Mazda 6 (2018), probamos su tecnología

Hoy empezamos una nueva sección en Tuexperto.com. En ella hablaremos de coches. No, nos hemos convertido en un medio de motor. Pero no me negaréis que motor y tecnología están cada vez más unidos. Los coches actuales tienen una parte tecnológica muy importante e interesante a la vez. Por eso, hemos pensado que sería interesante analizar el apartado tecnológico de los últimos modelos de coche que vayan llegando al mercado. Empezamos con el Mazda 6 en su versión para 2018.

La idea es contaros que sistemas tecnológicos incluye el coche, tanto a nivel multimedia como para la conducción y seguridad. Y eso es lo que hemos hecho con el Mazda 6 (2018). Tras probarlo durante unos días, hemos comprobado como funciona su sistema multimedia mediante la pantalla de 8 pulgadas del salpicadero. También hemos visto el funcionamiento de sistemas de seguridad como el control de cambio involuntario de carril, el detector de ángulo muerto o el reconocimiento de señales. Y esto es solo un ejemplo de todo lo que lleva el Mazda 6 (2018).

La unidad de prueba venía con un motor diésel de 2.2 litros y 184 cv. Este cuenta con un consumo combinado declarado de 4,7 litros. Durante la prueba el consumo ha estado alrededor de los 5-6 litros, aunque es justo señalar que he rodado bastante por carreteras de montaña. En autovía el consumo no llegaba a los 5 litros.

A nivel estético, la última actualización del Mazda 6 cuenta con algunas novedades interesantes. Cuenta con una nueva parrilla delantera todavía más imponente. Además, tiene nuevos grupos ópticos más anchos y con los faros antiniebla LED integrados. También es nuevo el diseño de los grupos ópticos traseros, con un diseño más similar a los delanteros.

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) interior

En el interior, el fabricante ha mejorado algunos elementos visuales y táctiles. La unidad de prueba cuenta con el acabado Zenith Black Sky, uno de los más altos de la gama. El cuero está presente tanto en los asientos como en las molduras, puertas y salpicadero, con algunas zonas en alcántara.

Lo cierto es que el interior rebosa calidad y se nota que se han cuidado todos los detalles. Por ejemplo, el coche cuenta con una suave iluminación interior en color blanco. Este se activa de forma automática e incluye haces blancos a la altura de los pies para iluminar la zona del suelo. Son pequeños detalles que demuestran que estamos ante un coche de gama alta.

Sistema multimedia con Apple Car Play y Android Auto

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) asientos

Ahora que ya os he presentado el coche, vamos a hablar de su apartado tecnológico. Empezamos por el interior. Lo primero que vemos al entrar es que tenemos asientos con regulación eléctrica y memoria. Además, estos están calefactados y ventilados. Algo que me llamó mucho la atención es que el volante también está calefactado.

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) cuadro

Una vez dentro, vemos que el cuadro de instrumentos no es totalmente digital como en otros modelos actuales. De hecho, en su mayoría es analógico. Sin embargo, el acabado Zenith dispone de una pantalla LCD TFT de 7 pulgadas colocada en el centro del cuadro de instrumentos. Esta permite seleccionar entre una gran variedad de información de estado del vehículo y del sistema multimedia. Por ejemplo, podemos ver las señales que ha reconocido el sistema de reconocimiento de señales o el límite de velocidad del Control de crucero adaptativo por radar (MRCC), que aparece como una aguja superpuesta sobre el reloj del velocímetro analógico.

El cuadro de instrumentos cuenta con una bonita iluminación en color blanco. Esta se regula de forma automática, bajando la intensidad cuando detecta que estamos en un túnel o que es de noche.

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) delantera

Si levantamos la vista, con el coche encendido, veremos el nuevo Head Up Display. Es un sistema que proyecta información del vehículo directamente sobre el parabrisas. Está situado por encima del salpicadero y para ver la información proyectada no tendremos que distraer la vista ni lo más mínimo.

La información que presenta este sistema se divide en dos zonas. En la zona superior veremos información relativa a la conducción, como los límites de velocidad o las indicaciones del navegador si lo llevamos puesto. La zona inferior muestra información sobre el vehículo, como la velocidad e información sobre algunos de los sistemas de seguridad.

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) pantalla central

En la parte central tenemos una pantalla de 8 pulgadas, montada en la parte superior del salpicadero. Se trata de una pantalla táctil mientras no sobrepasemos los 30 km/h. Al pasar esta velocidad, el control táctil se desactiva y tendremos que manejar el sistema desde un mando circular situado en la parte central.

Desde esta pantalla podemos controlar la gran mayoría de sistemas del coche. Si entramos en Ajustes el coche nos permite modificar, por ejemplo, la iluminación de la propia pantalla. También realizar ajustes en el sistema de sonido que, por cierto, es Bose y suena de maravila. Incluso podremos activar y desactivar algunos de los sistemas de seguridad que luego veremos (también podemos hacerlo desde sus correspondientes botones situados a la izquierda del volante). Lo cierto es que la configuración que nos ofrece el Mazda 6 es bastante completa.

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) Android Auto

Esta pantalla central también nos da acceso al Navegador (si nuestro modelo lo incluye), el sistema musical (radio, MP3 o CD) y Comunicación (si hemos conectado el móvil por Bluetooth). Además, el Mazda 6 viene equipado con Android Auto y Apple Car Play.

Para utilizar estos sistemas tendremos que conectar el móvil por cable a uno de los puertos USB que tenemos bajo el reposabrazos central. Al conectarlo, tanto el móvil como el coche detectan Android Auto y lanzan la interfaz de Google.

Os confieso que era la primera vez que utilizaba de primera mano el sistema Android Auto en un coche y me ha parecido una auténtica maravilla. Nos ofrece acceso a los múltiples servicios de streaming que llevamos en el móvil, como Spotify, Amazon Music, TuneIN o iVoox. También podremos acceder a Google Maps, las llamadas e incluso los mensajes. Y, además, todo controlado mediante el Asistente de Google.

La tecnología aplicada a la seguridad

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) faros y parrilla

Además del equipamiento multimedia que encontramos en el interior, el Mazda 6 cuenta con i-ACTIVSENSE. Es un conjunto de tecnologías de seguridad que nos facilitan el realizar una conducción más placentera y segura.

Por un lado, está equipado con faros Smart Full Led adaptativos. Estos tienen las siguientes funciones:

  • Luces de carretera autocontroladas antideslumbramiento
  • Luces cortas con rango ancho (para iluminar un campo de visión más amplio)
  • Modo autopista (aumenta automáticamente el alcance de los faros cuando se conduce a alta velocidad)

Otro sistema que nos facilita mucho la vida es el Monitor de Visión 360º. Desde la pantalla central podremos ver la imagen de las cuatro cámaras que tiene el coche. Además, tenemos ocho sensores de aparcamiento, situados delante y detrás, que detectan la proximidad a obstáculos y hacen sonar una alarma.

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) cámaras

Personalmente me ha llamado mucho la atención el Control de crucero adaptativo por radar (MRCC) con función Stop & Go. Este sistema mide la velocidad relativa y la distancia con respecto al vehículo precedente. Además, controla automáticamente el motor y los frenos para mantener una velocidad adecuada del vehículo y una distancia de seguridad óptima. Para ello utiliza tanto el radar ya existente como la cámara de visión delantera. Es casi como dejar que el coche conduzca solo.

También tenemos un sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS). Es un sistema que utiliza una cámara de visión delantera para detectar vehículos y peatones, evitando colisiones o mitigando los daños en caso de que sea imposible evitarlas. Puede detectar otros vehículos a velocidades entre 4 y 80 km/h, y peatones cuando el coche circula entre 10 y 80 km/h.

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) trasera

Un sistema, que creo deberían obligar a que todos los coches lo incorporen, es el detector de ángulo muerto. Cuando un coche nos está adelantando, ya sea por la derecha o por la izquierda, se enciende una luz bastante visible en el retrovisor correspondiente. Además, si en ese momento ponemos el intermitente, el coche emite un fuerte pitido para avisarnos de la presencia de otro vehículo.

Y no quiero dejar de mencionar el sistema de alerta de cambio involuntario de carril. El Mazda 6 detecta las bandas blancas que marcan los carriles de la carretera y si las pisamos emite un pequeño sonido. Además, y esto es lo que más me gustó, produce una pequeña vibración en el volante por el lado que nos estamos saliendo.

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) piloto trasero

En cuanto a sistemas que son “menos visibles”, el Mazda 6 también está bien equipado. Podemos destacar los siguientes:

  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Detector de fatiga
  • Control de estabilidad con Control de tracción
  • Sistema antibloqueo de frenos a las cuatro ruedas con Distribución electrónica de la frenada
  • Asistencia a la frenada
  • Sistema de señal de parada de emergencia
  • Asistente de arranque en pendiente

Como podéis ver, es un coche en el que la tecnología tiene mucha presencia, tanto a nivel de entretenimiento como en seguridad.

Gama y precios

probamos la tecnología del Mazda 6 (2018) final

Y hasta aquí llega nuestro repaso de la tecnología que incluye el nuevo Mazda 6 (2018). El fabricante ofrece una gran variedad de terminaciones y motorizaciones de su berlina estrella.

Tenemos un Mazda 6 desde los 30.375 euros que cuesta el modelo SKYACTIV-G 2.0 de 145 cv con acabado EVOLUTION. El modelo más caro de la gama alcanza los 43.975 euros. La versión probado tiene un precio de 39.025 euros.

Otras noticias sobre...