La NASA pretende construir un enorme telescopio en la Luna 3
Para observar las estrellas nada mejor que acercarse a ellas lo máximo posible. De ahí­ que la idea de colocar un telescopio de 20 metros de diámetro en la superficie lunar esté rondando la cabeza de los cientí­ficos de la NASA. Un equipo de reconocidos astrónomos y ópticos trabaja en ello desde 2006 para la conocida agencia espacial estadounidense y, según comentan, la posibilidad de construir ese gran observatorio en la Luna es más que factible.

A la cabeza del proyecto se encuentra Ermanno Borra, profesor de Fí­sica en la Universidad Laval (Canadá), quien explica que la clave para su viabilidad está en utilizar espejos lí­quidos. Este tipo de telescopios se diferencia de los habituales porque emplean una capa de fluido (generalmente mercurio) sobre una superficie plana. Esa plataforma gira sobre sí­ misma mediante un motor para crear el movimiento parabólico del lí­quido, de modo que se forma una zona reflectante similar a un espejo convencional.

La NASA pretende construir un enorme telescopio en la Luna 3

En la Tierra, el motor no tiene que girar a mucha potencia. Según Borra, una velocidad ligeramente inferior a 5 kilómetros por hora es más que suficiente. Con gravedad lunar el número de revoluciones por minuto podrí­a ser incluso inferior, aunque también imposibilita el uso de mercurio debido a su elevada densidad (se evaporarí­a y empañarí­a el telescopio). Por ello han reemplazado ese material por lí­quidos iónicos de baja densidad, cuyo menor í­ndice de reflexión es compensado con una capa ultradelgada de plata.

No se trata de ninguna utopí­a. En la Tierra ya se han fabricado algunos con esta técnica, como el Gran Telescopio Cenital de la University of British Columbia (en Canadá), de seis metros de altura. Su coste de fabricación fue muy inferior al de un telescopio normal con las mismas dimensiones, lo que suscitó el interés de los cientí­ficos. El hecho de que siempre estén mirando hacia arriba también simplifica su construcción.

Pero, a su vez, también supone un inconveniente: los telescopios de espejo lí­quido no pueden inclinarse, puesto que su contenido se derramarí­a. Aunque se investiga en intentar deformarlos para orientarlos hacia ángulos, Borra considera interesante ubicarlo en algún lugar que no fuesen los polos, puesto que aprovecharí­a la rotación del satélite para observar diferentes zonas del cielo. Eso sí­, necesitarí­a un perí­odo de más de 18 años en abarcar todos los ángulos posibles. Habrá que buscar un sitio para acomodarse en la Luna mientras termina.

Ví­a: Dvice / Ciencia NASA

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...