sorato

En el año 2011, un tsunami en las costas de Japón provocaron que cerca de 16.000 personas perdieran la vida, sin contar que numerosas ciudades vieron sus edificios reducidos a escombros. Durante el suceso, sin embargo, hubo algo que permaneció intacto, a pesar de la terrible magnitud del desastre natural. Se trataba de un astromóvil lunar, o rover, desarrollado por el laboratorio de Kazuya Yoshida en la Universidad de Tohoku en Japón. Este rover costó tan solo 22 libras, se trataba de una especie de escarabajo metálico que optaba al premio Google Lunar X de 20 millones de dólares.

Bienvenidos a ‘Pueblo Luna’

El robot pudo ser rescatado y ahora ha evolucionado a un aparato más sofisticado que, incluso, puede volar. La compañía encargada en desarrollarlo, iSpace, tiene entre sus propósitos principales, enviar los robots a la luna para ayudar a crear un asentamiento lunar permanente, creando un sistema único de comunicaciones entre la Tierra y la luna. Un robot con un peso de 3 kilos y medio, que se encuentra adosado a un tanque de fibra de carbono, ruedas similares a molinos de agua y cuatro cámaras que proporcionan una vista en 360 grados del entorno en el que se encuentre el robot. Poco a poco, ispace quiere que estos robots comiencen a construir la primera villa lunar de la historia, en la que las personas puedan incluso vivir (con instrumentación especial).

De entre los numerosos proyectos que ha habido y habrá para intentar consolidar una posible villa en la Luna, el de iSpace parece tener una base mucho más solida. Tienen los instrumentos, la inversión capital, un plan específico en esta dirección y un enorme respaldo internacional.

iSpace pertenecía, en primera instancia, a una organización llamada White Label Space: juntos participaron en el Google Lunar Prize X, en el que cada grupo debía enviar un artefacto a la Luna, que pudiese trasladarse 500 metros sobre su superficie y enviar fotografías y vídeos en alta calidad del paisaje lunar a la Tierra. Un concurso que, a día de hoy, aún no tiene resolución pues ha ido ampliando su fecha límite en varias ocasiones y que ahora ni siquiera dispone ya de premio en metálico. ¿Conseguirá iSpace colonizar, por fin, la Luna?

Otras noticias sobre...