Por qué te afecta que Google siga todas tus ubicaciones

Esta misma semana, Associated Press confirmó que Google no desactiva del todo el seguimiento de las ubicaciones de los usuarios, aun cuando estos han pausado esta opción. De hecho, ayer mismo el gigante de las búsquedas confirmaba a través de su propia página de ayuda que, en efecto, a pesar de haber desactivado el seguimiento, algunas aplicaciones o servicios podían seguir haciendo un seguimiento o rastreo de las ubicaciones de los usuarios.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

A pesar de que primero argumentó que había dejado muy claras las cosas para todos aquellos que confían en los servicios de Google, horas después se vio obligado a rectificar modificando el texto de las condiciones del servicio. También te contamos que existe una manera de desactivar el seguimiento y te contamos cómo hacerlo.

Pero, ¿han quedado las cosas lo suficientemente claras? En los últimos meses hemos asistido a grandes vulneraciones en nuestra privacidad como usuarios con escándalos tan graves como el de Facebook y Cambridge Analytica. A pesar de eso, la mayoría de nosotros permanecemos enganchados a la red social de Mark Zuckerberg, quizá esperando qué próxima tropelía cometerá con nuestros datos personales.

Hoy sabemos que otro gigante, en este caso Google, sigue rastreando nuestra ubicación incluso después de haber apagado el famoso Historial de Ubicaciones. Y muchos usuarios se quedaron tranquilos, pensando que tras accionar el interruptor, Google dejaría de perseguirles a todas partes. Pero no: parece que las cosas no son tal como nos las pintan.

Google Maps

¿En qué puede afectarnos que Google siga nuestras ubicaciones?

¿Sigues ofreciendo a Google todas tus ubicaciones? Puede que ni tan siquiera te hayas molestado en desactivar esa opción, así que hoy te contaremos en qué te afecta que Google te siga a cualquier lugar al que vayas.

El seguimiento que hace Google sobre nuestras ubicaciones es intenso y absolutamente pormenorizado. Tanto es así que puede almacenar las fotos que haces en el lugar exacto en el que te encuentras, nada más abrir la aplicación de Mapas.

Pero hay más. ¿Tienes activadas las actualizaciones sobre la climatología? Es evidente que para poder mostrarte el tiempo que hará en el lugar en el que te encuentras, Google debe conocer tu ubicación. De otra manera es imposible. Pues bien, aquí también rastrea tu posición en el mapa y la almacena, muy a pesar de que en su momento desactivaras el historial de ubicaciones que en su momento ya te pareció demasiado.

Pero ojo, la cosa no acaba aquí. ¿Sabías que cualquier búsqueda que hagas, aunque ni tan siquiera esté relacionada con una ubicación, también puede registrar tus coordenadas (con toda precisión, además) y asociarlas a tu cuenta de Google? No importa si buscas globos de colores para niños o si necesitas encontrar galletas sin gluten. El gigante de las búsquedas también anotará la latitud y la longitud exacta en la que te encuentras.

Google Maps

Para qué usa Google nuestros datos

Seguro que ha sido lo primero que se te ha ocurrido. Publicidad parece ser una de las primeras respuestas. La ubicación de los usuarios es muy importante, porque permite a Google – y a sus anunciantes – confeccionar un perfil mucho más exacto de los usuarios: conocer en qué posición se encuentran mientras buscan algo muy concreto. De este modo, pueden dirigir con mucha más puntería sus anuncios. Esa es, para empezar, una ventaja enorme para las empresas.

Pero hay otra cuestión que merece nuestra atención. De hecho, para llegar hasta aquí no hay que hacer deducciones demasiado sesudas. En realidad, solo hay que fijarse en que la policía solicita frecuentemente información a este tipo de empresas, con el objetivo de mejorar sus investigaciones y dar con los culpables lo antes posible.

Cuenta Engadget, por ejemplo, que esta misma semana el FBI requirió a Google para que le proporcionara información sobre los usuarios que habían estado en las inmediaciones de Portland (Oregon), en el momento en que se produjeron hasta nueve robos en cadena. Buscaban a cualquier persona que usara algún servicio de Google, tanto en dispositivos con iOS como con Android.

Esto apunta a la misma dirección de lo revelado por Associated Press. Y es que cualquiera que use servicios de Google tan comunes como Maps o las búsquedas, puede ser (y de hecho, es) rastreado por la compañía que se los proporciona.

Lo peor de todo es que el FBI no se conformó con los datos de ubicación. También quiso obtener, lógicamente, los nombres de esas personas, las direcciones y lo que es peor, la actividad de su cuenta de Google. Esto puede incluir el historial de ubicaciones, pero también las búsquedas realizadas a lo largo del tiempo, lo que sin duda deja completamente desnuda y desprotegida nuestra privacidad. 

Lo que esto nos revela, al final, es que no importa que los usuarios hayan desactivado por completo el historial de ubicaciones. Lo que debemos comprender, al final, es que cualquier aplicación o servicio que tengamos instalado en nuestro teléfono puede hacer exactamente lo mismo que hace el sistema del historial de Google, guardando de manera permanente nuestras ubicaciones sobre el mapa.

Por suerte, Google no atendió las peticiones del FBI, lo cual resulta tranquilizador. Pero solo en parte. No sería la primera vez que las autoridades estadounidenses, por pensar en casos concretos, ha exigido a los ciudadanos entregar sus teléfonos para examinar sus contenidos, sin ninguna orden judicial de por medio.

1984

¿Existe alguna solución que pueda evitar el rastreo?

La respuesta es no. Definitivamente no. A la vista de todo esto, se nos hace tremendamente complicado saber de qué manera están rastreando nuestra ubicación compañías como Google. Incluso hace poco se ha descubierto que Google Fotos está tratando de geoetiquetar tus fotos aunque tengas los servicios de ubicación desactivados.

De hecho, para la policía (lo habrás visto en los programas, películas o series sobre crímenes e investigación) es tan fácil como triangular la posición de tu teléfono con la información que proporcionan las torres de telecomunicaciones o con los datos sobre la red WiFi a la que te encuentras conectado. Así es imposible escapar de este 1984.

Otras noticias sobre...