La historia de David Aguilar, el joven que creó un brazo prostético con Lego

Esta es una historia que emociona a cualquier fan de la tecnología, pero en el fondo, a cualquiera que siga creyendo en la capacidad de autosuperación de las personas. Su protagonista es David Aguilar, un joven andorrano que ahora cuenta con dieciocho años. En ese tiempo, se ha convertido en un inventor  muy especial, al construirse un brazo prostético con piezas de Lego.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Precoz y disciplinado

David creció con una malformación en su brazo derecho, y su mano quedó reducida a un pequeño muñón. Pese a los problemas que eso le podía suponer, ya no solo en cuestión de movilidad, sino a la hora de enfrentarse a la crueldad de muchos niños, David tenía muy claro que no se iba a hundir.

Obsesionado con las figuras Lego, su juguete favorito, a los nueve años, construyó su primera prótesis. Todavía poco práctico, pero ya mostraba unas aptitudes creativas latentes. Lo mejor estaba por venir.

MK1 y MK2

No fue hasta 9 años después cuando David se puso a trabajar en una versión más seria de su proyecto: MK1. El primer brazo completo con articulación prensil estaba construido con Lego Technic, la parte más sofisticada de Lego que recuerda a los clásicos Mecano. Este modelo tenía bastante aguante, le permitía hasta hacer flexiones.

David tardó tan solo cinco días en montar el Mk1. Viendo el tremendo éxito, se planteó dar un paso más y crear un modelo más avanzado: así nació el MK2. A través de una batería, esta prótesis permite automatizar movimientos, haciendo ciertos procesos, como la carga de objetos, más sencillos.

Y así vive hoy sus días David Aguilar: con un brazo robótico hecho con Lego que le permite recuperar la movilidad perdida en la mano. Compagina sus estudios con la afición por mezclar música EDM (su nombre de DJ es Hand Solo). En su Instituto, no es un chico más: es un ejemplo de inteligencia y tenacidad.

David no ha dejado de aceptarse como es, tan solo ha utilizado sus conocimientos para hacer su vida más fácil, y todo con piezas que se pueden comprar en tiendas de juguetes. Le deseamos mucha suerte, y esperamos saber más de él cuando construya el MK3, si llega a ocurrir. ¿Se lanzará tal vez a crear un modelo con mano completa?

Otras noticias sobre... ,