No están haciendo gestos raros, no. Las personas que aparecen en esta foto están probando el invento del diseñador Markus Kison. Con mucho ingenio, este alemán ha logrado un nuevo mecanismo para contar la historia de las ciudades. Es el Touched Echo, un sistema inédito que sirve para escuchar cualquier sonido, transmitido mediante su conducción natural por los materiales. La posición de estos señores no es en vano. El sistema transmite las ondas sonoras a través del hierro y se aprovecha de los huesos para llevar el sonido hasta las manos, y dejar que retumbe en nuestros oí­dos. De esta manera, no hacen falta ni auriculares ni sistemas electrónicos. Natural, como la vida misma.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Dresde (Alemania) es el único lugar en el mundo que dispone de este sistema. Está instalado en la barandilla de la terraza de Brí¼hlsche para contar la historia de los bombardeos sufridos por la población alemana, del 13 al 15 de febrero de 1945. Todos aquellos se dejen mover por la curiosidad, pueden acercarse a la barandilla y dejar reposar sus codos, para escuchar los aviones y las bombas que devastaron la ciudad hace más de 60 años.

El sonido es completamente imperceptible para aquellos que están por la calle, paseando o tomando un café. Sólo pueden disfrutar de esta historia oí­da, los que decidan acercarse y experimentar con el Touched Echo. A pesar de toda la poesí­a que tiene este invento, de momento es único en el mundo, aunque no serí­a de extrañar que pronto lo encontremos en los puntos más turí­sticos del globo. En cualquier caso, será una buena excusa para volver a viajar de verdad.


Ví­a: Yankodesign