Cómo proteger tus datos bancarios al pagar online

Las compras online se han convertido en una actividad de lo más normal en la actualidad. Hasta el punto que muchos usuarios prefieren adquirir un producto a través de Internet que hacerlo en una tienda física. El precio y la comodidad son dos de las principales razones. Si bien hace unos años todos éramos más reacios a comprar online por desconfianza y miedo, ahora nos lanzamos de forma más rápida tarjeta en mano. No obstante, los peligros siguen siendo reales y las amenazas continúan acechándonos.

La mejor forma de realizar compras seguras por Internet es tener mucho cuidado con tus datos bancarios. Protegerlos es básico. Pero además, es necesario mantener la seguridad a raya durante todo el proceso. Desde que adquieres el producto, hasta que lo pagas y llega a tu casa. Te dejamos algunas recomendaciones básicas que no deberías pasar por alto al comprar online.

Compra desde tu ordenador personal

La mejor forma de proteger tus datos bancarios al comprar por Internet es que siempre realices las transacciones en tu propio ordenador. Evita hacerlas desde un ordenador público, ya que no puedes tener un control tan exhaustivo de la seguridad. En cualquier caso, si no tienes más remedio, nunca aceptes formularios en los que te animan a guardar tus datos en ese ordenador. Asegúrate de borrar siempre después el historial y que no hay nadie cerca mirando lo que haces en la pantalla.

antivirus app

Como decimos, siempre que te sea posible compra en tu ordenador o en un dispositivo de tu propiedad, ya sea una tablet o smartphone. Pero no basta solo con esto, tienen que estar bien protegidos para asegurarte de que no hay malware. Por tanto, ten instalado un antivirus, que esté activado y actualizado al día. Para PC hay programas como G Data Internet Security que mantendrán a salvo tu equipo. Este software cuenta con cortafuegos, detección de virus, así como protección proactiva (antes de que se conozca la amenaza) o un módulo para que estés protegido de los temidos troyanos bancarios. Para móviles y tabletas tienes muchas aplicaciones. Podemos destacar la solución de Bitdefender, la de G Data o Avast.

Ten una tarjeta aparte para transacciones online

Una buena idea para proteger tus datos y, además, aumentar la seguridad durante tus compras online, es tener una tarjeta aparte únicamente para realizar transacciones por Internet. De este modo, si ocurriera algo durante el proceso, o se quedaran con los números, no tendrías todo tu dinero en peligro. Asimismo, algunos bancos te permiten disponer de dos cuentas diferentes. Es el caso de ING. Puedes tener una cuenta ahorro en la que tengas metido todo tu dinero y una cuenta aparte, asociada a la tarjeta, a la que puedes ir pasando el dinero que vayas gastando. Este método también es bastante más seguro.

pagos online

Por otro lado, si no quieres tener una tarjeta más, y en las dos cuentas necesitas tener dinero, otra opción es que limites el gasto de tu tarjeta de crédito o débito. Algunos bancos te dan esta opción para que una vez que hayas pasado de esa cantidad se desactive y se quede inoperativa.

Paga a través de PayPal

Si tienes miedo a que te roben tus datos bancarios o que hagan un uso indebido de ellos, lo mejor es que todas tus compras las hagas a través de PayPal. Este servicio protegerá tus datos y te dará la opción de que compres con total confianza y seguridad. Y es que si no recibieras el artículo adquirido, podrías presentar una reclamación, solicitando que te devuelvan el dinero invertido. Por otro lado, también estarás protegido en el caso de que el producto que recibas no coincida con la descripción del vendedor. Con PayPal puede comprar con la máxima seguridad sin que se comparta la información financiera confidencial con los vendedores. Asimismo, tendrás la tranquilidad de que tu privacidad queda a salvo de transacciones no autorizadas y de operaciones fraudulentas.

Comprueba que navegas en un protocolo seguro

Cuando vayas a hacer un pago online, otra forma de proteger tus datos es asegurarte de que estás navegando en un protocolo seguro. Para ello, fíjate en la barra de navegación y comprueba que la dirección lleva el protocolo «https». También verás el icono de un candado, que te advierte que la web está protegida ante amenazas. Y es que, con el protocolo «https» es mucho más complicado que alguien intercepte la información y acceda a ella sin permiso.

compras seguras

Guarda todos los recibos

Igual que deberías hacer cada vez que compras un producto en una tienda física, te recomendamos que siempre guardes todos los movimientos y transacciones que realices al comprar online. Piensa que así, en caso de que ocurriera algo, tendrías un justificante a entregar en tu banco o en la tienda virtual que hayas comprado. Asegúrate de que todos los comprobantes incluyan la descripción y el precio del producto, así como la fecha y datos del vendedor o tienda. Guarda, además, todos los mensajes de correo electrónico que intercambies con el vendedor, por lo menos hasta que recibas el artículo y veas que todo está en perfecto estado.

Informa de cualquier fraude

Si no has puesto toda la carne en el asador, no has protegido como es debido tus datos bancarios, y has sido víctima de una estafa o fraude online, lo principal es que informes en la Oficina de Seguridad del Internauta. También puedes hacerlo en tu oficina de atención al consumidor más cercana. Así, podrán tomar las medidas oportunas para que esto no vuelva a suceder. En cualquier caso, te aconsejamos que antes de dar este paso intentes resolver el problema con el vendedor. Aunque no lo creas, la mayor parte de las veces es la propia tienda la que está dispuesta a buscar una solución.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,