Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva, la hemos probado

El Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva es uno de los mejores televisores de 2017. Dentro de la nueva serie 8 QLED Ultra HD de Samsung es un hermano menor si miramos el tamaño. Y es que sus 55 pulgadas quedan por detrás de los modelos grandes de 75” y 65”. Sin embargo, en lo referente a la calidad de imagen, opciones, sonido y prestaciones, el Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva es un televisor que cubrirá completamente las expectativas de cualquiera de nosotros. Y lo mejor es que,  a pesar de pertenecer a la élite de las pantallas de este año, tiene un precio relativamente asequible (2.700 euros) para un televisor de estas caracterí­sticas.

Después de probarlo durante un mes pienso que es uno de los mejores televisores del mercado. Ofrece una nitidez en las imágenes espectacular gracias a la tecnologí­a QLED y a la consecución de un brillo de hasta 1.500 nit. Esto le permite mostrar el 100% del espacio de color DCI-P3, HDR10+ y certificación Ultra HD Premium.

 

A la calidad de la imagen debemos sumar un aceptable sistema de audio integrado de 60 W. Sin olvidar el diseño sobrio y elegante, sin marco, y 360º, que la hace perfecta para cualquier entorno. Otro punto interesante para muchos es su diseño de pantalla curva que contribuye a crear una sensación más inmersiva.

Ficha técnica Samsung QLED Q8C

Diagonal Disponible en 55, 65 y 75 pulgadas
Resolución y tecnologí­a 4K UHD, HDR 1500, 3200 PQI, Supreme UHD Dimming, Precision Black Pro, Peak Illuminator Pro
Tipo de panel QLED (LCD con iluminación LED)
Procesador Q Engine
Dimensiones 55 pulgadas: 122.53 x 79.02 x 30.08 cm (con soporte)
65 pulgadas: 144.19 x 91.85 x 37.51 cm (con soporte)
75 pulgadas: 166.50 x 104.92 x 43.31 cm (con soporte)
Peso 55 pulgadas: 23.2 kg (con soporte)
65 pulgadas: 30.2 kg (con soporte)
75 pulgadas: 45.2 kg (con soporte)
Soporte Media Luna de Acero Inoxidable, Posibilidad de soporte de pared No Gap
Sistema operativo Tizen OS (rediseñado)
Apps YouTube, Netflix, Wuaki, Plex, Reproductor multimedia, Google Pelí­culas, Juegos, Steam, HBO, Amazon Video, Spotify, TV Plus
Control Mando a distancia One Remote, App móvil
Sonido 4.2 canales con 60W de potencia, compatible con: DTS, Dolby Digital Plus, Multiroom Link y Audio Bluetooth
Conexiones 4 HDMI HDCP2.2, 3 USB, Ethernet, Salida audio digital óptica, Doble sintonizador, CI
Conectividad inalámbrica WiFi 802.11ac y Bluetooth v.4.1
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 55 pulgadas:  2.700 euros
65 pulgadas: 3.700 euros
75 pulgadas: 6.000 euros

Diseño

El Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva tiene un diseño metálico sobrio y elegante. El panel curvo ocupa la totalidad de la pantalla, ya que es un televisor sin marco. Con la excepción, eso sí­, de las finí­simas lí­neas grises en los bordes de la carcasa trasera. La parte posterior del televisor, de color gris, sigue la atractiva lí­nea estética del aparato. Y es que Samsung ha diseñado este modelo para que encaje en cualquier entorno. Por lo que, pegado a la pared o en mitad de la habitación, lucirá igual de bien. A esto también contribuye el sistema para disimular el cableado, que lo hace prácticamente imperceptible.

Por lo demás, el televisor tiene unas dimensiones de 1225,3 x 705,7 x 90,8 milí­metros. Como vemos, se trata de una pantalla muy fina. Su peso es de 20 kilogramos sin el soporte, y de 23,2 kg con el soporte. Mientras que la curvatura de la pantalla es de 4.200R.

Galerí­a del diseño de Samsung QLED 55” Q8

En cuanto a la instalación fí­sica, el Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva se puede colocar en la pared o sobre un soporte. Aunque ninguna de las dos opciones es compleja, la instalación en el muro de tu habitación llevará más tiempo y será más aparatosa. Nosotros hemos optado por la segunda posibilidad, mucho más sencilla.

En este sentido, Samsung presume de que su montaje no llevará al usuario más de 15 minutos. Nuestra experiencia personal lo corrobora. En desembalarlo, extraerlo y montarlo tardamos alrededor de diez minutos. Eso sí­, tuvimos algunos problemas a la hora de sacarlo de la caja dado su tamaño. Por lo que, si decides comprarlo, recomendamos que despejes la estancia en la que vas a instalarlo, para un montaje más cómodo y sencillo.

One Connect, una conexión para dominarlas a todas

Con el televisor viene su dispositivo One Connect, el concentrador de puertos multifuncional de Samsung. A través de él se conecta cualquier otro aparato a la televisión. Además, es el que le sirve a la Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva de receptor TDT.

One connect

Uno de los aspectos que más nos ha gustado es que la conexión entre One Connect y Samsung QLED se lleva a cabo mediante un cable gris finí­simo. Éste tiene hasta cinco metros de longitud y viene enrollado en una ruleta que permite recogerlo o extenderlo a placer. De esta manera podrás adaptarlo a tus necesidades sin que lo que sobra moleste.

Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva, la hemos probado 1

 

Esta conexión, además, resulta prácticamente invisible en cualquier situación, haciéndola perfecta para una decoración sin cables. Y simplifica enormemente la comunicación entre la mayorí­a de dispositivos, incluyendo el TDT, y el televisor.

QLED

El concentrador de puertos hace posible que el panel sólo tenga dos conexiones. La alimentación y el cable gris que enlaza el Samsung QLED 55” Q8 con su One Connect. Además, este último modelo incorpora una alimentación propia, a diferencia del anterior, que obtení­a su energí­a a través del televisor. Por lo demás, la caja sigue siendo de aluminio cepillado negro y no tiene ventiladores. Esto asegura una total ausencia de ruido.

LED

En cuanto a las conexiones, encontramos cuatro entradas HDMI 2.0 con soporte 4K a 60p, HDR y HDCP 2.2. Además de tres puertos USB, un doble sintonizador y conexión Ethernet. Y, por supuesto, receptor WiFi.

Soporte

El soporte nos ha sorprendido bastante y merece mención aparte. Porque lo primero que piensas cuando lo ves es que no va a aguantar el peso de un televisor de 20 kilogramos. Pero vaya si lo hace.

Nos ha gustado lo bien disimulados que quedan los tornillos. En la parte trasera del Samsung QLED 55” Q8 hay dos cavidades rectangulares. En una se acoplan tanto los cables del One Connect como el de alimentación. Mientras que en la otra se fija el agarre del soporte. Una vez está todo colocado, dos tapas se colocan mediante presión en la superficie trasera del televisor. Así­, todos los elementos que pueden afearla quedan ocultos a la vista.

Soporte

En cuanto al soporte en sí­, tiene como base una especie de media luna fina y alargada de acero inoxidable con un toque cromado. De ella parte un brazo que prolonga su superficie, dándole más estabilidad y conectándolo con la pantalla. Lo más curioso es que podremos introducir los cables en este soporte para que no queden sueltos. De esta manera, el cableado pasara directamente del panel a la parte trasera del mueble. Así­ quedarán completamente disimulados.

Además, si la peana que viene de fábrica no nos convence, Samsung nos ofrece otras posibilidades. Así­, encontramos la Peana Studio, que a modo de caballete nos permite colocar el televisor directamente en el suelo. También podemos optar por la Peana Tower, de forma cilí­ndrica que ofrece mayor sensación de seguridad y casa a la perfección con el diseño depurado del Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva.

Una pantalla de ensueño

Mejor que la realidad. Simple y llanamente, porque la imagen que ofrece el Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva es espectacular. Gracias a la tecnologí­a QLED, este televisor es capaz de alcanzar un brillo de 1.500 nits y reproduce el 100% del color con cualquier nivel de brillo. Además, mejora los ángulos de visión, con lo que evita la distorsión de colores si lo vemos de lado.

Otro aspecto destacable en esta pantalla es que ofrece una luminosidad y calidad excelentes con cualquier luz ambiente. La tecnologí­a QLED de Samsung ha mejorado mucho la calidad del contraste con altas luces externas. Esto hace que podamos disfrutar de la máxima definición también durante el dí­a.

Por otra parte, el televisor tiene un panel de 10 bit y los sistemas Precision Black Pro y Ultra Black. La función de estos sistemas no es otra que la de conseguir negros más profundos y una mayor eficiencia energética. Fue precisamente en los negros de la pantalla donde encontramos unos de los pocos problemas de este televisor.

Netflix

Percibimos que en las sombras y en las partes oscuras de la pantalla el color sufrí­a una pequeña distorsión. Ésta provocaba la aparición de unas leves manchas que afeaban la imagen. Esto se debí­a a la configuración de fábrica del modo de imagen. En nuestro caso la profundidad de los negros mejoró al ponerlo en modo “Pelí­cula” y calibrando la imagen a partir de él. Para ello basta con ir a Configuración rápida/Modo de imagen/Pelí­cula.

Más allá de este pequeño inconveniente, pocos peros más se le pueden sacar a esta pantalla. Y es que a los elementos ya mencionados debemos sumar el nuevo procesador Q Engine. Este chip es, según Samsung, un 30% más rápido que sus versiones anteriores. Lo que quiere decir que, sumado a los nuevos algoritmos de procesado de imagen más eficientes, ofrece una calidad de visionado sin rival.

Todas estas caracterí­sticas han permitido a esta gama de televisores obtener la certificación Ultra HD Premium de la UHD Alliance. Además, también soporta los formatos HDR10+ y HLG.

Calidad de la imagen en los distintos canales

Lo primero que hicimos al instalar el televisor fue echar un vistazo a los canales de TDT. Una pena que los canales por antena convencional todaví­a no se hayan actualizado a la definición 4K.  No fue hasta que probamos aplicaciones con calidad UHD cuando disfrutamos de toda la potencia de la pantalla. Esto se debe a que la mayorí­a de los canales de la televisión digital terrestre ofrecen alta definición comprimida. Es decir, una resolución y calidad que podemos tildar de mediocre. Aquí­, la diferencia con respecto al contenido de Netflix o HBO es importante. Pese a ello, la potencia del Samsung QLED 55” Q8 hace que la calidad de todos resulte más que aceptable.

TDT

Pero es en contenidos 4K donde este televisor muestra todo su potencial. Nosotros lo hemos probado especialmente con las aplicaciones Netflix y HBO. En este sentido, la calidad de la imagen ha sido fantástica en series con buena fotografí­a. Desde los oscuros callejones del Birmingham de Peaky Blinders a sus luminosos exteriores, la nitidez y la profundidad de la imagen ha sido en todo momento fantástica. Con otras series, como True Detective o Westworld, y distintas pelí­culas, el resultado ha sido el mismo.

Series en HD

Otro apartado donde brilla la pantalla de este Samsung es al reproducir pelí­culas compatibles HDR. Gracias a su tecnologí­a, hemos disfrutado de imágenes impresionantes, en especial en las pelí­culas y series más coloridas.

Buena calidad de sonido

El Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva posee un sistema de altavoces integrado de 4.2 canales capaz de alcanzar los 60W. El problema del sonido en todos los televisores delgados es que no hay suficiente espacio para colocar buenos altavoces de graves. Por eso siempre es recomendable completar cualquier pantalla con un equipo de cine en casa ya sea de cajas separadas o en forma de barra de sonido. A pesar de lo dicho, este modelo concreto juega muy bien con los espacios para ofrecer un sonido más que decente. Un sonido que, nunca nos cansaremos de decirlo, mejora sensiblemente cuando lo complementamos con cajas externas.

Además, si queremos dar prioridad a algunos canales sobre otros, podemos hacerlo eligiendo el modo de sonido adecuado. Basta con ir al menú Configuración rápida de la barra inferior y después Modo de sonido. Ahí­ encontramos las opciones Estándar, Optimizado y Amplificar. Estándar es la que viene de fábrica y ofrece una buena calidad en la mayorí­a de las situaciones. El Optimizado da un sonido más contundente. Amplificar, por su parte, ofrece unos diálogos más ní­tidos al amplificar el canal central.

Navegación sencilla, fluida e intuitiva

Samsung ha seguido apostando para su gama renovada de Smart TV por el sistema Tizen. En este caso se materializa en un mando sencillí­simo e inteligente que abre un menú muy intuitivo. Este Q8 mantiene el funcionamiento del menú en forma de barra situado en la parte de abajop de la pantalla (Smart Hub). Así­, en esta Smart Hub encontramos las distintos iconos que ofrecen una navegación simple y operativa.

Para hacer más fácil la cosa, el Samsung QLED 55” Q8 trae de serie algunas de las apps más populares del momento. Netflix, HBO, Amazon Ví­deo o Youtube se encuentran ente ellas. Además, podemos moverlas sobre la propia barra de menú para colocar en las primeras posiciones las que más usemos.

Por otra parte, si no encontramos la aplicación que estamos buscando entre las ya instaladas, podemos instalarla nosotros mismos. Basta con ir a la ventana APPS del Smart Hub y descargar la que queramos. En este sentido, podemos tanto buscarla por su nombre como hacerlo a través de los menús Selección del editor, Más populares o Géneros, entre otras. Como en cualquier dispositivo.

App

Al pasar por encima de cada una de las ventanas de las aplicaciones, se abrirá un submenú superior. En él se desplegarán más opciones internas de la propia app. Así­, por ejemplo, si pasamos por la aplicación de Netflix, se abrirá un menú en el que podremos elegir seguir viendo directamente el capí­tulo que dejamos a medias, o continuar con la temporada, sin tener que entrar en la aplicación. En algunos casos, además, también aparecen sugerencias relacionadas con tus gustos.

Una de las muchas ventajas de este televisor es que, al ser Samsung, tiene un catálogo de aplicaciones inmenso. Además de las más comunes, se pueden encontrar todas las aplicaciones de los canales de la TDT, como A3Player, MiTele o RTVE. Y apps exclusivas como HBO o GameFly.

Una gozada para los gamers

Todos los aspectos ya comentados también convierten al Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva en un televisor idóneo para videojuegos. Y más si tenemos en cuenta que consolas como la Xbox One X ya reproduce gráficos en 4K. Por lo tanto, los gamers que quieran disfrutar de todo el potencial gráfico de sus videojuegos encontrarán en esta pantalla un aliado inmejorable.

Samsung QLED juego

Además, su tamaño y curvatura ofrecen una profundidad que hará la experiencia jugable mucho más inmersiva. Por no hablar de que la tecnologí­a de su pantalla la hace perfecta para varios jugadores. Pues, como hemos comentado con anterioridad, la calidad de la imagen se mantiene desde multitud de ángulos de visión. Así­ que un “es que se ve mal” ya no será excusa cuando pierdas una partida contra tus amigos.

Otro aspecto importante para los jugadores es que estas pantallas no sufren “quemados”. Es decir, cuando una parte de la pantalla está fija mucho tiempo, los pí­xeles de esa zona no quedan dañados. Esto suponí­a un problema en la parte en la que se suelen colocar los marcadores y otros elementos fijos de algunos videojuegos. Porque, además, los pí­xeles dañados destacan mucho más a la hora de jugar. Sin embargo, en la tecnologí­a QLED esto no se da. Como cada pí­xel es un punto de luz, su vida útil cambiará en función del uso. Por lo tanto, cuando no brille tanto como sus vecinos porque ha estado más tiempo iluminado con una imagen fija, tendremos una retención visible.

Mayor sensación de control directo

La latencia también es una caracterí­stica destacable de este televisor. Se trata del tiempo desde que damos una orden en el mando hasta que se ejecuta en la pantalla. Cuando mayor sea ésta, más alta será la sensación de control directo que tenemos sobre el videojuego. Por eso, Samsung ha apostado fuerte por mejorarla. Y ha conseguido que esta gama tenga una de las latencias medias más bajas del mercado. Ya que ronda los 20 – 25 milisegundos en modo Game.

Este modo optimiza la respuesta de la pantalla cuando se conecta una consola u ordenador al televisor. Porque desactiva los procesos habituales y le otorga el control directo del panel al dispositivo conectado. De este modo, la relación es más directa y optimiza la latencia.

Samsung QLED gamer

Por último, es importante destacar la calidad de color del Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva en videojuegos. Porque, pese a que ya hemos contado sus bondades en este sentido, la gama cromática de los juegos no es la misma que la de pelí­culas, series o programación de televisión. No obstante, su capacidad para pintar todos los colores con cualquier nivel de brillo y saturación es ideal para las imágenes sintéticas de los juegos.

One Remote, un mando reducido a su mí­nima expresión

Uno de los aspectos que más llamará la atención a los nuevos usuarios de las Smart TV de Samsung será su mando. El denominado One Remote es ligero, minimalista y elegante. Apenas cuenta con diez botones, un número más que suficiente para ofrecernos un servicio completo.

A diferencia del modelo anterior, en negro, éste tiene un acabado en gris a juego con el televisor. El modelo de 2017 también es menos pesado. Por lo demás, la distribución de los botones es la misma y también conserva el micrófono para control de voz. Éste es muy útil para búsquedas, pues escribir a mano con este mando es lento y tedioso. Sin embargo, la precisión a la hora de captar las palabras aún debe mejorar.

En la parte posterior tiene un botón que, al pulsarlo, permite abrirlo para acceder a las pilas. En cuanto a la parte frontal, está dominada por un gran cí­rculo para movernos por los menús y un botón central para seleccionar. Por encima de éste se sitúan los botones de Encendido/Apagado, menús de números y colores. En la parte inferior encontramos los botones de Atrás, Home y Play/Pausa. Por debajo de ellos están los de ajuste de audio y EPG.

Galerí­a de One Remote

Si es la primera vez que te enfrentas a un One Remote, el botón de audio te puede traer algún que otro quebradero de cabeza. Y es que al pulsarlo tan sólo activamos el Mute. Para subir o bajar el volumen debemos empujarlo hacia arriba o hacia abajo. Algo que, a primera vista, no parece posible.

Más allá de todo esto, el One Remote tiene una caracterí­stica muy interesante: sirve de control remoto universal. Cuando conectamos un dispositivo al One Connect, el televisor carga los códigos de control y podremos controlarlo con el mando de Samsung. Para subir o bajar el volumen debemos empujarlo hacia arriba o hacia abajo. Además, al conectar cualquier aparato, el Samsung QLED 55” Q8 lo reconoce automáticamente y lo incluye en la Smart Hub. De esta manera, podemos encontrarlo en la barra del menú principal de una forma rápida y sencilla. Lo veremos en la pantalla con el nombre del dispositivo.

Conclusiones

Tras casi un mes conviviendo con el Samsung QLED 55” Q8 de pantalla curva podemos afirmar que se trata de uno de los mejores televisores del mercado. Por diseño, prestaciones y calidad de imagen, pocos pueden competir con él. Y más si tenemos en cuenta que su precio, 2.700 euros, es alto pero no descabellado. Porque desde luego los vale.

Este televisor combina unas enormes prestaciones con una estética elegante y minimalista. Es, en pocas palabras, todo pantalla. Su diseño encajará seguro en la decoración de cualquier estancia y la ausencia casi total de cables es una gozada. En especial para los usuarios que decidan colgarlo en la pared.

En cuanto a la calidad de la imagen, quedamos anonadados. La profundidad y variedad de colores es una delicia. Y, gracias al brillo que permite la tecnologí­a QLED, su viveza es impresionante. En este apartado tan sólo podemos quejarnos de la profundidad de los negros. Pero, como dijimos, esto se soluciona casi por completo poniendo el modo Cine y ajustando los parámetros a partir de él.

Tampoco podemos olvidar la perfecta visualización con cualquier tipo de luz ambiente. Ni la mejora en los ángulos de visión.

La navegación por sus menús es sencilla e intuitiva. Y la cantidad y variedad de aplicaciones imbatible por otras marcas. El hecho de tener HBO (pese a los fallos propios de la app) es un punto muy a favor de cualquier televisor Samsung.

Además, One Connect y One Remote suman sencillez y elegancia a las buení­simas condiciones técnicas y diseño minimalista. Si a todo esto le añadimos que su precio, aunque alto, es justo a tenor de las prestaciones que ofrece y no es desorbitado para el bolsillo del consumidor medio, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que nos encontramos ante uno de los mejores televisores LED que podemos comprar hoy en dí­a.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,