La SGAE se apodera de la zarzuela La Revoltosa 1

Está más que justificada la indignación que sienten los españoles contra la SGAE, con cada nuevo escándalo que sale a la luz. El último, que la entidad encargada de gestionar los derechos de autor decidió apoderarse por las buenas de la zarzuela La Revoltosa de Ruperto Chapí­. Según la ley española han pasado más de 80 años desde la muerte de los autores de dicha obra, y en consecuencia pasa a dominio público. Pues no. Hay gente que encuentra resquicios legales para seguir cobrando por obras que no sólo deberí­an ser gratuitas, sino que tendrí­an que estar a disposición de cualquier ciudadano que quisiera consultarlas.

El nuevo compositor se llama Emilio Casares, director del Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU), un centro de investigación público, presuntamente sin ánimo de lucro, en el que participa la SGAE. La misión de este instituto es recuperar viejas obras del patrimonio musical español. Es comprensible que ciertos investigadores cobren por restaurar determinadas obras, ya que su trabajo puede llevar años. En este caso la ley les permite cobrar derechos durante 25 años. Se le llama edición crí­tica. Por desgracia basta con cambiar dos comas del Quijote, o tres notas de una partitura para que la ley les considere una versión, y en consecuencia, el autor de la misma podrá vivir como un rey a costa del trabajo ajeno, y de obras que ya deberí­an pertenecer al dominio público.

La SGAE se apodera de la zarzuela La Revoltosa 2

El caso es aún más sangrante, si tenemos en cuenta que el citado instituto ICCMU tiene el monopolio de las partituras `para orquestas y teatros porque es el único al que se le permite acceder a los archivos de la SGAE. El Teatro de la Zarzuela, que deberí­a haber interpretado gratis La Revoltosa, acabó panando la SGAE 20,000 euros por derechos de autor más 4000 por el alquiler de las partituras. Los cambios que ha introducido Emilio Casares en esta versión o edición crí­tica son apenas imperceptibles. Según los expertos “seis notas en total”.

El citado Casares aparece en la base de datos de la SGAE como autor de otras zarzuelas del siglo XIX como Pan y Toros, Los Diamantes de la Corona, La Viejecita, o Mis dos mujeres. Se da además la paradoja de que quien edita esta partitura de La Revoltosa es Arteria Promociones Culturales SL, una de las sociedades con ánimo de lucro del entramado de la SGAE, aunque Casares se ha apresurado a aclarar que “es un error informático, la verdadera editora es la Fundación Autor”.

Ví­a: Público

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,