Madrid

Hasta ahora habí­amos visto que en las ciudades se podí­a compartir bicicleta, pero jamás habrí­amos podido imaginar que tan a corto plazo también pudiéramos compartir coche. Otra iniciativa municipal de alcance se suma a las polí­ticas que en los últimos meses ha comenzado a aplicar Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid. El proyecto aterrizó en su despacho hace apenas unas semanas: se les proponí­a un servicio de alquiler de coches por minutos, lo que se denomina car-sharing, una iniciativa privada que llevarí­a a cabo la empresa Daimler, pero que contarí­a con la complicidad del Ayuntamiento de Madrid. Una flota de 500 vehí­culos eléctricos Smart aterrizará a finales de año en las calles de la capital para todos aquellos ciudadanos que los quieran utilizar y compartir, con exención de pago en las zonas de estacionamiento regulado.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

smart ed

Los coches son pequeños y además, solo consumen electricidad. Esto significa que son modelos limpios y que son bienvenidos en la atmósfera de la ciudad. Por este motivo, los usuarios podrán circular tranquilamente por el centro sin problemas de aparcamiento y con la ventaja de no tener que pagar por aparcar en una zona de estacionamiento regulado por el consistorio. Un portavoz de Daimler ha explicado al perí­odico El Paí­s que el caso de Madrid es muy especial. Y es que el nuestro será el primer proyecto del mundo en el que la flota de car-sharing es cien por cien eléctrica. No hay que perder de vista que este sistema funciona en más de treinta ciudades de Europa, Estados Unidos y Canadá, aunque lo hace también a través de vehí­culos que funcionan con combustibles menos eficientes, combinados con coches eléctricos.

¿Y qué hay sobre los vehí­culos que podrán utilizar dentro de unos meses los ciudadanos que transiten por Madrid? Pues bien, estamos hablando de unos Smart con una autonomí­a máxima de 120 kilómetros, preparados para hacer recorridos cortos. Nada de distancias largas. Lo interesante de todo esto es el entramado que hay detrás de este servicio. Para empezar, el coche podrá ser utilizado por varias personas. Al ser útiles para recorridos cortos, en principio no será necesario recargarlos cada vez que alguien deja el vehí­culo. La ciudad contará con distintos puntos de recarga, también disponibles en las cocheras de la Empresa Municipal de Transporte (EMT) y en concesionarios de la firma. Los vehí­culos, además, integran un sistema de GPS que detecta cuándo necesitan carga. El usuario podrá acceder a ellos mediante una tarjeta que funcionará por contacto, de modo que no será necesario llevar llaves encima. Los conductores las encontrarán puestas en el vehí­culo. Al introducir un código pin, el sistema se activará enseguida.

Con respecto a las tarifas, todaví­a no hay información oficial y concreta, pero sabemos que serán bastante parecidas a las que se ofrecen en las capitales europeas, en las que este servicio ya está operativo. Se espera, pues, que el coste pueda ser de 0,29 céntimos/minuto, de 14,9 euros/hora o de 59 euros/dí­a. El sistema completa su funcionamiento con una aplicación para móviles que nos permite rastrear dónde se encuentran aparcados los coches o reservarlos por anticipado.

Foto de portada: Daimler / Ví­a: El Paí­s