48 horas con el nuevo iPhone X, primeras impresiones

El pasado viernes se puso a la venta el iPhone X en muchos paí­ses, entre ellos España. El terminal que celebra los 10 años del iPhone ha creado una gran expectación, ya que llega cargado de novedades. Tenemos un cambio de diseño total, con una parte delantera en la que todo es pantalla. Pero también un nuevo sistema de identificación que utiliza la cara en lugar de la huella dactilar. Incluso incluye una cámara principal mejorada. A todo ello hay que sumarle algunas novedades que ya vimos en el iPhone 8, como la trasera de cristal, la carga inalámbrica o el nuevo chip A11 Bionic.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

En definitiva, un nuevo iPhone que muchos consideran revolucionario. En Tuexperto.com estamos preparando una gran análisis del terminal para contaros todos los detalles. Pero para ir abriendo boca os queremos transmitir nuestras primeras impresiones tras pasar 48 horas con el iPhone X.

iPhone X, primera impresión al sacarlo de la caja

El packaging del iPhone X es muy similar al que hemos visto en otros iPhone. Una caja blanca en la que simplemente pone iPhone. Aunque en esta ocasión tenemos una foto del terminal en la parte superior de la caja.

primeras impresiones iPhone X caja

Al abrir la caja encontramos el tí­pico “sobre” con la documentación y el iPhone. Bajo éste encontramos el cargador y los auriculares. Nada nuevo en este aspecto.

Para poneros en situación, venimos de utilizar en nuestro dí­a a dí­a un iPhone 7 Plus. Al coger el terminal por primera vez nos llama la atención su peso. La sensación es de estar ante un terminal pesado. Y es curioso, porque el iPhone X tiene un peso de 174 gramos, mientras que el iPhone 7 Plus tiene un peso de 188 gramos. Sin embargo, su menor tamaño da la sensación de un dispositivo más robusto.

Por lo demás, el diseño del terminal es realmente impresionante. El marco de acero cromado llama poderosamente la atención, recordándonos mucho al acabado acero del Apple Watch. Su trasera en cristal es más elegante que la de aluminio de los iPhone anteriores. Sin embargo, quizás sea algo que sorprenda menos, al haberlo visto ya en muchos móviles Android.

primeras impresiones iPhone X trasera

Al encenderlo por primera vez tenemos una sensación extraña. Se hace muy raro tener una pantalla de 5,8 pulgadas en un terminal que ocupa prácticamente lo mismo que el iPhone 7 de 4,7 pulgadas. Tras pasar varios años con las versiones Plus del iPhone 6 y iPhone 7, cuesta acostumbrarse a este cambio.

La pantalla es sencillamente espectacular. Ya hablaremos más profundamente sobre su tecnologí­a OLED y sus posibles problemas, pero la primera impresión no puede ser mejor. La pantalla del iPhone X muestra unos colores vivos, con unos negros profundos que ayudan a conseguir un contraste casi infinito.

Además del cambio al panel OLED, el iPhone X incluye tecnologí­a True Tone. Es decir, la pantalla ajusta sutilmente el balance de blancos para adaptar la temperatura de color a la luz que nos rodea. La idea es conseguir una imagen de más calidad y una menor fatiga visual. Y, sinceramente, se nota. Por ejemplo, si tenemos el terminal cerca de una luz amarilla, la pantalla cambia a un tono más cálido para mejorar la visualización.

primeras impresiones iPhone X notch

¿Y qué pasa con el “notch” o isla? Tras la presentación del iPhone X muchos criticaron la pequeña “isla” que tiene la pantalla para albergar las cámaras frontales. Es cierto que al principio la mirada se va un poco hací­a esa zona, pero nos ha durado unos minutos. Tras un rato de uso la isla ya no molesta, ni nos daremos cuenta de que está.

Aprendiendo a usar el iPhone otra vez

El cambio de diseño del iPhone X nos obliga a aprender de nuevo cómo utilizar nuestro iPhone. Al menos lo que solí­amos hacer con el botón Home de los iPhone anteriores.

Así­ pues, para ir a la pantalla de inicio tendremos que deslizar el dedo desde la parte inferior hacia arriba, como si “lanzáramos” la aplicación.

Para abrir la multitarea, tenemos que deslizar hacia arriba y mantener el dedo. Así­ veremos las aplicaciones abiertas. Sin embargo, no nos ha gustado demasiado la forma de cerrarlas. En lugar de “lanzarlas” hacia arriba, tendremos que mantener pulsado sobre ellas hasta que aparezca un sí­mbolo rojo en la esquina izquierda. Entonces desde aquí­ podremos cerrarlas. Es algo más lento que en los otros iPhone.

Ahora para mostrar el centro de control tendremos que deslizar hacia abajo desde la esquina superior derecha. Y para mostrar las notificaciones, lo mismo desde la esquina superior izquierda.

Si queremos invocar a Siri sin llamarlo con la voz, tendremos que mantener pulsado el botón lateral de la parte derecha (mirando el terminal de frente).

Por último, si queremos utilizar Apple Pay, tendremos que pulsar dos veces el mismo botón lateral. Una vez abierto Apple Pay tendremos que identificarnos con Face ID.

Adiós Touch ID. Hola Face ID

primeras impresiones iPhone X Face ID

Otra consecuencia del cambio de diseño es la eliminación del Touch ID, el lector de huellas dactilares. Aunque Apple podrí­a hacer decidido colocarlo en la parte trasera, prefirió cambiar el sistema de identificación. Ahora nos identificamos con la cara.

El nuevo sistema Face ID utiliza la cámara TrueDepth para proyectar y analizar más de 30.000 puntos invisibles, creando así­ un mapa de profundidad detallado de nuestra cara. En configurarlo tardamos menos de lo que se tardaba en configurar el Touch ID. Simplemente tendremos que colocar la cara en el centro y dibujar un cí­rculo. Esta operación la repetiremos dos veces. Y listo, ya lo tendremos preparado.

¿Y qué tal funciona? En general, bastante bien. Al coger el móvil y mirar a la pantalla veremos un candado en la parte superior que se abre. Ya lo tenemos desbloqueado. Sin embargo, para ir a la pantalla de inicio tendremos que deslizar el dedo de abajo hacia arriba. Esto no sucedí­a con el Touch ID, con el que directamente se abrí­a la pantalla de inicio del terminal. Al principio cuesta acostumbrarse y más de una vez nos hemos quedado esperando a que nos mostrara la pantalla de inicio.

primeras impresiones iPhone X desbloqueo

En cuanto a su funcionamiento, en la mayorí­a de ocasiones ha sido perfecto. Aún así­, hemos tenido algunas incidencias. Por ejemplo, la primera vez que configuramos Face ID lo hicimos con las gafas puestas. Al rato descubrimos que, quitándonos las gafas, habí­a situaciones en las que no nos identificaba. Así­ que lo volvimos a configurar sin las gafas. Al hacerlo, ya nos identifica con y sin gafas. Incluso funciona sin luz.

Sin embargo, hemos descubierto una situación en la que no funciona. Y no es otra que tumbados en la cama. Si intentamos desbloquear el terminal tumbados en la cama y sin luz, ya sea con o sin gafas, nunca nos ha funcionado. Quizás sea porque al estar tumbados la cara se deforma algo, pero es la única ocasión en la que hemos tenido que recurrir al código de desbloqueo. Por otro lado, también hemos sufrido algunos fallos en la identificación, muy esporádicos. Seguiremos haciendo pruebas para contároslo en el análisis a fondo.

De momento esto es lo que más nos ha llamado la atención en los primeros dí­as con el iPhone X. Como decí­amos, estamos preparando un completo análisis en el que os hablaremos sobre las cámaras, la duración de la baterí­a, los animoji, su rendimiento y mucho más. ¡No os lo perdáis!

Otras noticias sobre... , ,