Airbnb en Madrid y Barcelona

España es el tercer paí­s en cuota de mercado dentro del servicio de alquiler de casas de Airbnb, tan solamente por detrás de Francia y Estados Unidos. Pero, en una coincidencia sospechosamente relacionada con la llegada del verano, las dos ciudades más grandes del paí­s parecen haberse propuesto apartar por completo a Airbnb del mercado de alquiler de casas. Tanto Madrid como Barcelona han comenzado a aplicar restricciones que podrí­an poner en serios apuros la continuidad de este servicio dentro del territorio nacional.

Por una parte, el gobierno catalán multó hace escasos dí­as con 30.000 euros al portal Airbnb con la intención de lanzar un ultimátum a sus propietarios: o todos los usuarios con casas en alquiler en Airbnb comunican su actividad al Ayuntamiento o la plataforma podrí­a quedar vetada dentro de la ciudad de Barcelona. Los usuarios de la plataforma que quieran cumplir con la ley en vigor deberán, además de comunicar su actividad al Ayuntamiento, inscribirse en el Registro de Turismo de Cataluña para garantizar el cumplimiento de las normas de seguridad e higiene establecidas.

La Comunidad de Madrid, por su parte, también ha asestado un duro golpe contra Airbnb al anunciar que las casas de los propietarios que ofrezcan servicios de alquiler en esta plataforma pasarán a englobarse dentro del ámbito de las viviendas de uso turí­stico. Esto quiere decir que las viviendas que se ofrezcan en Airbnb dentro de la ciudad de Madrid no podrán ser utilizadas como viviendas de residencia permanente, y además la estancia mí­nima quedará establecida en cinco noches, por lo que los usuarios no tendrán la posibilidad de alquilar una vivienda por un plazo de tiempo inferior a ese.

Airbnb en Madrid y Barcelona

Ambas medidas parecen estar claramente orientadas a apoyar al sector hotelero, el cual ya ha mostrado su conformidad con las decisiones que han tomado las ciudades más turí­sticas del paí­s en relación a la plataforma de Airbnb.

Echando un vistazo atrás en el tiempo, resulta inevitable pensar en el reciente caso de Uber. Uber es una aplicación que permite a cualquier persona ofrecer sus servicios de transporte a través de una plataforma en la que existe un precio fijo ya establecido, de manera que el usuario puede solicitar un transporte de un punto a otro tal y como si de un taxi convencional se tratara. Tras las múltiples quejas y huelgas que realizó el sector del taxi en relación a esta aplicación, el gobierno decidió anunciar duras sanciones económicas tanto para los usuarios como para los conductores de esta aplicación.

Por ahora, en relación a estas dos nuevas normativas de Madrid y de Barcelona, no nos queda más remedio que esperar algunos dí­as a que se produzca algún comunicado oficial por parte de Airbnb en el que se aclare cuál va a ser el impacto real de ambas medidas dentro de la plataforma.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.