Las armas de plástico impresas en 3D ¿un nuevo terror?

Un juez de Estados Unidos impidió que se hiciera realidad una posible pesadilla para la seguridad ciudadana. La orden del juez bloqueó una página web en la que era posible descargarse archivos con diseños de armas. Esos diseños se podían convertir fácilmente en objetos reales con impresoras 3D… Cualquiera podría pues fabricarse un arma con este método. Incluso en un país tan liberal con este tema como Estados Unidos, existe gran polémica con esto. Porque las armas no tendrían números de serie, ni identificación del dueño, ni habría control sobre cuántas se harían. Veamos qué implicaciones puede tener este tema.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Armas de plástico: prohibidas

Hace ya muchos años se presentó el problema: la tecnología permitía fabricar armas en material plástico. A tal punto se vio que esto podía suponer un enorme riesgo, que se prohibieron en Estados Unidos. La ley original es de 1988 y se llama “Undetectable Firearms Act” (ley de las armas de fuego indetectables). La firmó en su día el Presidente Ronald Reagan: convertía cualquier arma de plástico en ilegal. Hace poco (2016) el Bureau interno dedicado (a alcohol, tabaco, armas de fuego y explosivos) renovó la ley, que sigue plenamente vigente.

Pistola de plástico y munición

¿Por qué? Hay un motivo obvio que es el primero que levantó las alarmas. La seguridad de muchos edificios, incluidos aeropuertos, se basa en los detectores de metal. Se da por hecho que un “riesgo” (arma) hará saltar esa alarma, ya sea arma blanca o de fuego. Con los cuchillos de cerámica (que no la harían saltar y no son menos peligrosos) todavía no se han “puesto”. Pero cuando empezó a haber en el mercado armas con componentes plásticos (la Glock austríaca fue popular por ello), la cosa cambió. Aunque ésa y otras tenían varias partes metálicas (como el mismo cañón, o la munición), leyes como ésa se generalizaron.

¿Es posible un arma sin nada metálico? Sí, y lo que es más preocupante, no es imposible que la munición tampoco sea metálica. Existen cartuchos con vaina no metálica hace mucho (los de escopeta sólo tienen la base metálica). Y existen proyectiles (la bala) plásticos de varios tipos y usos (caza o militar). Si se usan pistones y otros componentes metálicos es por comodidad, pues en caso “necesario” un terrorista podría encontrar otra solución.

Impresión 3D: cualquiera puede fabricar un arma

La polémica de Estados Unidos ha saltado porque la web DEFCAD quería publicar (o sea hacer públicos) archivos con diseños 3D de armas. Se trata de “kits” completos: se descarga el archivo y se imprimen las piezas en una impresora 3D doméstica. Luego se monta siguiendo las instrucciones y… ya tenemos un arma corta o larga en nuestras manos. Nadie sabe si hemos impreso y montado una o diez. Nadie sabe quién somos ni qué intenciones (o antecedentes) tenemos. Y, de entrada, la administración Trump no puso objeciones. Tras la decisión judicial y la polémica, se lo está pensando.

Fusil AR10 despiezado

Lo que defiende el creador de la web es que, si en Estados Unidos existe (relativa) libertad para tener armas… no debería impedirse el derecho del ciudadano a defenderse prohibiendo esta idea. La misma Asociación Nacional del Rifle ha visto con malos ojos esta idea, y así se lo han comunicado a Trump. Habrá intereses comerciales detrás, sin duda. Pero como a cualquiera les asusta pensar lo lejos que puede llegar eso. Aunque en ciertos círculos (como la red oscura) seguro que esto corre hace tiempo…

¿Armados y sin control? La munición será la clave

La visión de un arma suele generar miedo e inquietud a cualquier persona. Pero como sabe cualquiera que haya tenido o tratado con armas, las armas de fuego en sí, solas, son inofensivas. Hace falta munición, cargarlas: entonces la cosa cambia. Pero sin munición, es más peligroso un cuchillo: las armas blancas siempre están cargadas. Así pues, si al final esa web sale adelante, o si damos por hecho que “circulan” diseños de armas para impresoras 3D, la única forma de control pasará a ser de la munición.

Mecanismos de la pistola

Por desgracia en muchos países las armas están sujetas a controles más o menos estrictos, pero la munición no tanto. Incluso en España, donde en teoría está muy bien controlada. ¿Cómo es la ley española? Hace falta licencia de armas (personal) y “guía” (la documentación de cada arma) para comprarla, y hay límites de cantidad. Quien tiene una arma corta (licencia B) sólo puede adquirir 100 cartuchos al año y se marcan en la guía del arma. Un arma larga rayada (fusil o carabina) permite comprar hasta 1.000 cartuchos anuales, de nuevo controlados y sin poder acumular más de 200. Las largas de caza menor (escopetas) tienen más libertad (cartuchos ilimitados). Las armas de uso deportivo (licencia F) sólo pueden usar munición interna del campo de tiro. Pero la realidad es que se controlan menos que las armas en sí.

El caso americano

Detrás de la web DEFCAD está un grupo basado en Texas, Defense Distributed. Los encabezan Cody Wilson (fundador) y Josh Blackman, abogado del grupo. Al primero le podemos ver en sus vídeos. Son quienes opinan que debe liberalizarse más el acceso a armas gracias a la tecnología: el acceso universal a internet y las impresoras 3D. Cuando llegó el cierre judicial a la web, DEFCAD ya había liberado diseños de 10 armas, incluido un espectacular fusil AR-15. Versiones más antiguas de armas de DEFCAD están disponibles en internet, incluso en Pirate Bay. No hace falta irse a la red oscura siquiera… desde hace cinco años están ahí.

web defcad

Ocho estados americanos han apoyado o impulsado la prohibición: Washington, Connecticut, Maryland, New Jersey, New York, Oregon, Massachusetts, Pennsylvania, y Columbia. Otros veinte han mostrado su apoyo, con reservas al no tener clara aún la posición del Presidente. Wilson colgó este mensaje en su web tras el cierre: “este sitio, después de compartir legalmente sus archivos con el público gracias a una licencia del Departamento de Estado, ha recibido la orden de cerrar por un juez federal de Washington. Si quieres liberar la web, únete a nosotros”. Veremos cómo acabará este lío legal de Estados Unidos que puede tener muchas implicaciones fuera de su país.

Otras noticias sobre...