Traductor de Google vs ili Wearable Translator, ¿cuál es más útil para viajes?

Pongámonos en situación. Viajamos a un paí­s extranjero del que no dominamos su lengua. No hay problema puesto que ya hemos reservado el viaje y el hotel. Pero ¿cómo nos comunicamos al llegar allí­? ¿No saber inglés o cualquier otro idioma hablado internacionalmente es un problema? Pues no. Ya no. Ahora disponemos de herramientas turí­sticas de lo más interesantes. Aquí­ vamos a ver en detalle el Traductor de Google contra el dispositivo ili Wearable Translator.

App contra aparato

A la hora de hacer una maleta, hay algo que nunca falla. El móvil va donde nosotros vayamos. Incluso aunque pierda toda su inteligencia por carecer de conexión a Internet allá donde vamos a viajar. Sin embargo, también es una cámara de fotos, puede contar con información del lugar previamente descargada y sí­, también actúa como un traductor. Al menos si se utiliza la aplicación Traductor de Google. Por tanto, es un imprescindible de los viajes. Una herramienta polivalente que nos sacará de más de un apuro. Así­ que una aplicación más no ocupa espacio en la maleta y puede ayudarnos en el dí­a a dí­a durante el viaje.

Claro que la cosa cambia si hablamos de un dispositivo extra. En el caso de ili Wearable Translator no es un cacharro especialmente grande. Sus medidas de 120 x 32 milí­metros y su anchura lo hacen portable. Pero hay que cargar con ello y no perderlo de vista durante el viaje. Así­ que cuenta como un añadido que hay que llevar encima para conseguir comunicarse, sin que su presencia pueda ofrecer otras soluciones extra más allá que la de traducir frases.

ili wearable translator

Sin conexión a Internet

Este es el punto clave para definir cuál es la mejor herramienta de traducción para viajes. Por un lado tenemos ili Wearable Translator, que no necesita ningún tipo de conexión. Toda su tecnologí­a es interna, y carga con los diccionarios y recursos suficientes para llevar a cabo su trabajo sin datos de Internet ni conexión WiFi de ningún tipo. Es, por tanto, una herramienta realmente eficaz en estos casos.

Por otro lado tenemos el Traductor de Google, con un funcionamiento mixto. Si se cuenta con conexión a Internet es posible realizar traducciones simultáneas por voz o disfrutar de otros extras como la traducción dibujando en la pantalla del móvil. Si no, siempre es posible preparar previamente los paquetes de idiomas y utilizar la traducción escrita clásica. La cual cuenta con el altavoz para dictar con voz robótica la traducción. Más lento que la traducción de ili Wearable Translator, pero con otro potencial.

Por tanto, ambos sistemas son útiles, aunque con matices en cada caso.

Google Translator

Experiencia de uso

No cabe duda de que contar con una herramienta funcional es lo que todos buscamos. Y es que tener la herramienta más capaz del mundo y que luego no traduzca nada sobre el terreno, puede dejarnos en muy mala situación. Esto no pasa con el Traductor de Google. La aplicación, incluso sin conexión a Internet, realiza traducciones más que correctas. Es lógico teniendo en cuenta los años de desarrollo y la tecnologí­a y recursos invertidos en ella. Puede traducir largas frases, aunque de forma muy literal. Además puede utilizarse en cualquier ámbito con aceptables resultados, no solo en lo meramente turí­stico.

En el caso de ili Wearable Translator vemos un par de fallos importantes. El primero que es unidireccional. Cada aparato solo puede detectar un idioma y traducirlo a otro. Esto, aunque lo hace de forma correcta y solo en 0,2 segundos, solo sirve para dar órdenes. De poco sirve para mantener una conversación, pedir información o solicitar sugerencias. El otro fallo es que su tecnologí­a se centra únicamente en las frases cortas y en el ámbito del turismo. Tratar de traducir frases compuestas y hablar de medicina o de cualquier otra cuestión puede dar como resultado una traducción equí­voca. Y todo ello sin recibir feedback o una respuesta que podamos entender. Un claro indicio de que este aparato aún necesita más desarrollo.

El precio

Y no nos olvidamos del precio. En este caso Google ofrece sus servicios de traducción, con o sin Internet, de forma totalmente gratuita. Solo hay que descargar Traductor de Google en un móvil Android o en un móvil iPhone. Y listo.

En cambio, ili Wearable Translator supone un buen desembolso. De momento no está disponible en España, ya que no se puede traducir del español a ningún otro idioma. Para el resto de combinaciones, hay hasta cinco, hay que pagar 250 dólares, algo así­ como 225 euros.

precio

Disponibilidad de idiomas

La aplicación Traductor de Google es una ingente herramienta de traducción. No solo por todas las opciones extras, sino por la cantidad de idiomas que domina. Prácticamente puedes viajar a cualquier parte del mundo. Si no es un dialecto recóndito, el Traductor de Google puede traducirlo. Y en cualquier dirección. Además, la gran mayorí­a de esas lenguas pueden descargarse para ser utilizadas sin conexión a Internet. Algo con lo que nadie más puede competir.

De hecho ili Wearable Translator es un dispositivo algo más limitado de como se presentó inicialmente. Al no traducir en ambas direcciones, se han visto obligados a construir hasta cinco variedades según los idiomas de entrada y salida. Es decir, tenemos que hacernos con el que traduce del inglés al español, al japonés o al chino, o los que permiten traducir del chino al inglés o al japonés. Eso sí­, sus creadores han afirmado que próximamente habrá más idiomas. La cuestión es si podrán desarrollar un aparato bidireccional.

ili wearable translator vs Traductor de google

 

Conclusiones

Nos queda claro, pues, que ili Wearable Translator es todo un avance en el ámbito de la traducción. Pero queda lejos de ser la herramienta definitiva. Sus virtudes son las de traducir casi de forma simultánea del inglés a otros tres idiomas. Y sin ningún tipo de conexión a Internet. En apenas 0,2 segundos. Sus defectos son que es muy limitado. No permite traducciones en ambas direcciones. Es un producto caro y solo es capaz de entender y traducir correctamente frases cortas y sencillas del ámbito turí­stico. Quizá en próximas versiones plante realmente cara al Traductor de Google.

Por su parte, la aplicación Traductor de Google es una herramienta mucho más capaz. Cuenta con una gran lista de idiomas entre los que es capaz de traducir en cualquier dirección. Traduce a través de imágenes, escribiendo el texto o incluso dictándolo. Eso sí­, siempre y cuando cuentes con conexión a Internet. Si no es el caso, siempre puedes utilizar la traducción tí­pica, aunque para ello hay que descargar el paquete del idioma previamente. Pero lo mejor es que es completamente gratis, y se lleva en el móvil, sin tener que llevar más cosas encima.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...