Curiosity NASA

El robot Curiosity de la NASA sigue encontrando evidencias de que Marte fue habitable tiempo atrás, más bien, que fue capaz de albergar vida hace millones de años. El pequeño bot, que es capaz de taladrar mientras escala, ha revelado que en una región montañosa hay una variedad importante de minerales, quí­micos y texturas. Estas muestras están ayudando a los cientí­ficos a estudiar cómo el agua subterránea interactuó con esas rocas y cambió hace tiempo.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El agua es uno de los ingredientes clave de la vida en la Tierra, así­ que su pasada presencia en Marte podrí­a significa que hubo vida en algún momento. Como explica Joy Crisp, uno de los cientí­ficos de la NASA, “estamos encontrando diferentes entornos habitables según vamos avanzando”, declaró al medio The Verge.

El robot Curiosity aterrizó en Marte hace cuatro años, en un área llamada Cráter Gale, donde ha descubierto cosas como la materia orgánica además de un antiguo cauce que podrí­a haber tenido agua y que ha aumentado las posibilidades de que Marte estuviese habitado tiempo atrás. En todo este tiempo, el robot ha viajado cerca de catorce kilómetros y está escalando una montaña que se llama Mount Sharp. Y cuanto más sube, va adquiriendo diversos tipos de roca.

mapa_marte_curiosity

Ahora mismo, Curiosity ha encontrado boro por primera vez en este viaje. De hecho, es un elemento que no habí­a sido encontrado jamás en Marte, con lo que su presencia en el planeta es muy importante ya que es soluble en agua. El boro suele ser encontrado en sitios en donde el agua se ha evaporado, dejando este elemento detrás.

A los cientí­ficos les llama mucho la atención que el boro ha aparecido en unas “venas” minerales de la montaña, que son unas grietas que están llenas de minerales dentro de las rocas. De hecho, la creencia es que estos minerales circularí­an en el agua subterránea que habrí­a en Marte. Al evaporarse, en las rocas lo que quedó justamente es el mineral.

En cuanto a la fuente de esa agua subterránea, una de las hipótesis que tiene la NASA es que en algún momento hubo un lago en el Cráter Gale, y el boro quedó atrapado en las ”˜venas”™ de las rocas debajo del lago. Cuando el lago se evaporó, el agua siguió corriendo a través de las grietas en las rocas. Si esta hipótesis es cierta, podrí­amos decir que esa agua subterránea pudo haber sido habitable en algún momento. No solo se trataba de agua, sino que se cree que esa agua era lo suficientemente cálida y no tan ácida para que muchos tipos de bacteria pudieran vivir ahí­.

mapa_curiosity_marte_2

Una de las ideas de la NASA sobre el agua subterránea de Marte es que podrá haber existido un lago en el Cráter Gale, y el boro habrí­a quedado en las “venas” de las rocas de debajo del lago. Eventualmente, el lago desapareció de la superficie de Marte, pero el agua seguirí­a corriendo en las grietas. Así­ ha sido como se ha podido extraer el boro de las rocas.

Esta agua subterránea tendrí­a como significado que podrí­a haber sido un planeta habitado hasta cierto punto. Además, probablemente estuviera templada y no fuese demasiado ácida para poder disolver el boro así­ que las bacterias podrí­an haber permanecido en esas aguas. Aunque hay que recordar que no se ha encontrado ningún signo de vida en Marte todaví­a, pero todos estos indicios hacen suponer que en algún momento podrí­a haber sido habitado.