24 millones de pí­xeles es sin duda lo primero que llama la atención de la nueva cámara reflex de Nikon. Si creí­a que la carrera de los megapí­xeles habí­a terminado, la marca japonesa lo ha desmentido de una forma llamativa. Un nuevo sensor APS-C es la carta de presentación de esta réflex de iniciación.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Además del enorme volumen de pí­xeles, el sensor también incorpora un procesador de imagen Expeed 3 que es el mismo que llevan las Nikon de alta gama. Llega sin forzar a los 6.400 ISO. Un valor que permite fotografiar con muy poca luz, aunque en un sensor APS-C probablemente se traducirá en gran carga de ruido de imagen.

El furor por los filtros ha llegado hasta esta cámara, que incluirá varios para personalizar las fotos en el momento. Una consecuencia de la moda de Instagram, que ha renovado el interés por esta técnica. Además, como buena réflex básica que es, incluye multitud de tutoriales y ayudas para el fotógrafo principiante. Modos automáticos para ayudar con las mediciones de luz y seleccionar los valores más adecuados.

El WiFi es la gran apuesta de la temporada en cuanto a cámaras de fotos. Ese comodí­n que puede servir para todo o para nada. Eso sí­, a pesar de que es la gran novedad de la temporada, Nikon no la ha integrado en esta nueva cámara, sino que ha presentado un adaptador especialmente concebido para esto.

Con este complemento, se abre un abanico de posibilidades enorme. Conectamos por WiFi un smartphone, y con el podemos subir las fotos directamente a redes sociales. Además, podemos utilizar el teléfono o tableta como disparador a distancia, o como monitor remoto.

El resto de caracterí­sticas técnicas de la Nikon D3200 eran más que esperables, pero no por ello poco importantes. Grabación de ví­deo en calidad Full HD a 30 cuadros por segundo. 11 puntos de enfoque (los mismo que su antecesora) y ráfagas de cuatro tomas por segundo. También mantiene las proporciones y el peso de su antecesora.

La Nikon D3200 es una réflex de iniciación, es decir, para principiantes. Cumple perfectamente con lo que se espera de ella, y tiene ese punto de cámara compacta que son los modos de imagen o los filtros. Una combinación muy buena para iniciarse en un fotografí­a un poco más profesional. Pero como de costumbre, a Nikon se le ha ido la mano con el precio. 700 dólares el pack básico de cámara y objetivo 18-55mm. Es previsible que en Europa se venda por la misma cifra pero en euros: 700. Además, la gran estrella de la fiesta, el conector WiFi, supone otros 60 dólares. Además, en ocasiones comprar una Nikon puede ser una desagradable aventura. A pesar de la gran calidad de sus productos, en caso de averí­a el proceso es una pesadilla, y es que la marca japonesa tiene uno de los peores servicios de asistencia técnica postventa.

 

 

 

 

Otras noticias sobre... , ,