amazon

Ya se sabe que hecha la ley, hecha la trampa. Pero también que España no es uno de los paí­ses que más facilidades da para el desarrollo de la empresa. Juntando estas dos circunstancias, Amazon España ha movido ficha tras la adquisición del portal español de venta de moda Buyvip, ahora convertida en una empresa de servicios llamada Amazon Spain Services. Según acaba de publicar El Paí­s, la compañí­a de Jeff Bezos ha reestructurado sus filiales en nuestro paí­s para facturar desde Luxemburgo, como ya hace con el resto de sus tiendas. El modelo para salvar el pago de impuestos en España no es nuevo. Apple, Google y otras compañí­a también tienen su sede de facturación en otro paí­s, en este caso en Irlanda, manteniendo en nuestro paí­s sólo sociedades que declaran parte de los impuestos en concepto de comisiones por servicios prestados.

Amazon España Fulfillment se convirtió en Amazon.com Spain en el 89, pero no fue hasta 2011 que comenzó su actividad comercial en nuestro paí­s. En su informe económico anual, la filial española de Amazon ha registrado pérdidas de 54.329,8 euros, a pesar de haber declarado abiertamente los beneficios que le reporta su polí­tica de facturar desde Luxemburgo para evitar impuestos. Convertir Buyvip en una empresa de servicios, en lugar de ser comercial, es parte de la estrategia para eludir estos pagos en España. Aún más, esas pérdidas (como las generadas por la venta de las diversas filiales de Buyvip a la luxemburguesa Amazon EU) permiten que Amazon ahorre impuestos.

amazon

En su cambio de modelo, la empresa de Bezos ha dejado de comprar a proveedores y a tener existencias comerciales. Todas esas actividades ha sido traspasadas a Amazon EU. De manera que, sobre el papel, Amazon España se ha convertido en un prestador de servicios, en lugar de ser un distribuidor de productos. Inicialmente, la dedicación de la empresa era el comercio por Internet, pero al cambiar a “servicios de soporte corporativo”, o lo que es lo mismo, prestar soporte a las otras empresas que componen el grupo, quedaba claro que Amazon no iba a facturar en España sus ventas españolas.

Junto con esto, la reducción de tamaño de sus filiales le permite (aunque suene broma, legalmente es una ’empresa pequeña’), además librarse de la obligación de auditar sus cuentas y realizar informes de gestión. Tributa al 25% los primeros 300.000 euros y el resto al tipo general.

Desde luego, a Google el modelo le está funcionando muy bien, y no es extraño que el resto de empresas traten de seguir sus pasos. Concretamente, el gigante de Internet paga a Hacienda, por su actividad en España, sólo 33.000 euros, según un reciente artí­culo de El Economista.es. Google España se constituyó como Sociedad Limitada con un capital mí­nimo, de 3.006 euros, y a pesar de facturar más de 38 millones de euros, sólo ha ingresado esos 33.000 en las arcas del Estado. Como Amazon ha hecho, el pasado año Google declaró pérdidas por más de 74.000 euros. También su plantilla contratada en España es mí­nima, 117 empleados, una menos que Amazon. Igual que hay estrategias para ganar más, las hay para pagar menos. Y las grandes compañí­as no tienen el más mí­nimo escrúpulo en usar ambas.

Otras noticias sobre... ,