Corazón

Gracias a la tecnologí­a de impresión en 3D, se ha podido crear un chip ultrafino que se comporta como un corazón humano, y que permitirá realizar experimentos cientí­ficos sin necesidad de utilizar tejido cardiaco real. El invento es fruto del trabajo de investigadores de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Aunque los cientí­ficos ya llevan bastante tiempo trabajando con órganos artificiales para los experimentos, la importancia de este avance radica en el precio: al utilizar impresión en 3D, los costes de producción se reducen considerablemente.

Órganos con forma de chip e impresos en 3D

Un grupo de cientí­ficos de la Universidad de Harvard ha logrado un gran avance en el campo de la impresión de sistemas microfisiológicos, un término que se aplica a los órganos impresos en 3D sobre chips ultrafinos.

Este campo de investigación, que requiere la combinación de conocimientos avanzados de medicina e ingenierí­a, tiene como objetivo la creación de órganos artificiales que funcionan como los humanos y que además son muy ligeros y de pequeño tamaño (tan finos como chips o láminas). Gracias a estos inventos, se pueden realizar experimentos cientí­ficos sin necesidad de recurrir a tejido humano real, y es posible conocer datos sobre el funcionamiento de los órganos de las personas.

En el caso del corazón sobre chip creado por la Universidad de Harvard, el órgano artificial es capaz de replicar las funciones cardiacas. Sobre este chip, por tanto, se podrí­an aplicar ciertas sustancias como medicamentos (para probar sus efectos y su eficacia), así­ como realizar todo tipo de experimentos cientí­ficos sin poner en peligro la vida de ningún voluntario ni paciente.

El detalle especialmente llamativo es que el diseño 3D se puede hacer a partir de un modelo real de corazón, copiando ciertas caracterí­sticas de estructura o funciones (como, por ejemplo, una patologí­a cardiaca).

El material utilizado en la impresión es una fibra de polí­mero flexible que facilita la recreación de los ambientes biológicos de órganos vivos reales. Además, el chip final es la combinación de seis tintas 3D distintas capaces de integrar sensores en un proceso unificado, hasta dar lugar al producto definitivo, capaz de medir las pulsaciones del corazón.

Sensores capaces de “latir” como un corazón

En el ví­deo publicado por la Universidad de Harvard se aprecia cómo estos chips-corazón impresos en 3D recrean las funciones del órgano humano casi a la perfección, con un latido que se puede registrar con los métodos habituales de análisis.

Los creadores de este sistema esperan poder utilizar los chips impresos en 3D para ahorrar en los gastos asociados a la creación de órganos artificiales, lo que permitirá avanzar más rápidamente en los experimentos y sin necesidad de hacer pruebas con animales.

Sensores corazón

Hasta ahora, solo se ha logrado crear estructuras de este tipo que puedan recrear las funciones del corazón, la lengua, los pulmones y los intestinos. El requisito imprescindible para crear nuevos órganos con este sistema es avanzar en los materiales utilizados en la impresión 3D: se podrí­an incorporar más tintas y nuevos materiales para lograr sensores que se activen de manera coordinada.

Otras noticias sobre... ,