Denon D-T1, probamos la minicadena estéreo con lector CD y Bluetooth

La tradición de Denon en el mundo de las minicadenas es grande, y de su experta mano nos llega esta Denon D-T1. En unas compactas dimensiones de sólo 21 centímetros de ancho por 10 cm de alto y 29 cm de profundidad, veremos que reúne suficiente conectividad y prestaciones para una habitación o salón mediano. Sus 2’8 kg de peso encierran un amplificador de 15 W por canal y un lector de discos compactos. Además cuenta como fuentes internas con radio y receptor Bluetooth, aparte de una entrada digital óptica. Está a la venta por 300 euros en color negro o gris satinado junto con los dos altavoces.

Denon D-T1 (15)

Sonido Premium en envase pequeño

La nueva microcadena Denon D-T1 hereda la calidad de sonido premium de sus antecesoras, como la premiada DM-41, en un diseño compacto y moderno. Las posibles fuentes son además del lector CD incorporado una radio FM/AM y la entrada digital óptica. Además, la recepción Bluetooth permite enviarle cómodamente música desde un móvil o cualquier otro dispositivo compatible. La radio es tradicional, es decir la clásica AM/FM (no DAB). No tiene conexión de red (cable ni WiFi) y por tanto no accedemos a radios de Internet. Ni tampoco bibliotecas compartidas o servicios de música en red. A cambio, y vía Bluetooth, será sencillo hacerlo a través de un móvil o tableta (u ordenador). La única limitación será estar en la misma habitación.

Denon D-T1 (13)

La ventaja de la nueva Denon es que ofrece en el formato tradicional de “minicadena”, con un palmo de ancho, prestaciones de aparatos superiores. Desde luego y como veremos, nos ofrece mucha mejor música que altavoces compactos comunes. Aunque la potencia de salida no es exagerada (son 15 W por canal) sí es más que suficiente para los altavoces incluidos. Y permitirá dar un salto en calidad si decidimos posteriormente cambiarlos por otros más capaces. Muchas de estas minicadenas están limitadas por el tamaño y calidad de los altavoces originales. Aunque Denon hace un buen esfuerzo con la pareja que viene con la D-T1.

Altavoces: dos vías y bass-réflex

La pareja de cajas que viene de origen con la Denon D-T1 son de dos vías. Miden 25’5 centímetros de alto, 24 de fondo y 15 cm de ancho, para un peso de 3,4 kg (cada uno). Contienen dos altavoces: un tweeter para los agudos, con una cúpula de 25 mm de diámetro. Y un altavoz de medios-graves con cono de 12 cm de diámetro. La caja está abierta en su parte posterior, es decir es bass-réflex.

Denon D-T1 (7)

Declara una impedancia de 6 Ohm, justo a la que la minicadena entrega sus 15 W de potencia. La respuesta en frecuencia llega en graves a 50 Hz y en agudos hasta el límite audible de 20 kHz. Otros matices aparte, ahí tenemos una clave de por qué más adelante otros altavoces podrían ofrecer más calidad. Si elegimos unos con más volumen y más capacidad de bajar en graves, la Denon no tiene problema en amplificar hasta 20 Hz. Respecto a esto, otra cosa que echamos en falta en esta minicadena sería una salida para cajón de graves. Es otra forma muy eficaz de complementar los altavoces originales.

Lector de Discos Compactos

Contar en el mismo aparato con un lector de CD es una ventaja clara. Este lector, del tipo de “ranura”, es capaz de leer discos originales (CD impresos) o grabados y regrabados (CD-R/RW). En estos últimos y aparte de música en formato estándar la Denon D-T1 es capaz de leer también archivos de música MP3 o WMA.

Puede parecer que en un aparato de pleno siglo XXI el lector de CD está de más, pero de eso nada. Para empezar es un buen guiño para personas mayores: para muchos “poner un disco” es una expresión con todo el sentido de esas tres palabras. Es la única forma, junto con la radio, en que muchas personas todavía entienden la escucha musical. Por otra parte cada vez son más los no tan mayores que descubren las discotecas de sus hermanos o padres. Y por último a falta de una conexión USB (que se echa de menos), poder grabar nuestra selección de temas en un CD-R es una forma práctica de tener “listas de reproducción” para cada ocasión.

Entrada óptica y analógica

Además de sus propias fuentes internas, como el CD o la radio, la Denon D-T1 cuenta con entradas para otras fuentes. De una parte, una entrada estéreo analógica trasera con los tradicionales conectores RCA coaxiales. Ahí podremos conectar cualquier fuente: una pletina, un tocadiscos (con previo de fono, la Denon no tiene), etcétera. Usando un cable adaptador de RCA a jack estéreo, también será práctico para conectar un móvil por su salida de auriculares, o cualquier reproductor portátil. Quizás hubiera sido un detalle contar con otra entrada frontal de ese tipo directamente (jack estéreo 3,5 mm).

Denon D-T1 (8)

La otra entrada para fuentes exteriores seguro que será muy usada: la óptica digital. Si instalamos la minicadena cerca del televisor, puede ser una excelente forma de potenciar su sonido. Todos los televisores tienen salida óptica digital y ahí podremos conectarlo a la Denon fácilmente. Bastará, además de conectar el cable de fibra óptica, configurar la tele para que saque sonido PCM por esa salida. Esto es porque la Denon no es un receptor de cine en casa sino un amplificador musical y no entendería las señales digitales de Dolby o DTS. Aparte del televisor, la entrada óptica puede ser perfecta para una consola si la minicadena va destinada a una habitación “jugona”.

Auriculares y reloj despertador

La Denon D-T1 todavía tiene unas cuantas cartas en la manga. Una salida frontal de 3’5 mm permite conectarle unos auriculares para disfrutar en privado de la música. Es otra buena solución para una habitación o dormitorio, además de poder ser útil en un salón. Pensando precisamente en la opción dormitorio, la minicadena cuenta con reloj y podremos programarlo. Es decir, nos puede despertar todos los días con nuestra emisora favorita, o la música que queramos. Y también dispone de temporizador de apagado, por si queremos dormirnos escuchando música.

A través del menú y con el mando a distancia accedemos a algunas otras funciones que sin él quedan ocultas. Además del reloj y su programación, la Denon cuenta con controles de tono y balance. Aunque lo ideal es escuchar la música sin modificar, los controles de tono siempre son útiles. Su escuchamos a un nivel muy bajo por ejemplo, nuestro oído no capta igual de bien graves y agudos. Realzar ligeramente ambos rangos, en escuchas de bajo nivel, ayuda mucho (el equivalente a un “loudness” razonable). Por otra parte hay discos producidos con graves, o agudos, algo exagerados, y si escuchamos más alto el exceso es molesto. Los controles de tono ayudarán a moderarlo y la D-T1 cuenta con ello.

Música de calidad

Apenas se tardan unos minutos en tener esta minicadena desembalada y lista para sonar. Basta colocar los altavoces, conectarlos a la cadena, enchufarla y… ya está. La colocación ideal de los altavoces es a unos dos metros de distancia entre sí y a la altura del oído. Es decir aproximadamente un metro sobre el suelo si escuchamos sentados, medido en su parte superior. La separación ayudará a escuchar bien el efecto estéreo: los solistas parecerán estar en el centro de ambos altavoces y la escena sonora será amplia y con cierta profundidad, sobre todo si los separamos al menos 25 o mejor 50 cm de la pared trasera.

Nosotros probamos la Denon D-T1 en una sala grande y con varias posiciones de sus altavoces. Comprobamos que son capaces de ofrecer una buena escena, y también un nivel de sonido inesperado. Esta minicadena suena claramente mejor que sistemas compactos o “altavoces” de los habituales actualmente. Por el mismo precio, está claro que sigue siendo la mejor esta vieja receta de tener la electrónica de un lado y los altavoces en cajas de madera independientes.

Conclusiones

La facilidad de poner un disco y escucharlo sin más también es bienvenida. El lector no es muy rápido (tragando y leyendo el disco) pero una vez en marcha, todo va ágilmente. Y sobre todo suena sorprendentemente bien, incluso a niveles poco moderados. Los 15 W dan mucho de sí y los altavoces son honestos, con buena claridad en las voces y buen detalle en agudos. Esos 50 Hz declarados como frontera inferior para los graves en la práctica son más que suficientes. Ahí o por encima está la pegada de una batería, o las notas bajas de un contrabajo o piano. No hay mucha música con frecuencias por debajo de esas notas, incluso los efectos de películas estan ahí. Pero lo importante es que a la segunda canción ya nos hemos olvidado de las cifras. La Denon nos permite sumergirnos en la música, o en lo que estemos haciendo mientras la escuchamos de fondo. Pese a la cantidad de productos “musicales” del mercado actual, sí, una minicadena tradicional sigue teniendo mucho sentido. La D-T1 es un perfecto ejemplo de ello y de cómo por sus 300 euros podemos sonorizar muy bien un salón o habitación.

 

Denon D-T1

Tipo Minicadena con lector CD y dos altavoces incluidos.
Conexiones Salida: altavoces y auriculares frontal (jack 3’5 mm). Entradas: RCA analógica y Digital Óptica.
Conectividad avanzada Bluetooth
Otras funciones Mando a distancia, reloj programable (Sleep Timer, Alarma). Controles de tono (Bass, Treble) y balance.
Amplificación 15 W a 6 Ohm, 20 a 20.000 Hz
Altavoces Dos incluídos, dos vías: tweeter de cúpula de 25 mm, mid-woofer de 120 mm de diámetro
Respuesta en frecuencia (altavoces) 50 Hz a 20 kHz
Colores Negro o gris satinado
Dimensiones 210 x 290 x 100 milí­metros (an x pr x al), 2.800 gramos
Dimensiones altavoces 150 x 240 x 255 milí­metros (an x pr x al), 3.400 gramos
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 300 euros

Otras noticias sobre... , , ,