Si tienes un iPod Nano, con el accesorio que ves en las fotos podrás usarlo en la ducha, en la piscina e incluso mientras nadas, con y sin auriculares. La funda Icebar V2 es una de esas carcasas de policarbonato que protegen al reproductor del agua y la humedad, sólo que además incluye un par de altavoces de baja potencia para amplificar las canciones.

Es decir, por un lado convierte al reproductor de Apple en un MP3 acuático, al estilo del Speedo Aquabeat. Y por el otro, le acopla un sistema para amplificar las canciones similar al de productos como el Creative TravelSound i80. Esto último es más útil para la ducha, o como mucho para dejarlo en el borde de la piscina. Si quieres escuchar bien la música debajo del agua, es mejor usar unos auriculares también sumergibles.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp



Por desgracia, el producto no incluye los dichosos auriculares, al contrario que el iSH2, pensado exclusivamente para otro tipo de iPod: el Shuffle. Este Icebar V2 es compatible con todas las generaciones del iPod Nano, incluye una pata desplegable trasera para que se quede de pie y nos permite usar la rueda táctil del reproductor en todo momento, pues ésta queda cubierta con una fina membrana para aislarla del agua.

También lleva un pequeño flotador, que puede retirarse, para que el iPod suba hasta la superficie si se nos desprende. Mide 17 x 8,5 x 3 cm y su precio es de 50 libras esterlinas, unos 63 euros al cambio actual. Su otro gran fallo aparte del tema de los auriculares, es que no usa una baterí­a recargable. En lugar de ello, necesita 4 pilas del tipo AAA, por lo que no es el accesorio musical más ligero que podamos llevar encima mientras nadamos o buceamos.

Ví¯a: Gizmótika

Otras noticias sobre...