Las grandes empresas como Amazon, Google y Apple tendrán que pagar un nuevo impuesto con el que se podrán pagar las subidas de las pensiones en España.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Esa es la propuesta del ministro Montoro, que ha anunciado la creación de un impuesto específico que se aplicará sobre las ventas de las grandes empresas tecnológicas en nuestro país. Con este extra, el gobierno quiere financiar la subida de las pensiones prevista en 1.500 millones para este año.

Las tecnológicas pagarán el extra en las pensiones en España

Detrás de la idea para este impuesto está la Unión Europea. Desde hace ya bastante tiempo, la Comisión Europea ha criticado las condiciones especiales de estas empresas (Google, Apple y Amazon, entre otras), que tienen ingresos muy elevados pero pagan muy pocos impuestos.

Por ello, la Comisión Europea propuso que las empresas tecnológicas con más de 750 millones de euros de facturación anual estuvieran obligadas a pagar un impuesto extra de entre el 1% y el 7% de sus ingresos.

De este moda manera, el impuesto lograría generar hasta 5.000 millones de euros al año para los Estados de la Unión Europea. Se calcula que alrededor de 500 millones de ese total se tributen con el impuesto en España.

Gracias a ese extra de recaudación se podría contribuir a financiar la subida de las pensiones prevista para este año, según Montoro. Se prevé que la subida tenga un coste de 1.500 millones de euros en 2018 y de otros 1.800 millones en 2019.

impuesto empresas pensiones

Un impuesto para la empresas, no para el consumidor

El Gobierno ha explicado que esta nueva medida se aplica como un impuesto extra sobre los ingresos de cada empresa. Por tanto, no se trata de un impuesto directo sobre los consumidores ni sobre el precio de venta al público de los productos.

En palabras de Montoro, “Es un gravamen sobre grandes compañías digitales, son grandes empresas. Eso permitirá financiar mejor al Estado”.

El objetivo, siguiendo las directivas de la Unión Europea, es lograr que estos grandes grupos empresariales del sector tecnológico paguen más impuestos, de acuerdo con su elevado volumen de beneficios.