Google-Glass-04

Hace ya más de dos años que se presentaron las Google Glass. Estas gafas inteligentes acapararon las miradas de todo el mundo en un primer momento, ya que supusieron una nueva forma de interactuar con la tecnologí­a. Sin embargo, a medida que ha ido pasando el tiempo, se han encontrado problemas tanto a nivel legal, por la invasión de la privacidad, como a nivel de hardware, y es que parece que no terminan de encajar en el mercado.

Pues bien, tras su presentación oficial en 2012, la compañí­a de Mountain View pretender presentar en 2015 la segunda generación de esta prenda inteligente. Esta información se ha dado a conocer gracias al medio The Wall Street Journal, que ha asegurado que la compañí­a incorporará en esta nueva versión un procesador Intel. La asociación entre las dos marcas le proporcionará una mejora considerable: el aumento de la baterí­a del equipo. Y es que, como todos sabéis, es uno de los puntos débiles del terminal. Esto será posible gracias a Quark, un microprocesador especial para optimizar la autonomí­a del dispositivo.

De esta forma, Intel ha conseguido llegar a un acuerdo que le supondrá un gran reconocimiento en el mundo de los wearables, un sector en el que quiere introducirse desde hace tiempo. De hecho, hace unas cuantas semanas dio a conocer a Mica, una pulsera inteligente que recibe notificaciones de algunos servicios sin necesidad de estar conectada a un smartphone.

google-glass-05

Originalmente, las gafas inteligentes de Google contaban con un procesador de Texas Instruments pero, poco después de su lanzamiento, esta compañí­a se retiró del sector de la movilidad. Desde entonces, la empresa de Larry Page ha tenido bastantes problemas a la hora de escoger chip para sustituirlo, ya que se habí­a quedado anticuado. Quizás, gracias a la incorporación de este nuevo SoC, vuelva a tomar el protagonismo que se merece.

Además, The Wall Street Journal ha confirmado que las Google Glass estarán especialmente diseñadas para optimizar el trabajo en los centros médicos, hospitales y lí­neas de producción de fábricas. Estos destinos se alejan bastante de lo que la compañí­a planteó en un principio, pero puede ser una buena forma de expandirlas en el mercado. Por lo tanto, se confirma que este dispositivo portátil estará enfocado al sector profesional, en vez de al personal.

Al parecer, la compañí­a de Mountain View cree que las gafas serán útiles para aquellos empleados que necesiten trabajar con las manos mientras leen información en la pantalla de las mismas. Por lo menos, con ello hemos conseguido despejar las dudas que se tení­an sobre en qué entorno será más favorable la utilización de las Google Glass. Sin embargo, todaví­a tienen que conseguir eliminar esa barrera que existe sobre su coste. Y es que muchos consumidores no están dispuestos a pagar los 1.500 dólares que valen.

Uno de las últimas informaciones que nos llegaron sobre este punto, es que la empresa de Mountain View habí­a cambiado los términos de venta de las Google Glass, dejando entrever que serí­an un producto de consumo en breve. Entre estas modificaciones, dejaron de referirse a ellas como si fueran un dispositivo beta, es decir, en desarrollo.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...