Sony Xperia XZ3, probamos durante una seman el último buque insignia de Sony

tuexperto RecomenadadoLa compañía japonesa Sony sigue tratando de destacar de nuevo en el mercado móvil. Su última gran propuesta se llama Xperia XZ3 y, si estás esperando el resurgimiento de la compañía, me temo que debes ser cauto con tus celebraciones. Es un gran móvil, no hay duda. Pero ni con su gran pantalla de cine de 6 pulgadas con tecnología OLED HDR, ni su potente procesador Qualcomm Snapdragon 845, ni siquiera la inteligencia artificial añadida a su objetivo de 19 megapíxeles logran destacar. Y repito: es buen móvil. Mejora notablemente la propuesta del Xperia XZ2. Pero se mantiene descolgado del resto del mercado móvil. No solo en cuanto a modas de diseño, sino también en funcionalidades. Me explico.

Sony ha conseguido construir un móvil de calidad. Maduro. Notable en todos sus aspectos: desde el diseño hasta la gestión de la batería. Incluso innova en aspectos como la introducción de Inteligencia Artificial para gestionar algunos recursos y funciones de manera más eficiente para cada usuario. También cuenta con un poco destacado efecto retrato o bokeh.

Sin embargo, es en la experiencia de uso donde me deja frío. Al igual que la cancioncilla de Los Simpsons y la ensalada (No conquistas nada, con una ensalada), este Xperia XZ3 no me conquista a falta de algún campo en el que destaque por encima del resto de terminales competidores.

Sony Xperia XZ3

Pantalla 6 pulgadas con resolución QHD+ (2.880 × 1.440 pixeles), tecnología OLED, HDR 10, 536 ppp y ratio 18:9
Cámara principal 19 megapixeles  f/2.0 y vídeo en cámara lenta a 960 fps
Cámara para selfies 13 megapixeles  f/1.9 con modo retrato por software
Memoria interna 64 GB Ampliable a través de tarjeta microSD
Ampliación microSD de hasta 512 GB
Procesador y memoria RAM Qualcomm Snapdragon 845 de ocho núcleos, 4 GB de RAM
Baterí­a 3.330 mAh con carga rápida y carga inalámbrica
Sistema operativo Android 9.0 Pie / capa de personalización de Sony
Conexiones 4G LTE, WiFi 802.11 ac, Bluetooth 5.0, GPS + GLONASS, NFC y USB tipo C
SIM nanoSIM
Diseño Metal y cristal, certificado IP65/681, lector de huellas dactilares
Dimensiones 158 x 73 x 8,9 mm y 193 gr
Funciones destacadas Lector de huellas dactilares, carga inalámbrica, vibración dinámica, sensores laterales
Fecha de lanzamiento 5 de octubre
Precio 800 euros

 

La pantalla OLED, la joya de la corona

La pantalla OLED del Sony Xperia XZ3 es la clave de este terminal. Al final es de lo que más he disfrutado. Es el punto que sobresale, donde destaca y donde puede presumir y competir con el resto. Su panel es de 6 pulgadas, con una proporción de 18:9. Es decir, es un panel panorámico de gran tamaño, que hace que el móvil crezca en altura. Lo interesante es que el diseño no crece en lo ancho. La resolución máxima es QHD+ o 2880 × 1440 píxeles, y toda la tecnología de mejora del color y mejora del contraste (HDR) se muestran desde el primer vistazo.

Todo ello aderezado con la tecnología OLED que ofrece, por primera vez en un Sony, funciones como mantener la hora y notificaciones encendidas en pantalla sin hacer apenas gasto de batería.

pantalla OLED

Tal y como hacía hace unos años los móviles de Samsung y su, por aquel entonces, margen edge, Sony ahora adopta una curvatura en los laterales de su panel en el Xperia XZ3. Esto ayuda a que el diseño sea más atractivo, y que de la sensación de que la pantalla aprovecha más porcentaje del frontal del móvil. Pero me he topado con un par de problemas en la experiencia de uso a la hora de agarrar el terminal. Cuestiones como no poder sostener el móvil mientas estoy en la cama bocarriba.

O activar con la carne de las manos (sin tener yo manos grandes o demasiado carnosas) los laterales de la pantalla y hacer pulsaciones involuntarias. Algo que ha puesto mi paciencia a jaque durante los primeros días de análisis. Tras un par de días he decidido desactivar el sensor lateral (cuya sensibilidad se puede ajustar, ojo) para evitarme crisis nerviosas. Desde ese momento la experiencia de uso ha ganado unos cuantos enteros para mí, a pesar de perder una de sus nuevas funciones: lanzar apps recientes desde el lateral.

apps laterales

En cuanto al tratamiento del color y el brillo es donde de verdad he disfrutado de este móvil. También el contraste es muy notable. La tecnología OLED es un plus al reproducir vídeos, películas, series o incluso al jugar con el móvil. Los colores están bien saturados y se muestran de forma definida y equilibrada. El blanco es brillante y los negros son profundos. Al final la sensación es de calidad incluso cuando la resolución de imagen es SD. El único pero es que la proporción y tamaño de la pantalla, sin notch, nos lleva a jugar con el gesto de pellizco para aprovechar toda la pantalla y perder imagen por los laterales, o empequeñecer la imagen y dejar marcos negros en la pantalla. Lo bueno es que podemos escogerlo a nuestro gusto.

6 pulgadas

Por supuesto, Sony ha incluido la tecnología de TRILUMINOS y X-Reality para que el contraste sea más pronunciado y disfrutemos de una sensación HDR en la visualización de contenidos. Todo ello con el extra de saturación y brillo de los colores que permite la tecnología OLED. Además, en los ajustes, he podido balancear los blancos o jugar con el tono de la pantalla a placer. Así que este OLED no da ningún tipo de problema a la hora de adaptarse al usuario. Si has acabado usando el móvil para ver tus series de Netflix, el Xperia XZ3 cumple sobradamente. Es un aspecto con el que disfrutar.

colores saturados

Cámara realista que cumple

Es un apartado crítico. Y es que servidor tiene en buena estima los sensores de la compañía nipona, y espera que en algún momento den un giro al mercado actual dominado por Samsung, Apple, Google y Huawei. Y que se entiendan correctamente mis palabras: las de Sony son muy buenas cámaras.

El problema parece residir en el procesamiento de la foto, quizá por el procesador BIONZ que incluye, o quizá solo los ajustes de software para mostrar la información captada por el sensor. Sea como sea, y a pesar de los cambios en este sentido, este Sony Xperia XZ3 cumple pero no sorprende, quizá por contar con la misma configuración que en el Xperia XZ2. Tengo que aclarar que, durante las pruebas de este terminal, antes de su salida al mercado oficial, estaba pendiente de una actualización de mejora del rendimiento. Por tanto, es posible que la experiencia final del usuario sea mejor.

cámara principal

La cámara principal (sí, solo una), cuenta con un sensor Exmor RS de 19 megapíxeles de 1/2,3 pulgadas. La lente también es de Sony, la conocida lente G de 25 mm y con apertura F/2.0. Hasta aquí todo bien, con especificaciones que, sobre el papel, deberían ofrecernos una buena experiencia fotográfica.

La aplicación es rápida tanto al iniciarse (ahora el móvil detecta si lo levantamos con intención de tomar una foto para iniciarse automáticamente) como para enfocar. Al menos en la mayoría de las situaciones. Así que no he necesitado armarme de paciencia ni prepararme para capturar la escena. Todo ello con una interfaz tan simple que me he sentido perdido para encontrar los modos o ajustes.

Cámara de 19 megapíxeles

 

Los resultados son vistosos gracias a la saturación de colores que ejerce sobre la imagen. No engaña como otros fabricantes, pero añade un punto extra al color para conseguir un efecto wow. Es lo que más me ha gustado de los resultados. Lo que menos me ha gustado, sin embargo, cae de lado de la resolución y definición. Aunque resuelve bien la mayoría de situaciones (con más o menos luz), echo en falta algo más de detalle a la hora de hacer zoom y mirar partes concretas de las imágenes.

A oscuras las imágenes siguen a todo color, aunque perdiendo más detalle y definición. Así, aunque las fotos se ven bien coloreadas, al hacer zoom encontramos los bordes de los elementos desdibujados como si estuvieran pintados. A través de la pantalla del móvil son vistosas, y cuentan con un equilibrio de color muy realista. Los detalles quedan marcados gracias al procesamiento de la imagen, pero al acercarnos es donde vemos la falta de nitidez o mucho ruido.

bokeh

Por cierto, he podido probar el efecto bokeh o desenfoque en este Xperia XZ3. Para activarlo es necesario pasarse por el menú modos, donde hay otros como Google Lens, el modo AR o las fotos panorámicas. A diferencia de otros terminales, más automatizados, en el Xperia XZ3 hay que preparar el encuadre y acercarnos con el móvil al sujeto. Después se toman dos fotos automáticamente para poder escoger, mediante una barra deslizante, el nivel de desenfoque. Esto me da poder para elegir la intensidad del efecto, pero hace la experiencia más tediosa.

enfoque

Sony ha incluido Inteligencia Artificial para mejorar la experiencia de uso. En mi caso lo he descubierto al fotografiar automáticamente situaciones antes de que yo pulse el disparador. La captura predictiva se encarga de ello al reconocer sonrisas o movimiento, tomando incluso varias capturas para escoger la que prefiramos. Mi conclusión es que, aunque hay veces que no siento control sobre el móvil (da la sensación de que se dispara automáticamente), al final tengo buenas capturas en el álbum.

Respecto a la cámara para selfies hay que hablar de un sensor de 13 megapíxeles también Exmor RS, y un objetivo gran angular de 23 mm con apertura de foco de f/1.9. Es resolutivo y muy realista. Tanto en el tema de colores como a la hora de mostrar detalles. Si hay buena luz es inevitable ver los puntos negros de mi nariz, el nacimiento de la barba o los pelos de las cejas despeinados. Vaya, una bofetada de realidad que cumple bastante bien en entornos oscuros. El único problema es que, para solucionar estos desaguisados vas a tener que tirar de filtro. También hay que tener en cuenta que las fotos a contraluz directa pueden dejarnos el rostro algo oscuro y perder información.

modos fotográficos

El mayor problema de los selfies lo he encontrado a la hora de enfocarme. Recuerdo que no he probado el software final del producto, y que quizá sea un problema solventado en la versión final, pero he necesitado mantener pulsando el botón de disparo varios segundos para conseguir una foto con mi rostro enfocado y no el fondo sobre el que estoy.

modos de fotografía

En cuanto a la grabación de vídeo Sony repite la posibilidad de grabar en 4K. Buena opción para conseguir momentos de calidad, sobre todo al depender del estabilizador de imagen óptico de 5 ejes. También cuenta con súper cámara lenta a 960 cuadros por segundo.

Como el resto de fabricantes, apenas ofrece unos cuantos segundos de duración de esta cámara lenta, y requiere de bastante luz para lograr resultados realmente sorprendentes. Así que se suma a la moda, pero de nuevo sin destacar sobre lo que ya hay en el mercado. Eso sí, su cámara lenta no se inventa píxeles ni nada extraño. Captura lo que se ve con todo lujo de detalle.

Mejoras en diseño y acabados

Es otro de los apartados que me ha dejado buen sabor de boca. El Sony Xperia XZ3 es un móvil atractivo y realmente bonito, aunque esto sea, sobre todo, una opinión muy personal. Sus líneas y formas siguen siendo redondeadas, pero dejando atrás lo visto en el Xperia XZ2. Algo que agradezco enormemente después de haber visto cómo aquel móvil giraba como una peonza sobre su espalda, con una joroba que poco tiene que ver con las modas actuales. Eso sí, el Xperia XZ3 tampoco se deja influenciar por la moda de los notch o las muescas para aprovechar todo el frontal como pantalla. Es un móvil alto ya que cuenta con marcos arriba y abajo (158 x 73 x 9,9 mm), pero sus acabados son de calidad y de peso (193 gramos). Eso sí, pasa del cuerpo único para mostrar un chasis, una parte delantera y una carcasa trasera bien diferenciados. Todo ello con protección IP65/681 para resistir salpicaduras y polvo, y con protección Cornin Gorilla Glass 5 para aguantar caídas.

diseño

En mis manos he podido probar el modelo Green Forest (o bosque verde en español), con la trasera en tono verdoso azulado. Es un color precioso y mesmerizante. Sobre todo porque da la sensación de que su tonalidad cambia según la luz que incida en él. Da gusto mirarlo salvo por el problema de esta generación: la protección de cristal. O lo que es lo mismo, el imán de huellas en el que se transforma esta trasera y la del resto de móviles que usan este material para sus acabados. Algo que afea el bonito color elegido para este modelo y el diseño limpio de la trasera que se centra en enmarcar la cámara y el sensor de huellas.

Otro punto negativo que he encontrado en su diseño es la experiencia a la hora de desbloquearlo con la huella dactilar. Naturalmente, y quizá por estar acostumbrado a otros móviles, lanzo el dedo índice hacia la parte posterior de forma elevada. El resultado es plantar el dedo en la lente de la cámara en lugar del lector de huellas, que tienen la misma forma y tamaño. Tras varios días de uso me he acostumbrado a las medidas y ahora erro menos lanzamientos. Pero los comienzos han sido algo desesperantes.

carcasa

Como decía al principio, es un móvil maduro y se nota en diseño y acabados. Es bonito y atractivo, y las sensaciones en la mano son de calidad. Pero no sorprende. No elimina los marcos de la pantalla, crece en tamaño sobre el resto de competidores del sector en el que se mueve, e incluso marca las diferencias entre su chasis y su pantalla y carcasa trasera. Como si se tratase de un móvil de gama alta de hace varios años, desfasado en diseño. Claro que al final esto es una cuestión subjetiva y para gustos los colores.

sony xperia xz3

Apostando por la potencia y la solvencia

Sony ha repetido en este Xperia XZ3 el procesador del Xperia XZ2. Y no es como para dudarlo teniendo en cuenta que es el chip más actual de Qualcomm, el Snapdragon 845. Un procesador que lo puede todo actualmente gracias a sus ocho núcleos. Aunque lo destacable, además de poder mover muchas aplicaciones potentes o los juegos con gráficos más exigentes del mercado, es su construcción en 10 nanómetros y su eficiencia energética. Así que no solo es un procesador útil, también ayuda a que tengamos batería para todo el día.

android 9.0

Con él no he tenido ningún problema a la hora de mover aplicaciones o juegos. Navegar por los menús del móvil resulta una experiencia fluida, sin parones ni retrasos. Es lo que esperaba de este móvil, y cumple con creces. Y es que ni siquiera la capa de personalización se atasca en el desempeño de sus funciones.

Atendiendo al resto de la ficha técnica me he topado con una memoria de 4 GB de RAM, que dista de otros móviles con 6 u 8 GB, pero que en mi experiencia de uso no lo he notado. Quizá en el aspecto de mantener un gran número de aplicaciones abiertas en segundo plano, o a la hora de usar recursos de aplicaciones como Instagram, en donde anclar elementos en momentos concretos de una Instagram Story. Sin embargo, en lo que realidad importa: usar WhatsApp, saltar entre Facebook e Instagram, usar apps de navegación y editores de fotos, todo funciona de forma fluida.

memoria

El almacenamiento crece hasta los 64 GB en formato UFS, aunque no se han olvidado de incluir un espacio para tarjetas microSD en la bandeja de la tarjeta SIM. De esta manera podemos ampliar este espacio hasta con 512 GB más de capacidad. Más que suficiente para hartarnos a instalar aplicaciones, hacer fotos, guardar documentos y un largo etcétera más. Vaya, que la memoria no es problema en el Xperia XZ3.

rendimiento

No he echado en falta nada en el resto del apartado técnico de este móvil de Sony. Cuenta con toda clase de sensores, conectividad NFC, puerto USB tipo C, redes LTE de categoría 18 (hasta 1,2 Gbps de velocidad de descarga), A-GLONASS, WiFi de doble banda, etc. Es el compañero perfecto para auriculares inalámbricos, relojes inteligentes y cualquier periférico. Tan solo echamos en falta el ya desaparecido puerto minijack de 3,5mm para auriculares y quizá la capacidad dual SIM, a la que ya nos han acostumbrado otros fabricantes.

puertos

Y no me olvido: todo esto está gobernado por Android 9.0 Pie. Es decir, la versión más actual del sistema operativo de Google. Algo que nos asegura no solo disponer de compatibilidad con toda la tecnología nueva que llegue a los móviles, sino estar al día en cuestiones de seguridad.

Gran sonido y otros extras

Y si la imagen es lo que más se disfruta en este Xperia XZ3, el sonido no se queda atrás. Aunque quizá no consiga un volumen y potencia tan alto en número de decibelios como otros móviles, se nota que en Sony le han puesto mimo a este apartado. Nada sorprendente si sigues de cerca a esta marca, pero el altavoz estéreo con S-Force Front Surround y el resto de tecnologías de mejora del sonido (DSEE HX y Audio HD Qualcomm aptX) se dejan notar. Sobre todo si usamos auriculares.

Lo curioso en este caso ha sido probar su vibración dinámica. Lo he hecho como experimento y, tras unos minutos, como tal ha quedado. Desactivado. Esta tecnología hace que el móvil vibre con los compases del sonido, ya sea música o efectos de sonido. Para quienes jueguen a videojuegos, es algo así como la vibración del mando cuando ocurre algo intenso en la partida. Es solo una curiosidad que me ha llamado la atención, aunque no me haya metido de lleno en la acción o me haya hecho más cómoda la experiencia. Pero es una función presente que recomiendo experimentar.

vibración dinámica

Además, si eres cuidadoso, este Xperia XZ3 incluye los ya mencionados sensores laterales en el diseño de su cuerpo. Con ellos solo tienes que realizar una pulsación lateral para abrir un menú flotante con aplicaciones recientes. O dar dos toques rápidos para volver a la aplicación anterior. Puede ser útil si te acostumbras a ella, pero en mi caso la he activado hasta cuando no quería. Lo bueno es que en los Ajustes puedes establecer el nivel de sensibilidad de este sensor lateral para evitar dispararlo gratuitamente. Personalmente lo he desactivado a los dos días de empezar a usar el móvil.

Una autonomía que cumple

Cierra esta reseña de primeras impresiones tras una semana de uso una batería de 3.330 mAh. En mi experiencia he alcanzado el final del día sin demasiados problemas. Eso sí, olvídate de ser un gamer en este Xperia XZ3. O, si lo eres, acostúmbrate a usar su modo de ahorro de energía conocido como modo STAMINA.

En una jornada de 8 a 23 el móvil cumple sin enchufarse a ningún cargador mientras lo usamos para escribir por WhatsApp, hacer y consultar Instagram Stories, jugar a Pokémon GO o incluso usar otras herramientas de GPS como aplicaciones para ligar. Sin embargo, si eres usuario intensivo quizá requieras aprovechar sus virtudes de carga rápida y no temer quedarte sin batería.

batería

En mi experiencia habitual he logrado una media de 5 horas de pantalla activa en cada carga. Y tiene pinta de que esta cifra se mantendrá más tiempo gracias a los cuidados a la hora de cargar la batería.

Conclusiones tras una semana

El Sony Xperia XZ3 ha mejorado en muchos aspectos algunos de los puntos del XZ2. El diseño es mucho más actualizado, aunque prescinde de las modas. Repite en el apartado fotográfico, consiguiendo instantáneas de lo más coloridas aunque con ruido o poca definición cuando aplicamos zoom en su cámara de 19 megapíxeles. Su procesador cumple, y su memoria RAM da una fluidez endiablada al terminal aunque no mantenga una infinidad de apps abiertas en segundo plano. Y la autonomía acompaña para disfrutar de todo el equipo durante todo el día.

conclusiones

Pero es la pantalla OLED con tecnologías para mejorar el contraste lo que de verdad se disfruta en este Xperia XZ3. Un panel de 6 pulgadas con 18:9 de proporción y resolución QHD+ para disfrutar de Netflix, YouTube o cualquier contenido que reproduzcas en él.

Eso sí, depende de ti decidir si todas estas características y experiencia cuestan los 800 euros de su precio. Desde luego hay alternativas en el mercado con mejores características, o un precio más reducido. Sin embargo, la apuesta de Sony es equilibrada y madura.

Otras noticias sobre... , , ,