Una PlayStation 3 con memoria de estado sólido 3
No, no es que Sony haya decidido lanzar una nueva versión de su consola de videojuegos. Con el nuevo modelo de 160 gigabytes parece suficiente por el momento. Claro que siempre hay algún manitas inconformista que quiere más, y se atreve a hacerle modificaciones a la videoconsola para sacarle aún más partido. Como Jason Cross, de la web ExtremeTech, que le ha puesto un disco duro de tipo flash a su PlayStation 3.

Estos dispositivos flash o unidades de estado sólido (SSD) presentan un mejor rendimiento que los discos duros tradicionales basados en platos, que son los que incluye la PlayStation. Esta tecnologí­a se utiliza, por ejemplo, en ordenadores portátiles como el nuevo MacBook. A Cross se le ocurrió que, utilizando uno de esos discos SSD, podrí­a incrementar la velocidad a la que cargan los juegos. Así­ que cogió el destornillador, extrajo el disco SATA de 60 gigas y lo sustituyó por su Intel X25-M de 80 gigas.

Una PlayStation 3 con memoria de estado sólido 3

Una vez realizado el cambio, se dispuso a elaborar una pequeña comparativa entre los tiempos de espera de varios juegos, tomando como referencia los de la consola antes de ser alterada. Lamentablemente, aunque los discos SSD son mucho más rápidos, los tiempos de carga apenas habí­an mejorado. Esto se debe a que la velocidad en este apartado no la determina esta unidad, sino el lector Blu-ray.

La instalación de los juegos tampoco mejoró demasiado, salvo en el caso de las versiones de prueba descargadas. Esas demos, al carecer de las limitaciones de velocidad del lector, se instalaban un 40% más rápido que en un disco duro normal. En cuanto al tiempo de arranque, éste depende del juego que se esté utilizando, pues el incremento de velocidad variaba del 25% al 40% en función de cada tí­tulo.

En resumen, no merece mucho la pena enfrascarse en una modificación así­ para obtener un beneficio tan nimio. Sobre todo si reparamos en que el disco SSD utilizado por Cross vale unos 600 dólares (465 euros al cambio). Es decir, un coste que supera y prácticamente dobla el precio de una PlayStation 3 en Estados Unidos. Aunque, por increí­ble que parezca, hay gente que hace modificaciones de la consola aún menos rentables.

Ví­a: Dvice

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp