Apple

El culebrón de los iPhone de los terroristas, Apple y el FBI todaví­a no ha terminado. Hace apenas unos dí­as, nos enterábamos de que el FBI habí­a conseguido acceder al teléfono de Syed Farook, el terrorista que mató a tiros a 14 personas en California, el 2 de diciembre del año pasado. La compañí­a de Cupertino se habí­a negado en rotundo a desbloquear el dispositivo para no proporcionar las claves de seguridad que podrí­an permitir el desbloqueo del terminal. Se trataba, sin lugar a dudas, de una pieza primordial para avanzar en la investigación. Sin embargo, Apple no quiso colaborar. Aunque tampoco nos parece extraño. Tras haberse sabido que el FBI habí­a descubierto la manera de romper la barrera de seguridad que los separaba de las entrañas del equipo, otros departamentos de la policí­a como el Conway Police de Arkansas han pedido al FBI que les proporcione las claves para desbloquear unos iPhone y iPod Touch implicados en un caso de doble asesinato.

iphone_6_011

Ahora es Apple la que tiene un problema. En el caso de que el FBI proporcione esta información a otro departamento de policí­a y esta se filtrara, todos los propietarios de iPhone del planeta estarí­an en situación de peligro. Y es que cualquiera que supiera cómo hacerlo, tendrí­a la posibilidad de hackear un equipo y robar la información personal que albergara en su interior. Esta es, según parece, la verdadera y última razón por la que Tim Cook, a actual presidente de Apple, fue tan contundente a la hora de negarse a ofrecer a la policí­a las claves para desbloquear el teléfono. Ahora, el equipo de Cook tiene que averiguar cuál ha sido el sistema empleado por el FBI para poder lanzar un parche de inmediato que proteja de esta vulnerabilidad al común de los usuarios.

Por suerte, parece que Apple tendrí­a la oportunidad de conseguir esta información gracias a un caso judicial que tiene abierto en Nueva York y en el que también está implicado un dispositivo de Apple: concretamente un iPhone 5s que pertenecí­a a un traficante de drogas. Puede que la compañí­a pueda exigir que esta información sea entregada a sus abogados. Reuters apunta a la posibilidad de que la compañí­a israelí­ Cellebrite pueda estar detrás del equipo que ha conseguido desbloquear el iPhone del terrorista fallecido, después de que se descubriera que el FBI habí­a firmado un suculento contrato con dicha compañí­a.

Apple se justificó indicando que era imposible realizar ningún desbloqueo y que para hacerlo, la compañí­a tendrí­a que crear un software especial, lo cual le parecí­a absolutamente inaceptable. De ahí­ que surgiera un tercero (se piensa que serí­a la israelita Cellebrite) para ofrecerse a piratear el equipo y a servir los contenidos que pudieran proporcionar información sobre los últimos movimientos del terrorista. Y mientras Apple sigue protegiendo su parcela (y en definitiva, al común de los usuarios que también tienen un iPhone y no se dedican a matar gente), el gobierno norteamericano considera que es prioritario que las agencias de seguridad puedan acceder a la información privada que sea necesaria en beneficio de la seguridad nacional. ¿Será Apple capaz de pararle los pies a la administración? La polémica está servida.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,