Schimmel Pegasus, un piano al estilo Ferrari 2

La legendaria firma de pianos Schimmel, ha presentado recientemente el Schimmel Pegasus K 280, un piano con un diseño absolutamente distinto. Puede que a algunos puristas no termine de gustarles por su forma y su color. Otra cosa es el sonido que ofrece. Los que lo han visto en directo coinciden en que suena realmente espectacular. Estos pianos están hechos a mano y son fruto del diseño de Luigi Colani, que se ha inspirado en los vehí­culos de Formula 1.

Schimmel_Pegasus_3

Como curiosidad hay que decir que no tiene lí­neas rectas en toda su estructura. Incluso el teclado, está ligeramente curvado para que resulte más ergonómico. Pero además de su forma, hay que resaltar la gama de colores que se pueden escoger para el acabado. Y es que usan los mismos tonos de pintura que algunos vehí­culos deportivos de alta gama. El de la parte superior está expuesto en una tienda en Beijing, China, y está lacado en color rojo Ferrari.

Schimmel_Pegasus_1

Al sentarnos tendremos la sensación de que el piano va a salir volando en cualquier momento. Nos recuerda mucho a las vainas que protagonizaban carreras en la saga de Star Wars. Sobre todo, porque la pata delantera, es de un material transparente, de forma que da la sensación de que el piano está levitando.

Schimmel_Pegasus_4

El asiento esté unido al piano. Así­, el músico, en los momentos de ejecutar un pasaje musical fortissimo, además de sentir la música a través de las manos, lo hará también a través de todo su cuerpo. En honor a Pegasus, se ha colocado en el extremo delantero, una figura que refuerza más la impresión de que vamos a despegar en un deportivo de lujo. Artistas y actores famosos como Prince, Lenny Kravitz o Eddie Murphy ya tienen uno de estos pianos. También se lo han comprado algunos polí­ticos y está instalado en algunos hoteles de la cadena Sheraton.

Construido artesanalmente, el nuevo modelo de piano lleva materiales naturales. Por eso se fabrican muy pocas unidades al año. En estas circunstancias no nos extraña que el precio esté totalmente fuera de órbita. Cuesta 410.000 dólares, algo más de 300.000 euros al cambio actual. Los que no podemos hacernos con uno, tendremos que conformarnos con el sintetizador Stylophone.

Ví­a: SlipperyBrick

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...