MarsroversSpirit

No. No es que sufra el ataque de una panda de marcianos. Es algo peor. Sufre la amenaza de un recorte de presupuesto. Un tijeretazo de 4 millones de dólares en los fondos de la NASA. Una rebaja que podrí­a acabar con la suerte del Mars Rover Spirit, el vehí­culo de investigación que enviaron a Marte en el 2004.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Y no porque ya esté oxidado o no cumpla su función. Al contrario, todaví­a está funcionando a pleno rendimiento. De hecho, no es el único habitante en Marte. También le acompaña otro vehí­culo más en el planeta rojo, el Opportunity. Lo paradójico del asunto es que la NASA estaba planeando enviar un tercer robot explorador al planeta para el año que viene.

El Spirit lleva ya cuatro años en Marte, enviando información a la agencia espacial estadounidense. Pero si falta el dinero, habrí­a que abandonar uno de los dos robots actuales, según ha declarado el máximo responsable del proyecto, Steve Squyres. Al poco de publicarse la noticia en CNN.com, un portavoz de la NASA tuvo que salir al paso para desmentir que se fuera a prescindir del Spirit.

victoria-cliff-color

Lo que sí­ parece cierto es que la NASA tiene que decir adiós a 4 millones de dólares (unos 2 millones y medio de euros) asignados a sus investigaciones. La misma cantidad, por cierto, que se gasta Estados Unidos cada dí­a en sus gloriosas guerras de Irak y Afganistán.

Este recorte, a pesar del desmentido oficial, podrí­a afectar a las investigaciones en Marte. Unas investigaciones que nos han aportado momentos tan curiosos como aquellas imágenes en las que parecí­a entreverse a una persona con su perro y el impresionante cráter Victoria.

foto_marte

Quizás algún dí­a no hagan falta satélites para transmitir la información a la Tierra. El dí­a que las señales WiFi viajen mucho más allá de los 100 kilómetros o cuando tengamos naves que viajen velocidades por encima de la de la luz. Hasta que llegue ese dí­a no estarí­a mal que la Casa Blanca invirtiera un poco más en investigación y un poco menos en alimentar la maquinaria maquiavélica de la guerra.

Ví­a: gizmodo.

Otras noticias sobre... ,