Hasta un 12% más que el resto de Europa. Es lo que pagamos los españoles por nuestros servicios de telefoní­a fija y banda ancha. Mientras que la media europea está en los 29,8 euros al mes, la lí­nea más barata de ADSL en España asciende hasta los 33,3 euros mensuales, por un ancho de banda de entre dos y diez megas.

Y es que a diferencia de los móviles, los pocos operadores fijos que existen en nuestro paí­s, apenas tienen que lidiar con la competencia. Las empresas de telefoní­a móvil, por otro lado, ya hace tiempo que han visto mermada su cuota de mercado en beneficio de los pequeños operadores.



Telefónica, la principal compañí­a de nuestro paí­s, ofrece servicios de telefoní­a fija un 56,4% más caros. Cifra que pone los pelos de punta, si nos fijamos en los precios de sus competidores europeos. Mientras éstos últimos cobran una media de 38,3 euros, la españolita Telefónica se beneficia de unos 59,9 euros. Un margen muy suculento que aplica a sus anchas ante la ausencia de competidores.

Pero como rezaba el eslógan de una conocida campaña publicitaria, el usuario no es tonto. Por eso en los últimos meses, ha decidido contratar lí­neas de ADSL con compañí­as alternativas más baratas, al darse cuenta que con la Telefónica de toda la vida no se estaba tan a gustito. Según el último informe de la CMT, pasarse a otras compañí­as puede suponer un ahorro del 50% para el ciudadano, porcentaje muy favorecedor en tiempos de crisis. De hecho, durante el mes de febrero sólo un 39,14% contrató Telefónica, mientras que el 48% eligió otras lí­neas. Por no hablar de las 140.000 empresas y particulares que han dado de baja su lí­nea de teléfono. ¿Será el despertar de este ancho letargo?

Fotos de: ThegiantVermin y Peter Gerdes

Otras noticias sobre...