airbnb homeaway

Llega la época de las vacaciones y buscar hoteles para visitar zonas turí­sticas urbanas o paradisiacas no siempre está al alcance de cualquiera. Por ello cada vez se practica más eso del consumo colaborativo, ofreciendo vienes de usuarios particulares a otros mediante el trueque o por un precio algo más ajustado que los hoteles habituales. Algo por lo que es bien conocida Airbnb, dedicada a ofrecer alojamiento a viajeros de todo el mundo que no pueden o quieren pasar por un hotel, sino que prefieren una habitación de un propietario particular. Pero también hay otras alternativas como HomeAway. Un servicio muy similar enfocado al ámbito vacacional, pero con algunas diferencias que comentamos a continuación.

Ambas plataformas tienen un servicio similar. Mediante sus respectivas aplicaciones para smartphones, o a través de la página web, permiten buscar lugares concretos donde alquilar una propiedad para el tiempo que el usuario quiera. Mientras que Airbnb es más conocida en Europa, aunque dispone de cerca de 800.000 ofertas disponibles, es HomeAway quien gana la batalla en el número total de casas disponibles para el alquiler, con un millón repartido por 190 paí­ses, siendo más conocida en Estados Unidos que su competidora. Una batalla que ofrece un sinfí­n de oportunidades a los usuarios viajeros.

airbnb homeaway

Por un lado Airbnb ofrece una plataforma mucho más abierta para propietarios. Y es que cualquiera puede poner un anuncio gratuito de su habitación o casa para alquilar. Basta con crear un perfil, adjuntar fotos e información acerca del espacio y publicarlo. Tras ello cualquiera puede verlo en el servicio y ponerse en contacto con el propietario para cerrar el trato y especificar los detalles. El beneficio de Airbnb llega de la comisión que se queda una vez establecido el acuerdo, que va del 6 al 12 por ciento dependiendo de la propiedad. Todo ello aplicando las tasas e impuestos que ciertas regiones exigen sobre estos precios.

Por su parte, HomeAway, con un funcionamiento similar, cuenta con un sistema diferente que apoya su rentabilidad en los propietarios. Y es que son estos quienes pagan una suscripción anual de entre 300 y 1.000 euros por poder anunciar sus casas y habituaciones. Un compromiso que ha fomentado que sea la opción para propietarios con segundos domicilios o incluso agencias inmobiliarias que quieran rentabilizar estos lugares. Eso sí­, desde hace poco tiempo ha abierto las puertas a un nuevo sistema en el que ofrece a los propietarios publicar anuncios gratuitos cobrando entre un 10 y un 13 por ciento de comisión tras cada alquiler. Algo que enfrenta las posturas de ambas compañí­as, a pesar de enfocarse a mercados diferentes y de no disponer de más de un 6 por ciento de propiedades listadas en ambos servicios a la vez.

airbnb homeaway

Aparte de esto, hay que saber que los propietarios que ofrezcan su casa a través de Airbnb estarán cubiertos por un seguro de cerca de un millón de euros en daños a su inmueble, siempre y cuando no lleguen a una solución con el inquilino. Eso sí­, no es un seguro que cubra el efectivo, las mascotas o la responsabilidad personal, entre otros detalles más. Algo por lo que se insta a que, tanto los propietarios de Airbnb y HomeAway cuenten con un seguro contratado antes de llevar a cabo el alquiler, además de la posibilidad de solicitar un depósito. Lo bueno es que los usuarios de estos servicios cuentan con asistencia las 24 horas del dí­a, los siete dí­as de la semana. Aunque en el caso de Airbnb, por teléfono, es necesario enfrentarse a unas preguntas que determinan la urgencia de cada caso para poder asistirlo.

Una vez que los usuarios han utilizado el servicio, y tras pasar por la habitación o casa alquiladas, tanto Airbnb como HomeAway instan al uso de su potente herramienta de valoraciones. Y es que es la mejor forma de promocionar los mejores espacios y de ofrecer opiniones detalladas y reales de quienes ya han vivido la experiencia para ayudar a otros. Algo que en ambos casos sólo pueden hacer los usuarios que ya han pasado por un lugar. En Airbnb los usuarios pueden revisar hasta pasadas 48 horas su reseña, permitiendo editar cualquier detalle para que quede claro, además de poder realizar comentarios públicos tanto por parte del propietario como del inquilino. En HomeAway, los usuarios tienen todo un año para añadir su reseña, tardando como máximo 48 horas en aparecer para todo el público.

airbnb homeaway

Mientras que Airbnb cuenta con un perfil más turí­stico y urbano, ofreciendo la mayorí­a de sus habitaciones y residencias en grandes ciudades, HomeAway cuenta con una filosofí­a más vacacional, con chalets y casas completas en zonas donde descansar como en un hogar, sin seguir los ritmos de un hotel. Algo que parece estar conquistando cada vez a más turistas. Concretamente a cuatro de cada diez turistas, quienes prefieren alquilar pisos a pasar por hoteles, según la patronal Exceltur, que recoge los intereses de las grandes cadenas hoteleras. Cuestión que está levantando su indignación en contra de estos sitios web al no existir una regulación más dura que les permita competir en igualdad de condiciones, y acusándolos de fraude.

Eso sí­, Airbnb y HomeAway no son meras plataformas donde poner en contacto a inquilinos y propietarios. Y es que, según Exceltur, sólo el 7 por ciento de los acuerdos que se producen en este tipo de servicios suponen el intercambio de viviendas, mientras que el 93 por ciento suponen una contraprestación económica. De hecho, más del 40 por ciento de las viviendas listadas en estos servicios están en manos de inmobiliarias o de propietarios con varios inmuebles. Y es que parece una interesante forma de rentabilizar la inversión si cada vez cuenta con más público. Sin embargo, ofrecen algo que los hoteles no tienen: libertad para disfrutar del espacio sin horarios, ni la sensación de estar atendido en todo momento.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.