Consejos a la hora de comprar una impresora

En su momento las impresoras revolucionaron el sector de la tecnología doméstica. Eso de tener un dispositivo que nos permitiera extraer toda la información del PC en papel de forma rápida y sencilla fue algo asombroso. Sobre todo para documentos de trabajo, estudios o incluso imágenes que queríamos conservar. Con los años han ido evolucionando. Hasta el punto que cada vez son más rápidas, precisas, económicas y disponen de funcionalidades adicionales, como pantalla táctil, escáner o conexión con el móvil. Si quieres cambiar de impresora o directamente nunca has tenido una y estás pensando en comprarla, presta atención. Te dejamos algunos consejos que deberías tener en cuenta antes de dar el paso.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

1. Decídete: ¿impresora láser o de tinta?

Antes de comprar una nueva impresora lo primero que tienes que tener muy claro es el uso que le vas a dar. Y es que no merece la pena gastar mucho dinero si realmente solo la quieres para imprimir de vez en cuando. Aunque cada vez podemos encontrar en el mercado impresoras láser a precios más económicos, por regla general están destinadas a un uso empresarial, en el que se suele realizar un volumen alto de impresiones. Por tanto, si a lo largo del mes calculas que puedes sacar unos 50-100 folios, quizá lo mejor es que te descantes por una impresora de tinta.

Brother DCP

Si este número está por debajo, elegir un equipo de tinta puede suponer una diferencia significativa, tanto a la hora de ahorrar en costes de impresión como en gasto de energí­a. Ahora bien, ¿cuáles son las diferencias? Básicamente, las impresoras láser suelen ser más rápidas y tienen una mayor calidad de impresión. Asimismo, los atascos de papel son menores y son más silenciosas. Claro que también suelen más caras en comparación. Un ejemplo de impresora láser a la que se puede recurrir si se busca un modelo económico es la Brother DCP-L2530DW. Su velocidad de 30 ppm asegura una impresión rápida, pudiendo añadir a su bandeja hasta 250 hojas para una mayor autonomí­a de papel.

2. Fíjate en el precio de los cartuchos

En algunas ocasiones nos fijamos en la impresora más barata, pero no nos damos cuenta de que a la hora de que se gasten los cartuchos puede ser peor el remedio que la enfermedad. Esto es debido a que su precio puede ser mucho más caro que la propia impresora en sí. En este sentido, puede ser una buena idea optar por modelos que pueden utilizarse con cartuchos de tinta compatible. El precio es bastante más barato, pero es cierto que presentan algunos riesgos. Para que te hagas una idea, algunos han llegado hasta estropear impresoras. Es un riesgo que quizá no merece la pena asumir por ahorrar unos euros.

Se suelen comercializar dos tipos de cartuchos: normales o de larga duración. Ten en cuenta que aunque los segundos son más caros en un principio, si te fijas en su capacidad acaban compensando. Eso sí, si solo vas a imprimir de vez en cuando, lo mejor es que te decantes por la capacidad estándar. Y es que la tinta se acaba secando si no la usas de forma regular, y es necesario limpiar los cabezales al volver a imprimir tras mucho tiempo sin hacerlo. Se trata de un proceso automático que gasta mucha tinta.

cartuchos

3. Elige una multifunción

Si no solo vas a imprimir, necesitas también escanear documentos o fotocopiar, te aconsejamos que te decantes mejor por una impresora mutifunción. Puedes encontrar de dos tipos: multifunción de inyección de tinta o multifunción láser. En el primer caso, del mismo modo que las impresoras de inyección de tinta, emplea cartuchos con tinta líquida que mezclan colores para obtener la gama deseada. La multifunción láser imprime en negro y hace uso de un tóner con tinta en forma de polvo.

Como es lógico, las ventajas de tener una multifunción son muchas. Las más destacadas son el ahorro de espacio, de costes y de energía. Además, no te creas que son muy caras. Para que te hagas una idea, la HP DeskJet 3720 se puede adquirir por unos 60 euros. Copia, escanea e imprime con inyección térmica de tinta a una velocidad de 8 páginas por minuto en negro y 6 páginas por minuto a color. Su capacidad mensual máxima de impresión es de 1.000 páginas.

multifunción

4. Mejor con pantalla

Si tienes la posibilidad de comprar una impresora con pantalla táctil no te lo pienses. El que disponga de una es mucho mejor a la hora de acceder a diferentes funciones, controlar los consumos o ver cierto tipo de información adicional. Todo se automatiza y se vuelve más sencillo si podemos ver en un pequeño panel táctil lo que estamos ordenando y haciendo. Estas pantallas son tan sencillas de usar como un móvil. Incluso, es posible que acepten la instalación de sus propias aplicaciones para realizar un gran número de tareas. Todo ello cómodamente desde el sofá.

5. Ten en cuenta la velocidad

En este apartado volvemos a insistir en que todo dependerá siempre del uso que se le vaya a dar a la impresora. Por tanto, si quieres una para que saque un gran volumen de folios al mes, no dudes en fijarte también en la velocidad. Por si no lo sabes, la velocidad de impresión se mide en ppm o páginas por minuto. Se trata de la cantidad de páginas que pueden imprimir en un minuto en determinadas condiciones. Además, las velocidades que suelen dar las empresas casi siempre son orientativas. Muchas veces la velocidad real suele ser bastante inferior. De este modo, no dudes en tener presente este dato a la hora de elegir un modelo u otro.

Igualmente, es recomendable ahorrar papel. No solo para nuestra economía, también por respeto al medo ambiente. Por tanto, eligir una impresora que imprima a doble cara es otro de los consejos básicos. Un ejemplo de esto último es la impresora láser profesional multifunción Brother MFC L9570CDW.

Noticias relacionadas

Otras noticias sobre... , ,