amplías la imagen.

Eso sí, las fotos a plena luz del día son llamativas y muy coloristas. Quizá un poco exageradas en cuanto a saturación del color. Pero es un efecto sutil que hace que las fotos luzcan más vistosas. Todo ello con un enfoque bastante rápido teniendo en cuenta la gama en la que nos movemos.

Además el Motorola Moto G7 Plus está lleno de modos de fotografía interesantes. Algunos más prácticos que otros. Obviamente, y gracias a la presencia de la cámara dual, hay un modo retrato bastante acertado. No es demasiado preciso a la hora de aplicar el desenfoque, pero los resultados son llamativos sin crear cortes raros. También hay un modo color directo, aunque en nuestra experiencia solo lo hemos hecho funcionar a medias. Consiste en elegir un color del entorno para que solo pueda verse dicho tono, mientras el resto de la imagen queda en blanco y negro. Pues bien, en nuestras escenas ha sido imposible aislar completamente un color y dejar el resto en blanco y negro. Pero tras muchas pruebas hemos conseguido algún resultado vistoso. También hay grabación a cámara súper lenta, a 240 cuadros por segundo, modo panorámico y un vistoso modo para crear cinemagramas: imágenes estáticas con elementos en movimiento. Herramientas que tras un primer vistazo han quedado en el olvido para nosotros.

modo color directo

Hay que destacar también la presencia de una Inteligencia Artificial para ayudarnos a conseguir buenas instantáneas. Si lo activamos desde los ajustes, es capaz de detectar sonrisas para hacer capturas automáticas, o reencuadrar escenas si el móvil estaba torcido o con una perspectiva poco natural. Supuestamente también ayuda a conseguir mejores resultados cuando aplicamos zoom, aunque el ruido y la falta de detalle con el zoom al máximo no pueden solucionarse por mucha inteligencia artificial que lo maquille. Por cierto, Google Lens llega completamente integrado en la aplicación de cámara para reconocer objetos o texto que se presenten ante la cámara.

Buena potencia y mejor autonomía

El Motorola Moto G7 Plus llega con una ficha técnica interesante para un móvil de gama media. Su procesador es el Snapdragon 636, con ocho núcleos para mover aplicaciones y juegos sin demasiados problemas. Y lo acompañan 4 GB de RAM. No hemos tenido problemas para mover aplicaciones habituales como WhatsApp, Instagram o juegos como Candy Crush Friends. Sí hemos notado algunas carencias como poder anclar elementos móviles en Instagram Stories, y caídas de frames o ralentizaciones en momentos puntuales de algunos juegos. Detalles que empañan momentáneamente la experiencia de uso, pero que se compensan con un sistema operativo Android 9 Pie que funciona realmente fluido. No hay que olvidar que no es el móvil más potente del mercado.

buena potencia

Nos ha gustado su eficiencia energética. El Motorola Moto G7 Plus ha aguantado el ritmo de cualquier otro móvil con uso bastante intensivo. Consigue llegar al final del día cuando hemos aprovechado las conexiones WiFi, aunque hayamos jugado a títulos como Pokémon GO o usado aplicaciones que tiran de GPS. Gracias a las funciones inteligentes de su pantalla hemos hecho menos uso activo del terminal. Y parece que Android 9 Pie también se encarga de gestionar realmente bien el consumo de la batería.

Tan solo un día que hemos estado usando el móvil constantemente en la calle hemos visto cómo aparecía el aviso de menos de 20 por ciento de carga alrededor de las 19 o 20 horas de la tarde. Eso sí, cuenta con carga rápida, y en poco más de media hora podemos volver a tener sus 3.000 mAh listos. Así que la batería no es un problema. Claro que a cambio cierra aplicaciones en segundo plano. Pero no nos ha dejado sin recibir mensajes ni notificaciones importantes en ningún momento.

Motorola

 

Conclusiones

En definitiva, nos quedamos con las sensaciones de que este Motorola Moto G7 Plus quiere ser un gama media alta, aunque sus resultados son de gama media de 300 euros. No hay que pedir peras al olmo, pero este terminal cumple sobradamente en relación calidad-precio. Sí, se echa en falta una calidad mejor, con más detalle, en las fotos. O un diseño que apostase por la eliminación del notch o flequillo. Pero su potencia, gran pantalla, buena autonomía, actualización de software y funciones extra como los gestos Moto, satisfacen en el día a día.

conclusiones

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro

Otras noticias sobre... ,