fotograma ET turquia

No siempre ha habido efectos especiales generados por ordenador. Hubo un tiempo, añorado por muchos, en los que se usaba mucho látex y mucha goma. Caucho y cartón eran elementos imprescindibles para dar vida a historias terrorí­ficas o de ciencia ficción: monstruos abisales y del espacio exterior, robots gigantes, miembros espachurrados, zombies costrosos… El cine barato ha existido siempre, incluso a dí­a de hoy hay muestras de efectos casposos que nada tienen que envidiar al de pelí­culas antiguas. ¿Os apetece echar un vistazo por el lado más ridí­culo de las pelí­culas? Eso sí­, no esperéis encontrar estas pelí­culas en Netflix. Con suerte, podréis encontrarlas por YouTube. Comencemos

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

¡Pero muérete ya, maldito! ¡Muérete!

El cine turco. Qué serí­a de estos rankings sin nuestros amigos bigotudos, artistas sin vergí¼enza que lo mismo saquean la banda sonora de Indiana Jones que te plagian Star Wars que te hacen una cinta de acción en la que a la gente le cuesta morirse. Aquí­ tenemos a la tí­pica vampiresa, rubia, una mujer de carácter complicado. Y tenemos al villano, con estilazo de Torremolinos, bigote a lo porno setentero y unas ganas de aferrarse a la vida tremendas. Mientras veí­amos el ví­deo, perdimos la cuenta de los disparos que se lleva.

¡Oh, my goooooooooooooood!

Troll 2 (no he visto la primera parte, pero dicen que es peor) es una de las mejores peores pelí­culas de la historia del cine. De estas de verlas para creerlas. De reí­r y no parar. De juntarte con los amigos, un sábado noche, y preparar cervezas y palomitas. En un punto álgido, uno de los personajes es reducido a… clorofila (¿?) y los trolls se lo comen. Un chico es testigo y deduce, por lo que ve, que el siguiente en ser comido, será él. Y grita desconsolado. Un grito demasiado largo. Y una mosca se le posa en la frente. ¿Algún significado oculto? No lo creo.

José Luis Moreno, versión afroamericana

Una mujer muy religiosa que ha decidido no tener sexo antes del matrimonio. Entonces, un dí­a, es violada por un muñeco rastafari. O algo parecido. La pelí­cula está rodada de forma muy amateur, como de ví­deo casero. Además, se puede ver como el ”muñeco” está interpretado por un actor enano cuando le enfocan las piernas. El momento del ataque es épico: está resuelto en base a fotos fijas. Mejor ver para creer.

Cuanto más pequeño, más c****n

Un grupo de desaprensivos viajeros acaban en una isla habitada por una serie de criaturas que podrí­an venir a ser un cruce entre un cantaor flamenco y una barbie pasada de rayos UVA. Me imagino al director lanzando los muñecos a los actores, entre gritos de ”MíS DRAMATISMO, QUE ESTO NO SE LO CREE NADIE”.

¡Pero qué pedazo de conejo!

Una ciudad es invadida por conejos gigantes con sed de sangre. La pelí­cula cuenta con unos efectos especiales, sinceramente, bastante resultones. ¿Cuál es el problema? Pues… Que son conejos. Tal cual. Sin colmillos enormes. Sin rostros infernales. Conejos. Con sus orejillas de conejo y sus dientes de conejo. Que dan ganas de que se coman a todos los personajes. Es que le entran a uno ganas de sentir un mordisco de estos tiernos animales. Eso sí­, cuando los conejos atacan, son personas disfrazadas. Si queréis ver como un grupo de conejitos pasean por una ciudad del tamaño de una maqueta, no os perdáis este clip con los mejores momentos de The Night of the Lepus.

Orange is the new Black Japan Style

Historia de Ricky es una pelí­cula gore basada en un manga japones muy bestia, Riki-Oh, que cuenta las andanzas de Ricky, un joven maestro de artes marciales que se venga de la muerte de su novia y entra en prisión. Aunque, claro, lo de menos es la historia: aquí­ venimos a ver como destrozar un puño con otro, o como hacer que éste se abra camino de la garganta a la boca. Porque con látex e imaginación, todo es posible.

https://www.youtube.com/watch?v=0L4Susvcoao

La rebanada de pan del espacio exterior

Señoras y señores, con todos vosotros, el bagel que vino de otro planeta. O el ET turco, una especie de primera rebanada del pan de molde que llegó a Turquí­a a hacer amigos y acabo en un sofá con una mantita de cuadros. En el clip que mostramos a continuación, hay una especie de intermedio lisérgico con gráficos a lo Atari, naipes que giran y unas animaciones que parecen sacadas de la TVE de la transición. Querido ET pan de molde, quiero que seas mi amigo. Tienes cara de buena persona. Y qué labios. ¡Teléfono, mi turca!

https://www.youtube.com/watch?v=Cl8sT2sxfmM

Love (and Bollywood) is in the air

Superman, corre, que un grupo de indios te necesita. Ah, vale, que ya estás en la India. Ah, que eres indio. No lo sabí­amos. ¿Supergirl también? Pues nada, venga. Haced lo que tengáis que hacer. Observad con qué gráciles movimientos se despiden de quienes acaban de salvar. ¡Le dan a uno ganas de dejarse robar para ver si llegan ellos dos a salvarnos la vida!

https://www.youtube.com/watch?v=5_8EtNaqIbI

La nave del misterio

Se trata, sin duda, de la pelí­cula favorita de Iker Jiménez: ensalza los valores familiares y hay marcianos. ¿Qué más le podemos pedir a la vida? Los padres de los niños marcianos deciden abducir a Santa para que haga el trabajo en su planeta. Los niños marcianos también tienen derecho a regalos. Aunque sean sondas anales para luego investigar con los humanos, ¿Verdad?

Con Egipto hemos topado

Vamos con una pelí­cula más famosa pero puede que peor que todas las anteriores. Porque no olvidemos que esto se trata de una superproducción con pretensiones de ser taquillera. Un producto comercial de calidad. Y creemos que sus efectos especiales son ”dignos” del peor juego de ordenador que hayamos visto en mucho tiempo. Cuando los efectos por ordenador aún no estaban lo suficientemente avanzados resultaban atrocidades como esta.

Una ensalada grande, por favor

Una de las pelí­culas más delirantes de la historia del cine, una invasión de tomates gordos como ellos solos que se dedican a matar a gente, así­, sin más. Un grupo de valientes intentarán darles caza. Por cierto, y sin animo de hacer espoilers, digamos que Tim Burton vio esta pelí­cula, sin duda, para hacer luego su Mars Attack. Por cierto, y como jugosa anécdota, la secuela de esta pelí­cula estaba protagonizada por… ¡¡George Clooney!!

 

Muertos del campo, uní­os

En el sur de los Estados Unidos todo es posible. Hasta que a alguien le de por destilar el contenido de un bidón radioactivo. Y claro, no solo eso, sino que se lo beben. Y se convierten en zombies. Un grupo de excursionistas caerá bajo las garras y la sed de sangre de estos pueblerinos que harí­an las delicias de cualquier hipster de una gran ciudad. Mí­tico momento cuando dos de los protagonistas comienzan a imitar los movimientos de los muertos para pasar desapercibidos.

Agente 00 al ataque

En un alarde de sentido del humor, en España a Weng Weng lo llamaron ”Agente 00” suponemos que por su tamaño. Una serie de pelí­culas filipinas de acción en las que el héroe era un pequeñajo con un apetito sexual insaciable. Y repartí­a unos golpes tremendos.

¿Con cuál de estos clips de YouTube te quedas? Déjanos tus sugerencias de pelí­culas cutres en la sección de comentarios.

Otras noticias sobre...