Motorola Moto Z, lo hemos probado

Lenovo lleva un tiempo ganando batallas en la gama media desde que adquirió (y resucitó) Motorola. Los Moto G4 y el reciente G5 son prueba de ello. Sin embargo, la marca china apunta más alto, y por ello, en septiembre de 2016 pudimos ver salir el Moto Z, una apuesta más arriesgada y de mayor calidad.

Este móvil ultra-fino y ultra-ligero cuenta con un procesador de cuatro núcleos a 1,8 GHz, 4 GB de memoria RAM y Android 7. Además, una cámara trasera de 13 megapí­xeles con apertura f/1.8 y una delante de 5 megapí­xeles. Aparte, con este Moto Z podemos acceder a un peculiar sistema de módulos, llamados Moto Mods. Vamos a verlo ahora con detalle.

Ficha Motorola Moto Z

Pantalla 5,5 pulgadas a resolución QHD (1440 x 2560 pí­xeles), 535 ppp
Cámara principal 13 megapí­xeles, f/1.8,  flash Dual LED
Cámara para selfies 5 megapí­xeles, f/2,2, flash LED
Memoria interna 32/ 64 GB
Ampliación microSD de hasta 256 GB
Procesador y memoria RAM Snapdragon 820 de cuatro núcleos a 1,8 GHz, 4 GB de RAM
Baterí­a 2.600 mAh, carga rápida
Sistema operativo Android 7 Nougat
Conexiones BT 4.1, GPS, USB de tipo C, NFC, sin mini jack 3.5 mm
SIM nanoSIM
Diseño Cristal y aluminio. Colores: rosa, oro, blanco, gris y negro
Dimensiones 153.3 x 75.3 x 5.2 mm (136 gramos)
Funciones destacadas Lector de huellas, Moto Mods
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 550 euros

Diseño y pantalla

Lenovo se ha lucido realmente con este Motorola Moto Z en materia de diseño. Nos ofrece un dispositivo en cristal con un marco de aluminio que es realmente fino (5,2 mm). La cámara trasera sobresale bastante, pero para eso tenemos la tapa trasera que Motorola incluye con una acabado en tela.

Esa tapa trasera deja la parte de atrás completamente lisa sin afectar prácticamente al grosor del terminal. La tapa se podrá retirar para cambiarla por los distintos Moto Mods. Los Moto Mods son una especie de módulos que se pueden comprar por separado y se acoplan a la parte trasera, para mejorar sus  capacidades. Por ejemplo, podemos añadir un altavoz JBL, un zoom para la cámara o un proyector.

moto z caja

El peso también es realmente sorprendente, ya que son sólo 136 gramos para un dispositivo con pantalla de 5,5 pulgadas. Hablando de la pantalla, se trata de un panel AMOLED con resolución QHD, algo que se nota durante la navegación general con el teléfono. Aún así­, pese a lo ligero y fino de este Moto Z no podemos decir que sea un terminal cómodo de agarrar. Con 75 mm de anchura, las manos más pequeñas tendrán problemas para poder realizar un agarre completo.

En cuanto al resto del dispositivo, encontramos un pequeño botón central que sirve de lector de huellas, pero no hay más botones capacitivos fuera de la pantalla. Sin embargo, no perderemos pantalla, pues esos controles de la pantalla desaparecen cuando no los estamos usando. ¿Y si los necesitamos? Arrastramos el dedo como una persiana invertida, y nos aparecerán otra vez.

En el canto inferior encontramos un puerto USB de tipo C y… nada más. Ni altavoz ni puerto minijack de 3.5 milí­metros.

parte abajo moto z

Sin minijack

Pese a que la apuesta de iPhone por eliminar el famoso puerto de audio no ha tenido demasiado seguimiento, algunos dispositivos sí­ se han subido a este barco. El Motorola Moto Z es uno de ellos. Al abrir la caja del dispositivo, encontraremos un cargador y un adaptador de minijack a USB tipo C. Nada de auriculares propios.

¿Es más cómodo o incómodo? Al final, esto es una decisión personal. Eliminar el mini jack permite aprovechar el espacio y hacer un terminal más fino, además de quitarnos problemas con cables. Por otro lado, no todo el mundo tiene a dí­a de hoy altavoces inalámbricos, pero cualquiera tiene guardados auriculares con cable, que ahora tendrí­a que tirar.

Sin altavoces

Sin duda llama la atención no ver los altavoces en el marco, ni en la parte trasera. ¿Dónde están entonces? La respuesta es que utiliza la salida del audí­fono. Es decir, la que usamos para escuchar cuando nos llaman. ¿Y esa salida tiene calidad? En el caso del Moto Z, sí­, y mucha.

Este teléfono se caracteriza por tener un volumen tremendo, además de una calidad de sonido realmente definida. Por ello, la apuesta por ahorrarse un altavoz extra le ha salido redonda a Lenovo. Una muy buena idea que otras marcas deberí­an copiar.

Rendimiento

Sobre el papel, el Moto Z de Lenovo tiene un hardware óptimo. Un chip Snapdragon 820 de cuatro núcleos a 1,8 GHz de frecuencia de reloj, 4 GB de RAM y una GPU Adreno 530 es un equipamiento que promete alta potencia. Además, dos modelos de 32 y 64 GB nos garantizarán que no nos quedemos sin almacenamiento.

¿Qué ocurre a la práctica? Pues que el terminal no decepciona en absoluto. Soporta todo tipo de apps y juegos, se pueden incluso combinar simultáneamente y el sistema ni se inmuta. Nuestra experiencia nos ha dejado con un buen sabor de boca y con ganas de no despegarnos de este Moto Z. De todos modos, veamos qué dicen los expertos.

Hemos pasado el Motorola Moto Z por el escaneo de GeekBench 4 y el AnTuTu Benchmark, y éstos han sido los resultados:

benchmarks

En Geekbench, el Motorola Moto Z ha sacado 1411 para el rendimiento de un sólo núcleo y 4109 para el conjunto de núcleos. Para hacer una comparación,el Samsung Galaxy S7 Edge saca 1446 en este área. En el rendimiento conjunto, el OnePlus 3 serí­a el terminal más cercano en puntuación, con 4015.

En cuanto al AnTuTu Benchmark, la puntuación es de 132811. Este resultado coloca al Moto Z en un puesto 34 del ranking del rendimiento, justo debajo del Samsung Galaxy S7 Edge y el iPhone SE. En ambos casos, no son malos teléfonos con los que compararse, la verdad.

Android 7

Este terminal fue de los primeros en recibir la actualización a Android 7 Nougat, y lo encontramos en su forma más pura. Podremos así­ aprovechar funciones como la pantalla partida, o las notificaciones agrupadas, que son bastante útiles y optimizan mucho el espacio.

Para aprovechar la pantalla partida sólo tenemos que mantener pulsado el botón capacitivo derecho. Se nos abrirá entonces la división de pantallas, que podremos elegir cuánto ocupan, y nos permitirá acceder a las apps que admitan esta caracterí­stica.

moto z pantalla partida

Las notificaciones agrupadas, por su parte,vienen por defecto, no hay que activarlas o desactivarlas. Además, en el menú de inicio, si deslizamos el dedo a la izquierda, accedemos a un menú de Google Now con una selección de contenidos que nos pueden interesar basados en nuestros intereses.

Son sólo algunos ejemplos. En general, la velocidad es una caracterí­stica del Motorola Moto Z, y asumimos que ello es debido tanto al hardware de Lenovo como al último software de Android.

 Aplicaciones preinstaladas

El software del Motorola Moto Z es bastante escueto. Esencialmente encontramos las apps básicas, el paquete de Google y algunas apps propias de Motorola.

Paquete Google

Entres las apps previsibles, Google Drive, Google Fotos, Gmail, todos los Google Play, YouTube, Maps y Hangouts. Después, encontramos algunos elementos más novedosos que son consecuencia inevitable del paso a Android 7 Nougat. Por ejemplo, tenemos la app de Daydream para poder visualizar contenido en realidad virtual. También en la misma dirección tendremos la app YouTube VR, con el mismo propósito.

moto z masAplicaciones propias de Motorola

La aplicación Moto nos ayuda a configurar  el manos libres y permite automatizar algunas acciones mediante gestos o comandos de voz.

Entre las acciones encontramos una serie de movimientos de muñeca que nos permiten hacer capturas rápidas de pantalla, activar el modo no molestar o silenciar el teléfono. También agitando el teléfono podemos encender la linterna.

Los comandos de voz son muy parecidos a los de Google Now (que ya viene integrado en el software), y buscan facilitar el acceso a mensajes, contactos o llamadas, al estilo de un asistente virtual. Nuestra prueba ha sido en general satisfactoria, pero es cierto que el reconocimiento de la voz no era todo lo eficiente que se podrí­a desear.

Es bastante de agradecer que no haya aplicaciones preinstaladas de terceros. Esto que permite aprovechar mucho más el almacenamiento, y personalizar el teléfono con las apps que nosotros consideremos necesarias.

moto z cargador

Lector de huellas

En la parte delantera del Moto Z encontramos un pequeño botón cuadrado, que es el lector de huellas dactilares. No hace las veces de botón para nada más, es exclusivamente lector. Es por ello que tal vez ponerlo delante no ha acabado de ser una buena idea, pues hace que el marco inferior sea muy grande y se pierda capacidad de pantalla. Más aún teniendo en cuenta que en la propia pantalla también hay botones capacitivos.

Al margen de eso, el funcionamiento del lector es intachable. La mí­nima presión desbloquea el teléfono al instante. Además, el proceso de reconocimiento de la huella cuando se registra es rápido, por lo que no se pierde tiempo ni siquiera al registrar la huella.

Así­ como en otros terminales podremos encontrar utilidades alternativas para el lector de huellas dactilares, no es el caso de este Moto Z. El único uso del lector de huellas es el desbloqueo de la pantalla, y en algunos casos concretos, el desbloqueo de algunas apps que lo permitan.

foto sonrisa moto z

Smart Lock

Además del lector de huellas, el Moto Z ofrece algunas otras herramientas relativas a la seguridad. Entrando en en Ajustes<Seguridad<Smart Lock y escribiendo el código PIN, entraremos en el menú Smart Lock. Ese menú podremos habilitar la detección corporal, los sitios y los dispositivos de confianza, el reconocimiento facial o el desbloqueo por voz.

La Detección corporal es una posibilidad permite que el terminal se mantenga desbloqueado mientras se esté sosteniendo o se lleve encima. Esto no significa que la pantalla no se ponga en negro, significa que no se necesita el lector de huellas para desbloquearlo. Está pensado para hacer su uso más sencillo y rápido mientras se está sujetando el teléfono,  y así­ evitar los constantes desbloqueos. En el momento en que el dispositivo reconozca que se está dejando en otro sitio, se volverá a bloquear.

smart lock moto z

Sitios y Dispositivos de confianza

Los Sitios de confianza amplí­an la idea de la detección corporal. Es una opción en la que podemos seleccionar algunos lugares donde nuestro Moto Z se mantenga desbloqueado. Enlazando con el GPS del teléfono, podemos seleccionar sitios, como nuestra casa, o casa de un familiar, en los que el teléfono no requiera patrón para encenderse. El teléfono reconocerá cuando entramos y salimos de esos sitios, e irá bloqueando y desbloqueando el teléfono de manera automática.

Los Dispositivos de confianza están pensados para que, cuando tengamos un dispositivo que conectamos por Bluetooth cerca, el terminal se quede desbloqueado. Por ejemplo, si tenemos el smartwatch cerca o el sistema Bluetoch del coche. En este caso, será la conexión o desconexión a Bluetooth el elemento que hará que el desbloqueo se anule.

Reconocimiento facial

Volviendo a los elementos de identificación, el Moto Z ofrece un sistema de reconocimiento facial. Para ponerlo en marcha tenemos que registrar nuestra cara inicialmente. La idea es hacer una captura donde se vea nuestra cara claramente, de frente.

Podemos hacer varias capturas si queremos perfeccionar el reconocimiento. Por ejemplo, una foto con gafas, y otra sin gafas, o una con el pelo recogido y otra con el pelo suelto. De esa manera, será más fácil que el teléfono reconozca nuestras facciones en diferentes contextos.

reconocimiento facial moto z

Desbloqueo por voz

Una última forma de desbloqueo es por voz. En el Motorola Moto Z ya tenemos instalado el Launcher de Google Now, y podemos realizar búsquedas utilizando el comando “OK Google” estando dentro de la aplicación.

Además de esa opción, podemos habilitar también que el propio teléfono se desbloquee con ese comando de voz. Para ello tenemos que seleccionar la opción Desbloqueo por voz del menú Smart Lock, y después activar la opción “Desde cualquier pantalla”.

Al hacerlo, tendremos que registrar hasta tres veces nuestra voz diciendo “OK Google”. Una vez hecho, debemos habilitar la opción Desbloqueo por voz. A partir de entonces, podremos encender el teléfono diciendo “OK Google”. Generalmente necesita un par de intentos, al menos desde nuestra experiencia. Una último punto: para desbloquear el teléfono de esta manera, la pantalla tiene que estar encendida.

camara moto z

Cámara

El apartado fotográfico ha sido uno de los que más hemos podido disfrutar durante la prueba de este Moto Z. Y es que el sensor trasero de 13 megapí­xeles y apertura f/1.8 se aprovecha y mucho. Las fotos tienen mucha nitidez, y admiten tanto planos cortos como largos. El efecto Bokeh también está muy conseguido.

Flash, HDR y temporizador

El menú de la cámara se reparte por la pantalla. Por un lado tenemos el HDR, que lo encontramos en la esquina superior izquierda. Podemos activarlo o desactivarlo, o ponerlo en automático. La última opción es la recomendada, ya que sólo se activa en situaciones donde haya mucho contraste entre zonas claras y zonas en sombra.

Después, en el centro de la zona superior, tenemos el flash. Igualmente que en anterior caso, se puede activar, desactivar o dejar en automático. En este caso, el automático no es tan recomendado, ya que muchas veces podemos querer buscar intencionadamente una luz más baja, y en esos casos el flash se encenderí­a y quemarí­a gran parte de la imagen.

Por último, en la zona superior derecha tenemos el temporizador.  Viene desactivado por defecto, y nos permite la posibilidad de incluir 3  ó 10 segundos de margen desde que apretamos hasta que se hace la foto.

Modos de cámara

Bajamos ahora a la zona inferior de la pantalla. Ahí­ encontramos el botón para pasar a la cámara frotal, a la izquierda, y el de los distintos modos a la derecha. Marcando ese botón, nos aparecerán cinco opciones. De abajo a arriba tenemos la opción de elegir entre foto o ví­deo, el modo panorámico, la cámara lenta y el modo profesional.

El modo panorámico no es ninguna novedad. Consiste en realizar una foto en la que el usuario hacer un barrido desde su izquierda a su derecha, y la cámara monta una foto final muy alargada. Este modo suele tener muchos fallos, ya que muchas veces el montaje no se hace bien y no queda realista, o hay un efecto final de ojo de pez. Nada de eso pasa en el Moto Z, donde el resultado queda bastante natural.

foto panoramica

La cámara lenta, como os podéis imaginar, sólo funciona en el modo ví­deo. También está bastante conseguido, y se puede personalizar el efecto de cámara lenta a la zona que nosotros queramos. El Motorola Moto Z puede hacer ví­deos en hasta resolución 2K, pero la cámara lenta, a 60 fps, admite de máximo Full HD.

Modo profesional

El último modo es el Modo profesional. Este modo está pensado para aprovechar al máximo las posibilidades del teléfono, dando al usuario más exigente muchas herramientas para personalizar el resultado.

Tenemos, por un lado, el ajuste de la exposición, y el de ISO, que va desde 100 a 3200. También la apertura se puede personalizar, hasta un máximo de f/1,8, así­ como el balance de blancos. Estas herramientas son realmente útiles para adaptarse al contexto que haya, con luz artificial y natural, tanto en un dí­a nublado como en un dí­a soleado.

camara modos moto z

Finalmente, podemos ajustar el autoenfoque, adaptándose a retratos, macros o paisajes. Cualquier entendido de la fotografí­a disfrutará aprovechando esta función, así­ como las anteriores, para dar su toque personal con cada instantánea.

Cámara frontal

La cámara delantera de este teléfono tiene 5 megapí­xeles de resolución y apertura f/2.2. Puede parecer poco, teniendo en cuenta lo que ya encontramos en muchos terminales de gama media-alta (8 megapí­xeles para arriba). Sin embargo, los resultados son bastante buenos. Aguanta bien la falta de luz, y ofrece mucha nitidez.

En cuanto a los modos, incluye exactamente los mismos que los de la cámara trasera, al que hay que sumarle el modo belleza, que en última instancia lo que hace es añadir brillo a la piel y borrar arrugas. No es la función más sobresaliente.

selfie moto z

Autonomí­a y conectividad

El Moto Z lleva una baterí­a no extraí­ble de 2.600 mAh en su interior. Pese a que puede parecer poco para un dispositivo de 5,5 pulgadas de pantalla, la autonomí­a no defrauda. En nuestra prueba hemos llegado a superar las 15 horas en uso normal.

Sin embargo, uno de sus elementos  mejor conseguidos es la carga rápida. En apenas una hora, el terminal se carga completamente. Gracias a esta caracterí­stica, sabemos que tenemos la posibilidad de revivir el teléfono con una carga mí­nima. Esto puede ser muy útil en emergencias o situaciones en las que estemos fuera de casa y con prisa.antutu tester moto z

Lejos de nuestra prueba personal, quisimos hacerle una prueba más “objetiva”, que evaluara la autonomí­a de la baterí­a. Para ello, le pasamos el Battery Tester de AnTuTu. El resultado fue 7177. Por comparar con otro teléfono de 5,5 pulgadas, el Galaxy S7 Edge sacó 8047. Hay que recordar que su baterí­a es de 3.500 mAh, por lo que, teniendo en cuenta la diferencia, el resultado del Motorola Moto Z no está mal.

En la parte de conectividad, en este dispositivo encontramos conexión Bluetooth 4.1, una conexión fundamental desde que no hay puerto de audio minijack. También admite conexión 4G y GPS. Por último, este Moto Z está preparado para el comercio electrónico desde el móvil, ya que cuenta con conexión NFC.

moto mods motorola moto z

Moto Mods

Los Moto Mods, como os comentábamos al principio de este artí­culo, son unos módulos que se enganchan en la parte trasera del Moto Z, y que sirven para poder mejorar distintas facetas del teléfono. La forma de acoplarse al teléfono es mediante potentes imanes y un pin que los conecta directamente al terminal.

Actualmente hay cuatro Moto Mods principales: el JBL Soundboost, el Incipio offGRID, el Insta-Share Projector y Hassleblad True Zoom. El primero es un altavoz de marca JBL, que convertirá nuestro Moto Z en una estación de sonido portátil. El offGRID es una baterí­a extra, que puede añadir hasta 20 horas de autonomí­a a nuestro teléfono.

El Insta-Share Projector, por su parte, es un diminuto proyector donde podemos visualizar ví­deos, fotos, o cualquier otra cosa que se vea en la pantalla en ese momento. Por último, el Hassleblad True Zoom es un zoom analógico añadido a nuestro Moto Z. Con él, podemos alcanzar distancias enormes sin afectar a la nitidez de la imagen.

Insta-Share Projector y Hassleblad True Zoom

Estos dos últimos Moto Mods son los que hemos podido probar junto con el teléfono. El proyector funciona bien, pero tiene algunos problemas. Para empezar, requiere carga propia, lo que le quita una cierta libertad para llevarlo encima y usarlo cuando se quiera. Hay que cargarlo antes, o tener el teléfono cargado mientras se hace la proyección, ya que eso cargará tanto el teléfono como el Moto Mod.

Por otro lado, el alcance de la proyección no es demasiado grande. No, al menos, si queremos que se visualice con calidad. Además, la bombilla es bastante pequeña, por lo que el contenido que proyectamos no se visualiza todo lo claro que serí­a deseable. En resumen, un poco decepcionante.

El Hassleblad True Zoom es otra historia. Con este módulo conectado, las posibilidades son infinitas. Podemos hacer fotos de objetos que se encuentran realmente lejos sin que se resienta la calidad lo más mí­nimo. El grano brilla por su ausencia en estos casos. Aquí­ tenéis algunos ejemplos para que veáis por vosotros mismos a lo que nos estamos refiriendo.

Conclusión

En general nos encontramos con un dispositivo de mucho nivel. La pantalla es muy buena, el lector de huellas responde genial y la cámara es espectacular. El hecho de tener Android 7 y carga rápida es otro plus, así­ como su bajo peso y su finura. Además, el rendimiento es preciso, la navegación rápida y no hay cuelgues.

Si tuviésemos que buscar un punto débil, éste serí­a su precio. Alrededor de 550 euros es una inversión bastante grande. No es que el teléfono no lo valga, ya que es un terminal realmente excelente. Lo que ocurre es que un usuario que se va a gastar ese dinero, tal vez prefiera añadir 100-150 euros más y hacerse con un LG G6 o un Huawei P10. No hay ventaja comparativa en ese aspecto. Por ello, no se trata realmente de un defecto.

Al margen de eso, la valoración del Motorola Moto Z es muy positiva. Un teléfono de bandera con caracterí­sticas punteras, moderno y estético.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...