app viajes 01

Blablacar, la aplicación que lleva revolucionando el mundo del transporte terrestre desde hace unos años, maneja una buena cuota de mercado. Un porcentaje tan amplio que, sin ser un monopolio, la empieza a invitar a actuar como tal. Sus normas de funcionamiento empiezan a ser draconianas y las comisiones de tres euros por pasajero-viaje son buena muestra de ello. Fruto de este pago hace que, paradójicamente, el foco de atención se ponga en los pasajeros y no en el que conductor, elemento absolutamente indispensable para que un formato como Blablacar funcione. Por ello, si te has cansado de la forma de funcionar de la app francesa, te dejamos algunas alternativas para viajar ahorrando costes y con mucho mayor cuidado del usuario.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Amovens

Amovens es una empresa española que se fundó en 2009 y que ya se ha consolidado como la gran alternativa a Blablacar. Con más de medio millón de usuarios activos, no solo ofrece la posibilidad de compartir coche sino que también permite el alquiler de vehí­culos entre particulares y un formato denominado free car, una forma de alquiler de larga duración también entre personas.

Pero su fuerte es su posición en el mercado como alternativa a Blablacar. La interfaz es muy similar a la de la compañí­a francesa. Tras acceder al área dedicada a compartir vehí­culo, un buscador nos espera donde podemos incluir los puntos de salida y llegada, la fecha y el horario. Los perfiles de los usuarios se rellenan con categorí­as similares, en base a caracterí­sticas como el gusto por la música o para charlar.

Evidentemente, al tener un número de usuarios inferior, el número de viajes está bastante por debajo al de Blablacar. Para un mismo viaje (en este caso hemos puesto un Madrid-Barcelona el dí­a 24 de junio), Amovens tan solo ofrece dos viajes directos entre ambas ciudades. Otros dos para el dí­a siguiente y cuatro para el domingo 26 de junio. Mientras, los viajes ofertados por Blablacar rebasa con suficiencia las varias decenas. A pesar de que pueden parecer muy pocos, este es un punto muy favorable para los conductores ya que no se ven obligados a entrar en una vorágine de subastas inversas que acaben abaratando tanto el precio del viaje que sea ni rentable para el dueño del coche. Eso a pesar de que la comisión de la aplicación francesa siga intacta.

Ese es uno de los puntos más interesantes de Amovens. Ya que no cobra comisión alguna a los pasajeros por reservar la plaza. La única comisión que cobra la empresa española es al conductor en caso de que desee que el pago se realice a través de la red. Amovens permite el pago en mano durante el viaje, sin comisión. En el caso de que te decantes por la primera opción, la tarifa aplicada por Amovens es de tan solo un euro. Al igual que Blablacar, tiene un sistema de puntuación entre usuarios.

Amovens tiene dos extensiones realmente interesantes. La primera es el servicio para empresas, en el que fomenta el carpooling (término en inglés para referirse a compartir coche) entre los trabajadores de la misma empresa, creando plataformas especí­ficas para cada empresa. La segunda es la agrupación de viajes de por evento. Si tienes pensado ir a ver a España a la Eurocopa de Francia o a algunos de los muchos festivales que se dan por la pení­nsula este verano, puedes buscar en categorí­as ya creadas por Amovens.

app viajes 02

Shareling

Shareling es una opción donde se alojan los usuarios que suelen hacer largos viajes de forma periódica. En su página de inicio ya encontramos diferencias visuales muy llamativas con respecto a Blablacar y con respecto a su principal alternativa, Amovens. Por otra parte, su buscador, potenciado por Google Maps, es básicamente igual que el de su competencia. Un punto de salida y otro de llegada. en esta ocasión, al carecer de un volumen demasiado amplio de viajes que publicar, éstos son apilados directamente por meses.

Si introducimos los mismos valores de búsqueda que con los anteriores, nos sale que en Shareling no hay ninguna ruta publica entre Madrid y Barcelona. Aunque si encontramos varios viajes entre varias ciudades del levante español como Alicante, Murcia y Valencia con la capital.

Su formato bloc de notas no es visualmente demasiado grato. Y el contraste de ocres no es muy acertado. En cada viaje hay un foro público donde los usuarios pueden intercambiar mensajes. No tiene sistema de puntuación de usuarios (aunque prometen incluirlo en próximas actualizaciones) y no cobra comisión alguna por la gestión.

De momento, Shareling aglutina un número relativamente bajo de usuarios y de viajes, por lo que tienes la posibilidad de subir tu viaje como pasajero y no solo como conductor.

Otras alternativas que puedes encontrar en múltiples listados digitales como Carpooling o Roadsharing no se encontraban operativas en el momento de la redacción de este artí­culo, por lo que no las hemos incluido. 

Alquila tu coche

Una de las últimas tendencias en el mundo de los viajes colaborativos es alquilar tu propio coche en una de las muchas plataformas de renting o alquiler de vehí­culos entre particulares y después publicar un viaje bien en Blablacar, bien en Sahreling o bien en Amovens y rentabilizar el viaje. Al respecto, cada vez están surgiendo más plataformas o aplicaciones que ponen en contacto gente que alquila su coche particular por una cuota diaria inferior a la de cualquier empresa de alquiler de vehí­culos.

app viajes 03

Drivy

Probablemente en los últimos dí­as, de cara a la campaña de vacaciones de verano hayas visto a esta aplicación anunciarse en televisión. Drivy es una plataforma donde propietarios de vehí­culos ponen su coche a disposición de los usuarios de la app a cambio de una tarifa diaria. Los precios incluyen un seguro y fluctúan poderosamente en función del kilometraje. Hemos comparado coches de la misma gama entre los disponibles en Drivy en el mismo periodo de tiempo con los de una gran compañí­a y los resultados son interesantes.

Por ejemplo, en Drivy puedes alquilar un Peugeot 307 del año 2001 por 73 euros con un kilometraje máximo de 300 kilómetros. Si por un casual lo quisieras para una escapada y pones un lí­mite de 1.000 kms, el precio ascenderí­a a 122 euros. En la web profesional Sixt, un Opel Corsa nuevo con kilometraje ilimitado (dato muy relevante en función del uso que queramos dar al coche) cuesta 146 euros. Los seguros incluidos en estas compañí­as suelen cubrir las mí­nimas coberturas.

Socialcar

Una opción francamente similar a la anterior con la posibilidad de encontrar un buen número de caravanas y autocaravanas. Con una interfaz y un buscador mucho más sencillo, Socialcar te ofrece la posibilidad de dar tu coche a la empresa y que ellos directamente te lo guarden, te lo custodien y te gestionen el alquiler del mismo desde el principio hasta el final, olvidándote de cualquier operación. Dedicándote a cobrar cada lunes.

Su volumen de usuarios es relativamente similar al de Drivy y Amovens, y exige la firma de contrato de alquiler entre ambos sujetos previa revisión del estado del vehí­culo. También incluye seguro y tiene la posibilidad, por ejemplo, de que te entreguen el coche en el aeropuerto de Madrid o Barcelona.

Otras noticias sobre... ,