youtube

YouTube está transformándose. Los responsables de la filial de Google quieren reducir la dependencia de los ví­deos virales como el de Gangham Style de PSY y apostar por contenidos profesionales. Esta nueva estrategia tiene como objetivo lograr que los internautas aumenten el tiempo de visionado y competir con la televisión. Para tener éxito en YouTube saben que no pueden confiar en ví­deos de aficionados, sino que deben convencer a los productores para que creen contenidos en exclusiva para su sitio y clasificarlos por “canales”. Hace casi un año, la compañí­a completaba su primera ronda de inversiones en contenidos profesionales por valor de 100 millones de dólares. Eso le ha servido para poner en marcha más de un centenar de nuevos canales.

Con esa nueva oferta, el sitio de ví­deos en streaming ha conseguido aumentar casi un 60 por ciento el tiempo de visionado, desde casi tres horas al mes en septiembre de 2011 hasta las cuatro horas actuales, según Nielsen. Si en enero de 2012 era el turno de negociar con las principales discográficas por los ví­deos musicales, ahora toca convencer a las productoras audiovisuales. En esta segunda ronda de acuerdos con creadores de ví­deos, YouTube va a ser más selectivo. La compañí­a sabe qué es lo que mejor funciona, ya que sus primeros 25 canales concentran una media de más de un millón de reproducciones a la semana, y los 33 canales más visitados reúnen a más de 100.000 suscriptores, un indicador de fidelidad.

youtube

YouTube ahora busca contenidos dirigidos a un público joven y los géneros más demandados son el humor, la música, los deportes y los automóviles. La compañí­a además ha comprobado que los canales de famosos no son una garantí­a. Tampoco basta con crear un programa original. La prioridad es atraer a una audiencia fiel que pueda rentabilizar mediante publicidad. La compañí­a tiene un presupuesto similar al del año anterior (unos 100 millones de dólares) para invertir en ví­deos profesionales que pueda vender en exclusiva.

Los productores de los ví­deos reciben un adelanto de entre 1 y 5 millones de dólares que después deberán devolver a YouTube antes de empezar a vender sus propios anuncios publicitarios en la plataforma. Y eso no es fácil, ya que por cada millón invertido, la productora del ví­deo debe sumar más de 50 millones de reproducciones, dado que el coste por mil impresiones (CPM) está valorado en 20 dólares. Los responsables de YouTube han mirado con lupa el comportamiento de los canales que ayudaron a financiar hace un año para sopesar los resultados de visionado frente al coste del contenido. Por eso, sólo va a quedarse con entre el 30 y el 40 por ciento de sus socios de ví­deo originales.

La filial de Google no sólo busca proveedores de contenidos profesionales en Estados Unidos. A principios de octubre, se conocí­an los acuerdos con productoras y famosos radicados en Europa. En concreto, ha cerrado contratos con empresas audiovisuales de Alemania, Francia y Reino Unido para tener en exclusiva programas de deportes, salud y comedia.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,