Internet|15 septiembre 2008 3:15 pm

Yes.fm, una versión española del servicio de música a la carta Last.fm



Hace tiempo que Last.fm, una página web pionera en lo que a música por Internet se refiere, cuenta con una versión en español. Pero ahora una empresa llamada La Banane Box ha creado una alternativa enfocada al público hispanoparlante que cuenta con el beneplácito de las grandes discográficas. Se llama Yes.fm y acaba de ser lanzada con un listado de unos dos millones de canciones de Sony BMG, Emi, Universal y Warner Music.

Como pasa con muchas webs similares, sigue el esquema de combinar un acceso gratuito pero limitado con cuentas de pago pero sin restricciones. Eso sí, en ningún momento podremos descargar las canciones a nuestro ordenador, ni siquiera pagando, sino sólo escucharlas en la misma página. De lo contrario, Yes.fm no contaría con el beneplácito de la SGAE.

Pero como diría el ex-seleccionador nacional de fútbol, Luis Aragonés, “ése no es el tema y tal”.

SI entramos a la página, y sin realizar ningún tipo de registro, podemos realizar búsquedas de artistas, canciones, discos y estilos musicales, a lo que la página responde creando una lista de reproducción automática.

Dicha lista contiene canciones que podemos escuchar enteras, dejar pausadas y pasar de una a otra, mezclando títulos de varios artistas relacionados por su estilo. Eso sí, con esta opción no aparecerán temas de discos recién lanzados al mercado, sino un poco anteriores, y tampoco podemos elegir las canciones a escuchar.

Para ello hay que registrarse como usuario. La opción gratuita permite hacer listas, denominadas “radios”, a las que agregamos un título y una descripción. Luego usamos el buscador para seleccionar los temas y añadirlos. Debe tener como mínimo 45 canciones y que no contenga más de cuatro canciones del mismo ábum, aunque podemos elegir sólo algunas canciones y dejar que la página busque otras relacionadas (por los intérpretes y los estilos musicales) para completarla.

Lo absurdo es que, una vez creada la lista, cuando le damos al Play debemos dejar que sea la propia página quien decida el orden de reproducción. Si elegimos una canción concreta sólo escuchamos un fragmento de 30 segundos, como si estuviésemos navegando sin habernos registrado, y aparece un mensaje que nos invita a crearnos una cuenta de pago para navegar por nuestra lista de reproducción como queramos.

Dentro de lo que cabe, la suscripción a las llamadas cuentas VIP es de 9,8 euros (con una promoción especial de 2 euros el primer mes), dentro de las cuales también encontramos ofertas de un único pago para tres horas de escucha (1,10 euros) y cuatro horas (1,74 euros). En estas modalidades sí que podemos elegir el orden de las canciones como si estuviésemos usando un reproductor de escritorio.

Como decimos, precios no excesivamente disparatados para una página cuyo diseño, al usar letras blancas sobre fondo negro, resulta a veces un poco difícil de leer. Incluye anuncios a través del sistema AdSense de Google, los cuales no desaparecen al pagar la suscripción (algo que hubiese sido de agradecer).

Una página que es bienvenida, pues pone de manifiesto que las discográficas comienzan a tomarse en serio esto de Internet. Eso sí, también es una primera oportunidad perdida para impulsar las descargas legales. Y más ahora que tanto el disco duro de nuestro ordenador como el MP3 de bolsillo que usamos para escuchar música con auriculares llevan ya su canon digital. Esperemos que no pretendan grabar también un canon sobre las conexiones a Internet antes de seguir el modelo de iTunes, que ya es la tienda musical que más vende en Estados Unidos.

Vía: genbeta

Sin Comentarios

Dejar un Comentario