bat

Las cámaras de fotos, como todo aparato electrónico que se precie, respetan estrictamente las leyes de Murphy. Por eso tienden a quedarse sin baterí­a justo en el momento en que tenemos delante de nuestras narices la mejor foto de nuestras vidas. Además es un aparato del que hacemos un uso más esporádico, por lo que una baterí­a descargada es una cuestión menos urgente que en el móvil.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Así­ que es bastante habitual darnos cuanta de que no hemos cargado la cámara al llegar al destino de un viaje, o apurar una baterí­a en las últimas durante varios dí­as. Por eso vamos a recopilar unos cuantos trucos para alargar la vida de la baterí­a unos cuantos (o muchos) disparos más, no sea que uno de ellos sea el de la mejor foto del año.

batterylevel

Piensa en los motores

No hay nada que gaste más baterí­a en cualquier cacharro electrónico que las partes móviles. En las cámaras de fotos solemos encontrar zoom y autofocus que dependen de algún tipo de motor eléctrico para funcionar. Así­ que el primer paso para ahorrar baterí­a es poner en manual todo lo que se pueda mover con nuestros dedos.

Dispara lo justo

Las cámaras modernas son rápidas y pueden hacer un montón de fotos seguidas. Pero cada una de ella implica un montón de procesos electrónicos que gastan baterí­a. Tanto es así­ que la autonomí­a de las cámaras suele medirse en disparos, y no en tiempo de uso. El problema es incluso mayor en las cámaras réflex, ya que hay que levantar y bajar un espejo y, como decí­amos en el punto anterior, las partes móviles son las que más baterí­a consumen. Así­ que cuando estamos justos de baterí­a puede ser el momento de practicar uno de los principios más saludables de la fotografí­a (y de la guerra): pensar antes de disparar.

battery

Apaga lo que puedas apagar

Porque las cámaras nuevas tienen un montón de cosas que se pueden apagar. Entre ellas encontramos las conexiones inalámbricas que ya incorporan casi todas las máquinas: WiFi, bluetooth, GPS… Si el icono de la baterí­a empieza a parpadear es que no es el momento de enviar las fotos ví­a WiFi al smartphone para compartirlas en Facebook aunque estemos en la playa, puedes esperar un poco.

La pantalla te va a arruinar

Desde que tenemos smartphones y su baterí­a dura un dí­a justito, hemos aprendido que las pantallas gastan un montón de baterí­a y que el brillo siempre está mejor bajo. Así­ que es situaciones de estrés por autonomí­a limitada lo mejor es prescindir de la pantalla. No hay que revisar cada foto que hacemos en el momento, estará igual cuando lleguemos a casa. Es también un buen momento para recordar a la generación de nuestros padres y abuelos acercando el ojo al visor que todaví­a tienen casi todas las cámaras.

samsung-galaxy-camera-batt

Ojo con el flash

No creo que te sorprenda: ese destello de luz capaz de cegarte durante un buen rato y de dejar blancas las caras de tus amigos gasta un montón de baterí­a. Muchas veces se queda activado innecesariamente y otras tantas lo usamos cuando hay otras opciones. El flash integrado de las cámaras de fotos suele dar resultados muy justitos o directamente malos, y se va a llevar por delante una buena parte de la autonomí­a. Lo mejor que puedes hacer, por la baterí­a y por la calidad de las fotos, es pasar de él.

Y como consejo adicional: compra una baterí­a de repuesto. Son baratas y solucionan todos estos problemas por la ví­a más sencilla. Una segunda baterí­a en la bolsa de la cámara compra tranquilidad a un precio muy bajo, ¿o no llevamos siempre más de una tarjeta?.

Otras noticias sobre...