hackear fbi

Un cambio en la legislación estadounidense permitirá al FBI, a partir de ahora, hackear ordenadores que se encuentren en cualquier ubicación (por tanto, también aquellos fuera de la jurisdicción de Estados Unidos), incluidos los ordenadores infectados con virus y otro software malicioso.

El FBI podrá entrar en cualquier ordenador del mundo

La nueva medida ha causado gran revuelo en Internet, y muchos han empezado a expresar sus preocupaciones sobre las consecuencias que tendrá este cambio sobre la privacidad de los ciudadanos. Con estas medidas, el FBI podrá ejercer control sobre cualquier ordenador del mundo (incluso aquellos que se encuentren fuera del territorio estadounidense y que pertenezcan a personas de otras nacionalidades), y además tendrá permiso para hackear estos dispositivos.

Resulta alarmante, por tanto, que el temido espionaje de las comunicaciones online haya dado un paso más en la dirección del control de los usuarios. Con esta autorización, el FBI podrá hackear cualquier equipo informático de cualquier paí­s, incluso el de las ví­ctimas de virus y software malicioso.

¿Qué ha cambiado en las competencias del FBI?

Hasta ahora, de acuerdo con la legislación anterior, las agencias de seguridad estadounidenses, como el FBI, tení­an que completar un proceso legal bastante laborioso para poder hackear un ordenador: era necesario solicitar una orden judicial a las autoridades del territorio correspondiente. Esta medida, que se consideraba fundamental para garantizar la privacidad de los ciudadanos, podí­a llegar a retrasar durante horas o dí­as la posibilidad de acceder a información crucial en los ordenadores de los sospechosos de pornografí­a infantil o ciberdelincuencia.

fbi

Sin embargo, el cambio introducido ahora establece que un juez federal de Estados Unidos podrá aprobar, con una sola orden de registro, el hackeo de varios ordenadores a la vez, incluso aunque no pertenezcan a su jurisdicción.

Aunque la base detrás de esta nueva normativa sigue siendo la protección de los ciudadanos estadounidenses, en la práctica puede suponer la luz verde para el hackeo de cualquier equipo informático del mundo, aunque no se encuentre dentro de su territorio y no pertenezca a ciudadanos estadounidenses.

Miedo porque la privacidad está en peligro

La aprobación de estos cambios ha sido recibida con gran sorpresa y con mucho escepticismo en Estados Unidos. Los más crí­ticos con la medida aseguran que el riesgo para el usuario final es inmenso, ya que si el FBI supera las barreras de seguridad de un ordenador (supuestamente, con fines de investigación criminal), puede dejar el equipo totalmente expuesto a otro tipo de cibercriminales que podrí­an aprovechar la brecha para instalar software malicioso, robar contraseñas y acceder a archivos y documentos privados.

espionaje fbi

Además, a pesar de las dudas de los ciudadanos y de las preguntas planteadas por los periodistas, todaví­a hay numerosos detalles sobre la aplicación de la nueva normativa que no se han aclarado, y muchos aseguran que es un error haber sacado adelante una reforma tan importante sin solucionar las dudas que se puedan plantear.

¿Usará el FBI esta capacidad para luchar contra el crimen, solo contra usuarios sospechosos, y siempre con la aprobación del juez correspondiente? Hay quienes plantean que este cambio acabará usándose para perjudicar a inocentes, como una herramienta más de espionaje para el gobierno estadounidense.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...