Nuevas señales de radio del espacio podrían proceder de naves alienígenas

Todos hemos mirado al cielo y hemos visto el Sol, la Luna y las estrellas. Algunos, con un telescopio o similar, hemos visto más de cerca algún planeta o cuerpo celeste. Pero además de “mirar”, los astrónomos y científicos “escuchan” y “sintonizan” el cielo. Del Universo llegan algunos sonidos pero sobre todo muchos tipos de ondas electromagnéticas. Desde hace unos diez años y gracias a los radiotelescopios se conoce un tipo muy particular de fenómeno: las FRB. Son las siglas inglesas de Fast Radio Bursts (ráfagas rápidas de radio), emisiones muy breves y de muy alta energía, de origen desconocido. ¿Desconocido? Algunas teorías y recientes descubrimientos apuntan a algo sorprendente: podrían proceder de sistemas de propulsión de naves alienígenas muy lejanas. Como el sistema que predijo Stephen Hawking (vídeo)…

¿Naves alienígenas lejanas?

Nadie en la comunidad científica se atreve a afirmar que sea “imposible” que las señales de radio FRB tengan un origen inteligente. Por la cantidad de energía que las genera, el interés científico se centra en su ayuda para explicar ciertos instantes de la creación del universo. Podrían explicar qué pasó en el momento en el que el hidrógeno interestelar original dio lugar al Big Bang.

Pero podrían no tener nada que ver con todo esto. El carácter explosivo de las señales, que algunas de ellas procedan exactamente el mismo sitio… da qué pensar. Algunos científicos lo ven como una posible aplicación de un tipo de propulsión que Stephen Hawking predijo (o propuso). Se trataba de naves interestelares con “velas”, sobre las que se proyectarían haces láser muy potentes de energía. Esa energía empujaría las naves, que no necesitarían llevar combustible a bordo más que para maniobras. Hawking propuso hacer la prueba con una lámina muy ligera, puesta en el espacio e impulsada por láseres desde la Tierra (vídeo).

FRB aliens 01

El cine ha anticipado naves con “velas” (Alien Covenant)

Es la “propulsión fotónica” y podría permitir a una nave hacer el viaje de la Tierra a Marte en tres días solamente. Los chorros de energía podrían proceder del Sol (redirigidos) o de una base en órbita. Según esta teoría, los FRB son impulsos que una civilización alienígena envía a sus naves. A nosotros, digamos, nos llega el “eco” de sus viajes. Esas naves, y la fuente de los pulsos, deberían tener dimensiones casi planetarias. Pero es algo físicamente posible.

Qué son las FRB

Las “ráfagas rápidas de radio” (FRB en inglés) son un fenómeno descubierto en 2007 gracias a los radiotelescopios. Estaban comparando información de varios pulsares y se dieron cuenta que se repetía un patrón. Son señales de radio de milisegundos, de origen muy concreto (un punto en el espacio) y origen extragaláctico. Es decir que proceden siempre de más allá de la Vía Láctea, la galaxia donde está nuestro Sol (y nosotros, claro). Se han llegado a localizar fuentes a 3.000 millones de años luz de distancia. Y son muy energéticas: en su origen, la potencia equivalente a 500 millones de Soles.

FRB aliens 02

Están todas las emisiones catalogadas, aunque son frecuentes, hasta una por segundo. Catalogan las señales de radio en función del año, mes y día de la detección, además de la orientación. En principio su densidad energética indica que el origen pueda ser una estrella de neutrones girando muy rápidamente o un agujero negro. Pero no se descarta que pudieran tener otro origen: emisiones de alguna inteligencia alienígena. El caso es que, por ahora, no existe una explicación astrofísica del fenómeno. Sí se sabe que algunas proceden siempre del mismo punto, muy lejanos como decíamos más arriba.

Julio de 2018: una FRB diferente

El 25 de julio, un laboratorio canadiense (el CHIME) detectó unas señales de radio FRB con una diferencia respecto de todas las anteriormente detectadas. Llegó con una frecuencia bien por debajo de las habituales: 580 Mhz cuando siempre eran de entre 700MHz y 1GHz. Este observatorio canadiense es bastante particular. Cuenta con cuatro antenas fijas y semicilíndricas de 100 x 20 metros dotadas cada una con 1024 receptores de radio dedicados a las bandas entre 400 y 800 Mhz. Los sensores usan curiosamente circuitos de origen telefónico (móviles) adaptados a este trabajo. Su objetivo es estudiar partes lejanas del universo para ayudar a comprender cómo es su expansión.

FRB aliens 05

Observatorio canadiense CHIME

Las señales de radio FRB que detectó este observatorio ubicado en British Columbia (Canadá) queda catalogada como FRB 180725A (por 25 de Julio de 2018). El caso es que ha descolocado a muchos científicos que empezaban a teorizar con los orígenes de estas emisiones. Y eso ha abierto la puerta a explicaciones menos convencionales… De momento el mismo laboratorio canadiense, gracias a sus sensibles antenas a este fenómeno, ya ha anunciado que recibe más FRB de “baja” frecuencia. Quizás pronto tengamos una explicación a su origen (o ésta sea tan sorprendente como quizás nos gustaría).

FRB aliens 04

Otras noticias sobre... , ,